Opinión

La oficina de los débiles

Carlos Cesar Silva

15/08/2019 - 05:40

 

La oficina de los débiles
Una vista de la iglesia Inmaculada Concepción en Valledupar / Foto: Getty Images

Para contrarrestar el desempleo rampante que no solo produce hambre, sino también desesperanza y crímenes, Valledupar debe consolidarse como una ciudad cultural, turística y ecológica. No, no se trata de una frívola mercantilización de las capacidades humanas, ni de un perverso usufructo de nuestras bellezas ecológicas. La idea es dignificar el talento de los vallenatos a través de espacios idóneos que permitan desarrollar, mejorar y ofrecer sus trabajos. Para esto se requiere, entre otras cosas, que la alcaldía tenga una institución cultural fuerte y autónoma, no un pobre apéndice de una secretaria municipal.  

La cultura no solo es la música vallenata como muchos creen en Valledupar. También es el cine, el teatro, la danza, la pintura, la escultura, la literatura. Estas manifestaciones -cuando se ofrecen las suficientes herramientas para su desarrollo- pueden influir de forma positiva en los distintos aspectos de la vida del ser humano: familiares, sociales, políticos, económicos. Sin embargo, Valledupar, cuyo principal potencial -irónicamente- es la cultura, no tiene la infraestructura, ni los programas, ni los servicios pertinentes para promover los talentos locales.

Valledupar necesita una institución vigorosa y soberana que convierta a la cultura en un verdadero instrumento de transformación individual y social. La actual Oficina de Cultura es una instancia frágil, ineficaz y subyugada. Ha funcionado mejor como caja de auxilio que como un ente que promueve la creatividad. Su adscripción a la Secretaria de Educación la ha consolidado como un cero a la izquierda al interior de la alcaldía. No tiene las suficientes herramientas económicas ni administrativas para abrir los espacios (museo, cinemateca), garantizar la formación (becas de estudio) y efectuar la promoción (mostrarle al mundo los diversos talentos) que requieren los artistas de la ciudad.  

Por eso resulta necesario que la Oficina de Cultura se transforme en un establecimiento público -como INDUPAL- con personería jurídica y autonomía administrativa y financiera. Me atrevo hasta ponerle un nombre: Instituto Municipal de Cultura, Artes y Patrimonio (IMCAP). La función primordial del IMCAP -insisto- debe ser la de contribuir a la formación integral de los vallenatos, proteger el patrimonio histórico y promover, fomentar y estimular la cultura para mejorar la calidad de vida.

Pero ojo, este propósito no puede enclaustrarse en un instituto, sino que debe ser asumido de manera trasversal por toda la administración. Solo así podremos exprimir la famosa naranja, cambiar nuestra realidad menesterosa. Mientras esto no ocurra, la cultura, al interior de la alcaldía, recibirá un trato de segunda, seguirá siendo una simple preocupación de aquellos que son los menos importantes para la clase política: los gestores culturales, los artistas.

 

Carlos César Silva

@CCSilva86

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

1 Comentarios


Armando Lopez Sierra 16-08-2019 05:53 AM

Totalmente de acuerdo contigo Cesar, porque esto está lleno de artistas, en diferentes áreas y corrientes culturales. Debemos tener presente, que tanto en la cultura como en el deporte están las disciplinas que más pueden ayudar para que nuestros jóvenes tengan tiempo de calidad que pueden invertir en cosas productivas, minimizando el riesgo de tomar caminos indebidos que los pueda llevar a la ilegalidad y dejarlos ad portas del infierno.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: La Semana Santa como espacio de concordia y superación

Editorial: La Semana Santa como espacio de concordia y superación

El espíritu de la Semana Santa abre cada año una puerta al diálogo interno, a la reflexión y el perdón.  Es un paso enorme, cruci...

¿Acertado homenaje?

¿Acertado homenaje?

  Con un comunicado que no es muy claro en sus implicaciones, la junta directiva de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallen...

Urumita está de moda

Urumita está de moda

En nuestra hermosa región Caribe y, especialmente en el Cesar y la Guajira, a los pueblos los ponen de moda los dirigentes políticos,...

La paz, un sapo difícil de tragar

La paz, un sapo difícil de tragar

Colombia: un país que lleva más de 50 años de guerra fratricida, absurda, que nos ha polarizado y negado la oportunidad de crecer,...

Y el sapo quiere deslucir al cocuyo

Y el sapo quiere deslucir al cocuyo

La sociedad colombiana puede aguzar los sentidos fácilmente si repara los comportamientos conductuales de sus representantes y dirigen...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados