Opinión

¿Qué estará pasando con el Festival Cuna de Acordeones?

Jorge Nain Ruiz

27/09/2019 - 05:25

 

¿Qué estará pasando con el Festival Cuna de Acordeones?
Presentación musical durante el 41 Festival cuna de acordeones / Foto @Festicuna

 

El reciente fin de semana se realizó la versión 41 del Festival Cuna de Acordeones, en Villanueva (La Guajira), y para nadie es un secreto que este evento siempre ha reclamado estar entre los primeros festivales vallenatos del país. Después del Festival de la Leyenda Vallenata, el de Villanueva ha sido el más consistente y, tal vez el más popular; ‘El Cuna’ se autoproclama como el segundo en importancia de Colombia, pero mucho me temo que no se pueda sostener entre los cinco mejores, y les voy a dar los argumentos:

En la reciente versión del ‘Cuna de Acordeones’ se evidenció que el festival no va por buen camino. A Villanueva ya no asiste el elevado número de visitantes y turistas como en años anteriores. La plaza no se llena como en épocas pasadas, y ése es un indicador importante.

El mejor atractivo de un festival vallenato sin duda alguna son sus concursantes, y en todos aquellos festivales que tienen implementada la categoría de acordeoneros profesionales, ese es el concurso que más llama la atención. Tanto el público asistente, como los medios de comunicación, mantenemos la expectativa de quiénes son los inscritos y qué trayectoria tienen; porque la competencia gana importancia dependiendo de los competidores. Parece ser que los grandes festivales se olvidaron de motivar a los buenos y renombrados músicos para que participen.

En el caso del reciente Cuna de Acordeones, entre los cinco finalistas de la categoría acordeoneros profesionales no aparecía el nombre de un músico de trayectoria o reconocimiento nacional, y los organizadores del certamen al parecer no se preocupan por eso, desconociendo que el evento pierde su principal atractivo, y que lo más importante de cualquier concurso folclórico no pueden ser los artistas invitados, sino los concursantes.

Pero el asunto no es sólo de nombres o de calidad, también lo es de cantidad. Es increíble que en un festival de Villanueva sólo participen siete acordeoneros en la categoría profesional, eso indica que algo está pasando. La disminución en el número de inscritos se dio este año en todas las modalidades y categorías de los concursos. Los organizadores de eventos como éste tienen que tomar urgentes medidas para incentivar a los potenciales concursantes, y no permitir que, por sustracción de materia, deban declararse desiertos los concursos. 

Las juntas directivas y los organizadores de festivales importantes deben dejar de preocuparse por invitar a grandes personalidades del Jet Set, de la política o la sociedad colombiana, y enfocar sus esfuerzos en la motivación para los participantes con buenos premios, con garantía de imparcialidad e idoneidad en el jurado, con entrega efectiva y oportuna de la premiación, lo que, al parecer, no los trasnocha.

Colofón: Como si fueran poco los argumentos aquí esgrimidos, me contaron varios periodistas que el trato que les dan por parte de los organizadores a los medios de comunicación que cubren el Festival de Villanueva es pésimo. Es tanta la desidia, que la actualización más reciente de la página web del Festival se hizo el año pasado.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El servicio de agua potable en Valledupar (Primera parte)

El servicio de agua potable en Valledupar (Primera parte)

En los últimos días, a raíz de las primeras precipitaciones (lluvias), dadas en las cuencas del Rio Guatapuri (alta, media y baja), ...

¿Y dónde está el control?

¿Y dónde está el control?

En Colombia hemos madurado con periódico, como  los aguacates: una democracia participativa, en la cual tenemos tres ramas del pod...

Nando Peña

Nando Peña

  Era un hombre corpulento, de nariz rapaz, peinaba canas plateadas y lisas que se desbordaban al lado de sus orejas cuando inclinaba...

La Ley de Financiamiento: crónica de una muerte anunciada para la clase baja y mediana

La Ley de Financiamiento: crónica de una muerte anunciada para la clase baja y mediana

“Nunca hubo una muerte más anunciada”, Gabriel García Márquez El gobierno del presidente Iván Duque Márquez desde que se pos...

La Dirección de Tránsito y Transporte de la policía, un negocio multimillonario

La Dirección de Tránsito y Transporte de la policía, un negocio multimillonario

En Colombia las ollas podridas se están destapando solitas y cada vez más nos desengañamos de algunas instituciones que para mucho...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

La pedagogía del maestro Leandro Díaz

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados