Opinión

Estamos cambiando

Edgardo Mendoza

22/07/2019 - 05:55

 

Estamos cambiando
El exministro Andrés Felipe Arias y Álvaro Uribe / foto: Semana

A veces pienso que Valledupar se enseria. En una semana realiza foros energéticos de alto interés, abre las puertas a la gastronomía local, feria de vehículos, selecciona entre juveniles expertos, la mejor salchipapa y la más atractiva hamburguesa, nos visita el presidente sin camisa naranja y el alcalde lo recibe igual, con camisa blanca, se olvidan por instantes de la economía de turismo. La prensa local de audiencia y respeto habla de dinamizar la economía, incluso los analistas del tema en Radio Guatapurì anuncian cifras alentadoras. Pero la dicha es fugaz, y a las pocas horas de tanto optimismo, cuando las diferencias divisorias del país parecen dormir, aparece como un capítulo de novela de ficción, el más real de los casos judiciales del país, el regreso por vía policial del ex ministro Arias, conocido en círculos populares como Uribito. Nombre que no toca explicar con plastilina.

Para un país serio, sería un simple caso de intercambio policial entre estados, para otros un show de televisión. Para un grupo llega un héroe que no se robó un peso y toca preservarlo como un equino de feria en la mejor escuela de caballería del país, otros quieren enviarlo como un pájaro carpintero a que “picotee” por ahí como cualquier cucarachero sabanero. De inmediato el gobierno y sus penalistas de alto grado piden crear la figura de la segunda instancia retroactiva para atender casos similares. Otros piensan que es para favorecer concretamente al amigo en desgracia. Y claro, no prevén que, al abrir esa ventanita legal, muchos, entre ellos enemigos vivos, pero muertos civil y políticamente, buscarán el mismo derecho y, entonces, recordamos el “Chanchullito” la cosa se pone seria como diría Diomedes el inolvidable cantor vallenato.

Mientras nuestra ciudad se enseria por momentos, el país nacional sigue en sus divisiones de odios y venganzas, los vallenatos políticamente damos nuestra lección de cambio. Nuestro dinamismo cambia hasta de nombres. Dicen que esta vaina la inventó el compositor Rafael, si se hubiera quedado en el valle sería Rafa el de Patillal, pero al irse para Bogotá, regresó como Maestro Escalona. Por eso El Turco Gil anda limpio y por el mismo detalle a La Perra Carrillo no inauguran parques en su nombre, tampoco al boxeador “Corocito” Vásquez. Ellos no cambiaron.

Otrora nadie quiso votar masivamente por José Eduardo Gnecco, ni por Denys Zuleta, Eloy Quintero Jr, Ricardo Fidelio Quintero, Alfredo Cuello Jr, aquí votamos por Tuto Uhìa, luego supimos que se llama Augusto Daniel Ramírez y la gente piensa que se equivocó de persona.  Ahora piensan votar por El Mello Castro, muy a pesar que José Santos Castro González haya sacado las mayores cifras para concejo y asamblea, lo cual indica que nosotros en la urna votamos por desconocidos.

Pepe Gnecco, Lilo Gnecco, Chichì Quintero, Quintìn Quintero, Ape Cuello, Tuto Uhìa, y Mello Castro, resultan mejores que sus nombres de pila, algunos tienen que olvidar el sentimiento de abuelos, padres. Nótese que aquí las suegras ocupan lugar importante en casas juveniles y dudo mucho que una avenida en construcción termine con el nombre anunciado.

Tanta razón tenía Gabo, con estos cambios de nombres por conveniencias, “Me alquilo para soñar”. Virgen del agarradero, ¡aparece!

 

Tiro de chorro

Edgardo Mendoza Guerra

Sobre el autor

Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza

Tiro de chorro

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

@hashtag/TiroDeChorro

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Ni una menos, ni una más

Ni una menos, ni una más

“La impunidad es un elemento clave en la perpetuación de la violencia y la discriminación contra las mujeres. Si los hombres pued...

¡Ay, Elenos!

¡Ay, Elenos!

Mi generación creció escuchando al maestro Alfredo Gutiérrez, uno de los mejores músicos del país, tal vez por eso le han negado...

La cizaña de Herbin Hoyos

La cizaña de Herbin Hoyos

  El pasado 24 de octubre, nació en el Cesar -formalmente- una esperanza. Sí, como dijo el ilustre Alfonso Araújo Cotes, se trat...

Valledupar, una mirada ajena

Valledupar, una mirada ajena

La capital mundial del vallenato tiene unos 400000 habitantes y, además de ese título honorífico, también se la conoce como capital...

¿Para qué sirven las marchas en Colombia?

¿Para qué sirven las marchas en Colombia?

Durante el mes de abril, estuve muy pendiente de ver qué iba a pasar con la gran marcha orquestada por el Centro Democrático en con...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube