Opinión

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza

14/08/2019 - 05:40

 

Licencia para pedir

 

Nuca se supo cómo lo hacía, pero Eusebio pedía, ataviado con su jean pantera negra y el ‘amansaloco’ rosadino, durante las horas del mediodía. Iba de casa en casa, siempre tocaba, aún si la puerta estaba abierta. Se lo encontraba con una tembladera de pies a cabeza, malhumorado, embarbascado, con ofensas, reclamaba si no le daba, expresaba molestia si lo recibido era poco y cobraba con grandilocuencia si La dación se posponía. Recuerdo las palabras del Cacique del Cerezo, Asterio Castilla, cuando Eusebio lo sacaba de casillas con su coscorroneo emocional: “te voy aplicar la ley Tavera: ningún pobre debería mendigar, nojoñe”.

En Suecia, por ejemplo, en Eskilstuna, ciudad de poco menos de cien mil habitantes, más de noventa kilómetros al oeste de Estocolmo, las personas que piden limosna están obligadas desde el 2 de agosto de 2019 a solicitar una licencia a la policía, previo desembolso de 250 coronas (unos 23,5 euros). El país nórdico no aguantaría Eusebio, ni mucho menos el limosnero del cuento que, el nunca bien recordado Hernando Marin, compartía en parrandas con rostro de narrador veraz, tocó en una casa de Novalito, a la una de la tarde en punto, con el sofoco habitual de marzo, pidió una limosnita por amor a Dios, pero don Joaco Campo, venerable, amable e inolvidable, respondió desde el chinchorro, con el sopor de la hora: vuelva después para dársela. El pedidor inhaló una bocanada de aire caliente, suspiró hondo, y exhaló hiel al gritar: ¡con ese cuentecito tengo un platal regao’ en este barrio!

Se ha rumorado en distintos sectores de Valledupar, que varios concejales presentarán un proyecto con idéntico propósito, lo cual complace a muchos. Al enterarse, anuncia sendas solicitudes a la Fiscal -Fatou Bom Bensouda-, de la Corte Penal Internacional y a Corte Interamericana de Derechos Humanos, oponiéndose con argumentación sólida, contundente e incuestionable. Moises Perea, narrador costumbrista y trabajador cultural incansable, está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias. “No me dejaré arredrar, tú tienes que ayudarme Alberto, como se les ocurre a estos pipiolillos salirme con eso, lo que quieren es acabar conmigo, con eso me enmigajan. Ayúdame Alberto…”.

 

Alberto Muñoz Peñaloza

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

1 Comentarios


Licet Tatiana Durán Ávila 15-08-2019 12:00 PM

Cosas de.nuestro Valle

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Falsedades reales

Falsedades reales

Un juego de frivolidades queda servido en la amplia mesa de la vanidad, cuando de concursos de belleza se trata. En el país del “S...

La deuda de Valledupar con “El Cacique de la Junta”

La deuda de Valledupar con “El Cacique de la Junta”

Por estos días no se habla de otra cosa, ni hay un programa de televisión con mayor rating en Valledupar y el país, que la telenov...

El día que me confundieron con Alfredo Cuello

El día que me confundieron con Alfredo Cuello

  Corría el año 1986, para entonces apenas contaba con 36 años de edad. El país estaba gobernado por Belisario Betancourt. Las ...

Los nombres de los colegios en el Cesar

Los nombres de los colegios en el Cesar

Uno de los poetas más grandes de todos los tiempos, Jorge Luis Borges, escribió: “Los  artificios y el candor del hombre no tienen...

La mujer compositora del vallenato

La mujer compositora del vallenato

Ya he escrito en este espacio sobre la mujer en el vallenato, especialmente la mujer en el canto vallenato, pero ahora debo abordar el ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube