Opinión

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz

21/06/2019 - 05:35

 

Otro festival vallenato en Cundinamarca

 

Iniciando la década de los 90, en el municipio de Madrid (Cundinamarca), se creó un festival vallenato al que se le bautizó con el nombre de Festival de la Flor Vallenata. Su fundador, Pedro Alejandro Sierra, es ‘un cachaco con corazón Caribe’ que respiraba vallenato y que se dio a la tarea de efectuar 12 ediciones de ese certamen, en una población que queda a escasos kilómetros de la capital del país. Como la mayoría de los festivales vallenatos en Colombia, el de Madrid nació y creció por iniciativa privada y el esfuerzo personal de un amante de la cultura vallenata.

En Bogotá, la Fundación de Artistas Vallenatos, Fundava, realizó entre los años 1993 y 1996 cuatro ediciones de un festival vallenato que se llamó Rafael Orozco, y que llegó a tener connotación nacional, porque se contaba con categoría profesional y en el mismo participaron varios de los Reyes Vallenatos consagrados en Valledupar.

En Nocaima, Cundinamarca, a escasos 67 kilómetros de Bogotá, ya completan cinco ediciones de un evento que se llama Panche de Acordeones, cuyo líder es otro cundinamarqués con corazón costeño, el abogado John Jairo Escobar, quien a brazo partido continúa con su tarea de impulsar la música que lo apasiona en territorios bien lejanos de donde nació este género folclórico.

Otro interiorano apasionado como nadie por nuestro Folclor Vallenato es Alfonso Cortés Marroquín, un boyacense que toca, canta y compone, quien, además, ha oficiado como jurado de la mayoría de los festivales vallenatos de Colombia, y es, sin duda, una autoridad para hablar de música vallenata. Desde hace un buen tiempo se dio a la tarea de crear una empresa familiar sin ánimo de lucro, una especie de club que agremia a los amantes del vallenato clásico residentes en Bogotá y a la que denominó Provallenato.

Provallenato acaba de realizar la primera versión de otro festival vallenato en Cundinamarca, al cual bien vale la pena dedicarle estas líneas, toda vez que se originó en otro esfuerzo personal y casi solitario de ‘Poncho’ Cortés, como le decimos cariñosamente a su fundador, quien con recursos propios construyó una sede para parrandas vallenatas que denominó ‘El Templo del Vallenato’ en la vecina población llamada Silvania, cercana a Bogotá, donde se realizó con gran éxito el pasado primero de junio el primer festival que lleva el nombre de Provallenato.

Soy testigo de excepción de todos los esfuerzos y sacrificios que han realizado ‘Poncho’ y su familia para cumplir el sueño de efectuar un encuentro de acordeoneros nacidos y residentes en esta región, y como invitado de honor pude verificar que se cumplió con lujo de detalles.

El Festival Provallenato de Silvania, Cundinamarca, en su primera versión sólo tuvo concursos en las modalidades de acordeón juvenil, aficionado y veteranos. Fue muy hermoso ver participar a muchos acordeoneros mayores de 60 años que han construido su vida artística en Bogotá, quienes demostraron que siguen vigentes en la interpretación del vallenato clásico. Allí se coronó rey el santandereano Henry Sanmiguel Sanabria.

Colofón: El Folclor Vallenato en Cundinamarca y Boyacá continúa como la música más escuchada y más querida por la gente de esta región.

 

Jorge Nain Ruiz

@Jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

7 Comentarios


Alfonso Cortés 21-06-2019 06:59 AM

El ser humano, antes que el oro y la fortuna lo que busca es el reconocimiento, razón por la que en nombre de mi familia, los integrantes de la Fundación Casa Museo Provallenato y en el mío propio; agradecemos su interés por divulgar para costa, los sucesos acaecidos en la altiplanicie cundiboyacense, relacionados con el folclor vallenato, Dios lo bendiga y le siga dando motivos para escribir y disfrutar la vida, su amigo de siempre, Poncho Cortés

Fernando Estupiñán 21-06-2019 07:34 AM

Qué diga creciendo el folclor en toda Colombia, felicitaciones al Sr Poncho por su esfuerzo y sacrificio. Dios le multiplique.

Elías Chamorro Ramos 21-06-2019 08:02 AM

Me consta que, el folclorista, Poncho Cortés, es amante a la música vallenata, hemos tenido la oportunidad de estar junto a él, en parrandas en Chinu y otras regiones de Córdoba, además nos ha visitado en Arjona Bolívar, dónde innumerables de veces de jurado en el festival Bolivarense de Acordeon, felicitaciones al amigo Poncho Cortés.

William Lozano 21-06-2019 08:12 AM

Muy valioso su profesionalismo ,muchas felicitaciones poncho ,mi hermano un abrazo..

Simón Martínez 21-06-2019 09:58 AM

Poncho Cortés, un vallenato nacido en Boyacá, amó el vallenato desde sus primeros días y parece que ya lo incorporó a sus genes. Felicitaciones hermano, éxitos y larga vida a esta empresa que inicias... Un fuerte abrazo desde el Valle de tus afectos...

Catalina 21-06-2019 11:39 AM

Que hermosa nota.El festival fue todo un exito y promoción de nuestros talentos.Siento un orgullo inexplicable que no me cabe en el.pecho por el tesón,animo y espiritu de mantener la cultura del folcklor vallenato que sigue incentivando incanzablemente el Señor Alfonso Cortés.Solo tengo emoción y palabras de agradecimiento por dejarme ser parte de este hermoso proyecto con la Fundación Provallenato.Gracias,Gracias,Gracias...

Luz marina altamar escobar 21-06-2019 02:26 PM

Me parecio bueno tu articulo el cual amplia los horizonte de conocimiento que tenemos acerca de los festibalec en las poblaciones cercanas a la capital no me la hubiera imaginado que bueno que se interesen por nuestro folclor

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La sociedad de la mentira

La sociedad de la mentira

En esta reflexión acudo al título de un libro de la periodista y abogada María Teresa Herrán, “¿La sociedad de la mentira?, pa...

Escepticismo jurídico

Escepticismo jurídico

El escepticismo jurídico es la principal fuente de transgresión y quebranto de la confianza de aquellos que conforman la ciudadaní...

La renuncia del personero

La renuncia del personero

En el Caribe colombiano existe un pueblo de más de cuatro siglos y medio de vida, estancado en el tiempo, sitio que escogió Dios para...

Editorial: El aniversario de la fundación de Valledupar

Editorial: El aniversario de la fundación de Valledupar

  Cada año nuevo arranca con las mejores intenciones, ganas renovadas de superarse o mejorar, y, cómo no, grandes celebraciones. ...

No queremos flores, ¡Queremos derechos!

No queremos flores, ¡Queremos derechos!

  “Porque no hay nada que celebrar por la muerte de mujeres trabajadoras a manos de patriarcas capitalistas. Porque no hay que co...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Juan Cataño Bracho | Música y folclor

Marta Arredondo: una diseñadora con identidad Guajira

Fabrina Acosta Contreras | Ocio y sociedad

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Edgardo Mendoza | Ocio y sociedad

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube