Opinión

Se acabaron los profesores de castellano (1)

Eddie José Dániels García

02/09/2019 - 08:45

 

Se acabaron los profesores de castellano (1)

 

Increíble: aquellos profesores de castellano, que sabían redactar una carta, que conjugaban correctamente los verbos irregulares, que recitaban y escribían poesías, que dominaban la gramática de Bello y, como complemento, tenían una sólida y vastísima cultura general, hoy, lamentablemente, son una especie en vía de extinción.

Los pocos que quedan, en algunos colegios de bachillerato y en ciertas universidades, sobre todo, en aquéllas que ofrecen estudios relacionados con el idioma castellano, se pueden contar con los dedos de las manos. Y, peor aún, en la expresión oral, ni se diga: es difícil encontrar un docente que domine el lenguaje, que se exprese con propiedad, que haga uso de variados registros idiomáticos y, en particular, que domine el régimen de las palabras en las construcciones. Todas estas cualidades, que enaltecieron a los profesores de castellano en tiempos pasados y que los hicieron famosos en los colegios y centros universitarios, han desaparecido totalmente del ambiente educativo. Sólo queda la historia y el reconocimiento de las muchísimas generaciones que tuvieron el privilegio de percibir sus conocimientos en los claustros escolares.

Y lo más llamativo de estos insignes educadores, es que la mayoría de ellos no exhibían títulos profesionales, no tenían las paredes atiborradas de diplomas de licenciado, de especialista, de posgrado, de maestría o de doctorado, como suele ocurrir en la actualidad. Eran simples profesores formados a pulso, verdaderos autodidactos, amantes del castellano y su única herramienta era la disposición y “el afecto por el idioma”, razón que, según los grandes académicos españoles, es el motivo esencial para alcanzar un excelente dominio del lenguaje, en sus dos grandes manifestaciones: la oral y la escrita. Eran profesores que se nutrían con la lectura permanente: devoradores de grandes obras literarias, de artículos y ensayos periodísticos, de poesías románticas, de obras dramáticas, de fábulas y apólogos, de dichos y refranes, de narraciones y relatos callejeros, de anécdotas personales y particulares y, en general, de todo aquello que les proporcionara conocimientos significativos para más tarde comentarlos –o socializarlos, como se dice ahora- en las aulas. Por eso, estos docentes eran verdaderas autoridades en la materia y daba gusto oírlos cuando estaban en el ejercicio de la cátedra.

Hoy, todo esto ha cambiado, y la gran mayoría de profesores de castellano –o español- no tienen idea de lo que están enseñando, y todo lo orientan de una manera simploide. Generalmente, se dedican a seguir un texto, que les regalan las casas editoriales, y esto los convierte en “profesores modelo Radio Sutatenza”, “de una sola antena”, como solía decir el doctor Antonio Sanabria Quintana, mi profesor de latín en la Universidad Pedagógica de Tunja, hace muchísimos años. Son educadores que se les va el tiempo mandando a realizar tareas o a desarrollar talleres, que no reportan nada valorativo para los estudiantes, pues éstos, utilizando la ley del facilismo, buscan todo en internet y nunca aportan una mínima idea a los trabajos asignados. Y otros profesores, en particular de rango universitario, mandan a realizar “ensayos”, que es el término de moda, pero ellos ni siquiera son capaces de redactar un escrito a medias para poner el ejemplo. Son especializados en “mandar a hacer”, sin embargo, ellos “jamás hacen”. Y si no escriben, para demostrar su estilo, es porque no saben. Porque, el único bagaje que tienen es exponer teorías y teorías acerca del lenguaje.

Conozco muchos profesores de castellano que “jamás han escrito una línea”, no obstante, llevar hartísimos años ejerciendo la docencia. También, tengo algunos testimonios que he vivido personalmente. Por ejemplo, una vez, un profesor de lenguaje me dijo “que él jamás había podido entender esa vaina de los tiempos del verbo”, “que él no comprendía qué era eso del pluscuamperfecto”, otro, también de español, en una oportunidad me confesó: “a mí lo que más se me dificulta es dominar la ortografía”, y, también, en alguna ocasión, otro me comentó al descuido “que lo más difícil para él era conjugar correctamente los verbos irregulares”. Asimismo, han pasado por mis manos cartas y documentos, redactados por profesores de español, que están plagados de errores, no sólo ortográficos sino de contenidos: frases incoherentes, repeticiones viciosas, ambigüedad textual y pobreza discursiva. Todo esto es el reflejo de la indigencia idiomática en que se desempeñan muchísimos docentes de lenguaje, y que respaldan sus barbaridades con la sarta de títulos que han obtenido en universidades de poco reconocimiento, porque éstas tampoco cuentan con excelentes profesores en esta materia.

A propósito de esta crisis generalizada en los profesores de castellano, me vienen a la memoria muchísimos recuerdos de mis años de estudios, en especial, sobre los profesores de esta asignatura. Primero fue en la escuela primaria, donde tuve como maestro a don Tomás Daniels Avendaño, mi padre, quien, con sólo haber cursado los primeros años del bachillerato, escribía con letra barroca, dominaba la gramática de Bello y redactaba a la perfección toda clase de documentos. Fue él quien me incentivó el placer por la lectura y por el arte de escribir. Más tarde, cursando el bachillerato en el Colegio Pinillos de Mompós, tuve el privilegio de formarme bajo el manto sapientísimo de los profesores José A. Cabrales Meza y José Vicente Bohórquez Casallas. El primero, aparte de ser un maestro en gramática, no cesaba de recitar las poesías de Diego Fallón y los impecables sonetos de José Eustasio Rivera, y el segundo, además de su vastísimo conocimiento del lenguaje, tenía una expresión elocuente, recitaba los poemas de Julio Flórez y era un excelente orador. También gozaban de un prestigio singular en el dominio del castellano, los docentes Ricardo Rico Hernández y Teodoro Gómez Alzate, este último, un maestro de la literatura española: amante de los madrigales de Gutierre de Cetina y de los epigramas de don Manuel Bretón de los Herreros y de Leandro Fernández de Moratín.

 

Eddie José Daniels García

Sobre el autor

Eddie José Dániels García

Eddie José Dániels García

Reflejos cotidianos

Eddie José Daniels García, Talaigua, Bolívar. Licenciado en Español y Literatura, UPTC, Tunja, Docente del Simón Araújo, Sincelejo y Catedrático, ensayista e Investigador universitario. Cultiva y ejerce pedagogía en la poesía clásica española, la historia de Colombia y regional, la pureza del lenguaje; es columnista, prologuista, conferencista y habitual líder en debates y charlas didácticas sobre la Literatura en la prensa, revistas y encuentros literarios y culturales en toda la Costa del caribe colombiano. Los escritos de Dániels García llaman la atención por la abundancia de hechos y apuntes históricos, políticos y literarios que plantea, sin complejidades innecesarias en su lenguaje claro y didáctico bien reconocido por la crítica estilística costeña, por su esencialidad en la acción y en la descripción de una humanidad y ambiente que destaca la propia vida regional.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Las dificultades  de la vida son una metáfora de la fábula del laberinto, y a veces  tenemos la suerte de Teseo y encontramos a una...

La alborada de la paz

La alborada de la paz

Con los resultados electorales del domingo comienza el final de la horrible noche de una guerra de más de 50 años, que ha causado mil...

Los avatares de ser mujer

Los avatares de ser mujer

En algunos países, nacer mujer es una maldición para el prestigio de la familia; de algún modo, se considera indicio de “debilida...

Vivo ahora en mi casa en el aire

Vivo ahora en mi casa en el aire

En Valledupar, un día 13 del mes de mayo, la tarde caía y con ella un torrente de agua procedente de las nubes en forma vehemente, es...

Un país sin palabra, valores y principios, eso somos

Un país sin palabra, valores y principios, eso somos

Nací en un pueblo hermoso, tranquilo, detenido en el tiempo, a orillas del Magdalena. Nací allí, donde Dios puso un manatí para que...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube