Opinión

La cabriola aérea del intrépido Santos

Alberto Muñoz Peñaloza

30/09/2019 - 05:40

 

La cabriola aérea del intrépido Santos

 

Hijo del laborioso Teodoro Amaya, dueño y ‘atendedor’ del Salivón, el bar ubicado un metro bajo el nivel del mar, encima apenas medio centenar de centímetros sobre la línea freática de Valledupar, en plena ‘cinco esquinas’, imán social de nuestros “hermanos mayores”.

Desde 1964 hasta 1968, cursamos la primaria en el Ateneo El Rosario, donde probó la meriñana, los pencazos de Checha Mendoza y todo tipo de castigos. Fue, como éramos la mayoría, recochero y él adornaba sus actos con rebeldía creciente. Tomamos rumbos diferentes, encontrándonos en vacaciones, pero recibía informes de amigos comunes acerca de sus vivencias, ‘tomatas’ y materialización de sueños.

Siempre dijo que sería aviador y lo logró. A solas, me inquietaba su afición licorística y la precipitación característica en él, a la hora de decidir. Entonces le pedía a Dios que lo protegiera, que lo guiara siempre y fortaleciera su fuerza interior.

Un día sin retorno, fui enterado de sus progresos a la hora de volar, que muy pronto haría su primer vuelo de largo aliento, con instructor, pero al frente de la conducción. Así ocurrió. Volaron de Bogotá a Riohacha, él se las arregló para organizar su paso por la carrera décima con calle 18, sobre el patio y el sector de su casa. Fue un sobrevuelo eterno y cuando se ‘sintio’ sobre los cañales cercanos a la ‘rosa’ de Feduyo, se mandó en picada e inició un descenso sostenido, con cabriolas y volteretas, tal como aquellos malabaristas del circo Egred.

Al pasar por su casa, desvió a la izquierda, volteó el bimotor, cuyo quejido fue un ‘chirrete’ de aceite caliente, directo a las sábanas blancas, recién tendidas, en el patio de la señora Carmen, madre ejemplar de los hermanos Núñez.

Como consecuencia, José Núñez, suboficial entonces, logró una suscripción gratuita en Lentes y monturas, de la hermana del piloto, como cuota indemnizatoria hasta el 2000, por el perjuicio ocasionado. Luego, remontó sin vacilaciones, disciplinó el regreso, mientras en el barrio Gaitan aplaudían sin parar, al tiempo que el viejo Evaristo Morales, tocaba “pie pelú” en el patio de su casa.

Y, en la esquina de la novena, la dinámica y enfermera servicial, Efigenia Oñate, dio su punto de vista: Chira, ese piloto como que se la fumó verde, sin saber que se trataba de su intrépido vecino…

 

Alberto Muñoz Peñaloza

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

1 Comentarios


jose federico avila 30-09-2019 01:37 PM

Excelente Maestro. El detalle de la manchada de las sábanas blancas me deja sin palabras no solo por la construcción hipérbole en si misma, sino por el magistral manejo que me hizo recordar al instante a nuestro inmortal Nobel. Por otra parte me regreso vertiginoso por el tiempo pasado que Usted recobra, lleno de personajes y paisajes nuestros, en especial ese del salivon, detallado su nivel, con sus indios indispuestos o descompuestos por el alcohol que se desbarrancaba hacia el interior sin caerse. es volver a vivir profesor.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El falo de la censura

El falo de la censura

  En julio de 1995, el artista le pidió personalmente al director un permiso para presentar algunas de sus obras en la sala de exp...

El Festival Vallenato para primíparos

El Festival Vallenato para primíparos

En mi columna anterior prometí que esta semana escribiría sobre las enseñanzas y el legado que deja la trágica muerte del Gran Mart...

El fracaso de Duque

El fracaso de Duque

Más allá de las consideraciones técnico-jurídicas, Colombia necesita entablar un diálogo constructivo que conduzca a la legitimaci...

El vendedor de ilusiones

El vendedor de ilusiones

  Grandes inventos, el indetenible avance de la ciencia, logros inestimables y conquistas amatorias, partieron siempre de ideas conce...

¿Qué está matando a la Guajira?

¿Qué está matando a la Guajira?

El egoísmo social es un comienzo de sepulcro”  Víctor Hugo La respuesta sería común para muchos, estoy segura que circularía ...

Lo más leído

Jaime, el de la Nacho

Diego Niño | Ocio y sociedad

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

La partida del Adán

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados