Opinión

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza

08/10/2019 - 05:05

 

Ojo a la Coca-Cola
La plaza Alfonso López en Valledupar antes de su remodelación / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Era 1974, estudiábamos en el internado del San Carlos en Cartagena. Vine a Valledupar con motivo de la Semana Santa y “Rio Crecido” ya en la calle. Estaba la droguería Salud, en la esquina de la 16B con carrera 8, a punto de caramelo, con la atención esmerada de Toño Gámez y los joacos en movimiento.

Fuimos con Clemente Carabali a saludar, encontrándonos con el tropelin. Joaquito no podía hablar de la emoción, ‘mucho saludazo me echaron en ‘Carmen Diaz’. Por pura coincidencia sonó en Ondas de Macondo, por el radio de Pablo. Fontanilla, preguntó, con voz recia, -¿Y en Aguas Negras quién manda? Zuleta contestó: el mayor, Atilio Alvarez Valencia. Otra vez Fontanilla, - ¿Y en los corazones, Poncho? Joaquito se adelantaba y gritaba: ¡Mi compadre Joaquín Ramírez! Se le dijo, dice es ¡mi compadre Joaquín Rodríguez! Todo el tiempo decía que no, ese saludo me lo manda Jorge Oñate porque él cada vez que pasa por aquí saluda y se lleva la mano al corazón, nuestros corazones, entienden…Pero el disco es de los Zuleta. “Si, pero el saludo me lo echa es Oñate”.

Dos años después, en el mismo lugar, vimos, en Joaquito a un muchacho bueno, tragándose una paleta de brea, con sabor a melaza salada como diría mi amigo Rodrigo Zalabata, cuando escuchó el nuevo saludo de Poncho, en “Fortuna y Desdicha, del maestro Sergio Moya Molina: compadre Joaquín Rodríguez, ¡ojo a la Coca-Cola! –“Ahora si me convencí, no es a mí al que saludan, porque Oñate sabe que a mí no me gustan las cocacolas, a mí me gusta es la mujer de fundamento”. Como dádiva reivindicatoria nos dio a Clemente y a mí un sobre de penetro, mientras entreabrió su compuerta ocular izquierda, y descorrió una lágrima de petróleo, desafiante de la ley de gravedad, cual plomada curricanada.

Desde entonces conocimos a un campesino, legítimo hermano de la comadre Rosa Jacoba, hijo del corregimiento “Los Corazones”, ligado al alma del zuletismo, al corazón de Poncho Zuleta, a la causa del Vallenato tradicional. Un hombre raizal, vital. Trabajador, emprendedor y luchador por los cuidados de la tierra, su productividad y el auge ganadero.

Hombres como él no nacen con frecuencia. Labriego por excelencia. Joaquín Rodríguez, partió a la eternidad. Se fue invicto, ganándole siempre a la adversidad. Se cumple ahora lo que planteó, en aquellos tiempos, el también ausente Armando Zabaleta: Joaquin Rodriguez a mí me acompaña, y por eso es que yo quiero invitarlo, que vaya conmigo donde Emiliano, y después pasamo’nde Toño Salas…

 

Alberto Muñoz Peñaloza

@albertomuñozpen

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La guerra perdida en las cárceles del país

La guerra perdida en las cárceles del país

Una vez más sale a la luz pública lo que parece una guerra que a nadie le importar. Además, de entrada está blindada por los sind...

Conexión Estocolmo

Conexión Estocolmo

  Quién pudiera creer, que hay una línea de conexión entre Estocolmo (Suecia) y Valledupar (Colombia), pasando por Duluth, Minne...

Amigos que pasan por nuestra vida

Amigos que pasan por nuestra vida

  En esa trashumancia obligada que uno hace por la vida, va encontrando en cada estación del camino a muchas personas, multitud de...

Bendita 550, sálvanos

Bendita 550, sálvanos

En el mágico mundo ideado por Gabriel García Márquez “Macondo” existe una población antiquísima, denominada San Miguel de la...

La Gobernación del Cesar organizó excelente foro en Bogotá

La Gobernación del Cesar organizó excelente foro en Bogotá

La oficina de Asuntos Interinstitucionales de la Gobernación del Cesar en Bogotá, encabezada por dos jóvenes muy “pilos” y act...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube