Opinión

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza

08/10/2019 - 05:05

 

Ojo a la Coca-Cola
La plaza Alfonso López en Valledupar antes de su remodelación / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Era 1974, estudiábamos en el internado del San Carlos en Cartagena. Vine a Valledupar con motivo de la Semana Santa y “Rio Crecido” ya en la calle. Estaba la droguería Salud, en la esquina de la 16B con carrera 8, a punto de caramelo, con la atención esmerada de Toño Gámez y los joacos en movimiento.

Fuimos con Clemente Carabali a saludar, encontrándonos con el tropelin. Joaquito no podía hablar de la emoción, ‘mucho saludazo me echaron en ‘Carmen Diaz’. Por pura coincidencia sonó en Ondas de Macondo, por el radio de Pablo. Fontanilla, preguntó, con voz recia, -¿Y en Aguas Negras quién manda? Zuleta contestó: el mayor, Atilio Alvarez Valencia. Otra vez Fontanilla, - ¿Y en los corazones, Poncho? Joaquito se adelantaba y gritaba: ¡Mi compadre Joaquín Ramírez! Se le dijo, dice es ¡mi compadre Joaquín Rodríguez! Todo el tiempo decía que no, ese saludo me lo manda Jorge Oñate porque él cada vez que pasa por aquí saluda y se lleva la mano al corazón, nuestros corazones, entienden…Pero el disco es de los Zuleta. “Si, pero el saludo me lo echa es Oñate”.

Dos años después, en el mismo lugar, vimos, en Joaquito a un muchacho bueno, tragándose una paleta de brea, con sabor a melaza salada como diría mi amigo Rodrigo Zalabata, cuando escuchó el nuevo saludo de Poncho, en “Fortuna y Desdicha, del maestro Sergio Moya Molina: compadre Joaquín Rodríguez, ¡ojo a la Coca-Cola! –“Ahora si me convencí, no es a mí al que saludan, porque Oñate sabe que a mí no me gustan las cocacolas, a mí me gusta es la mujer de fundamento”. Como dádiva reivindicatoria nos dio a Clemente y a mí un sobre de penetro, mientras entreabrió su compuerta ocular izquierda, y descorrió una lágrima de petróleo, desafiante de la ley de gravedad, cual plomada curricanada.

Desde entonces conocimos a un campesino, legítimo hermano de la comadre Rosa Jacoba, hijo del corregimiento “Los Corazones”, ligado al alma del zuletismo, al corazón de Poncho Zuleta, a la causa del Vallenato tradicional. Un hombre raizal, vital. Trabajador, emprendedor y luchador por los cuidados de la tierra, su productividad y el auge ganadero.

Hombres como él no nacen con frecuencia. Labriego por excelencia. Joaquín Rodríguez, partió a la eternidad. Se fue invicto, ganándole siempre a la adversidad. Se cumple ahora lo que planteó, en aquellos tiempos, el también ausente Armando Zabaleta: Joaquin Rodriguez a mí me acompaña, y por eso es que yo quiero invitarlo, que vaya conmigo donde Emiliano, y después pasamo’nde Toño Salas…

 

Alberto Muñoz Peñaloza

@albertomuñozpen

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Gabo: una obra como símbolo patrimonial

Gabo: una obra como símbolo patrimonial

Dos hechos llamaron mi atención en días anteriores, en el marco de la celebración de  la Semana Santa: la muerte del escritor más ...

Cero a la izquierda

Cero a la izquierda

  Pensará el lector desprevenido que estoy dando una calificación baja y peyorativa a la izquierda colombiana. No, mi querido lec...

Editorial: La ley que lo cambia todo

Editorial: La ley que lo cambia todo

De cómo la ley 1257 de 2008 ha pasado desapercibida para una gran parte de la opinión pública en Colombia, es un verdadero motivo de...

El Cesar, sin dolientes en el congreso

El Cesar, sin dolientes en el congreso

En todo el territorio nacional se aproxima la contienda electoral para la escogencia de los padres de la patria, los cuales legislarán...

Los homenajeados del Festival

Los homenajeados del Festival

El año pasado la gran dinastía de nuestra música, conocida en un principio como los Hermanos López, nos dio una lección de humilda...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados