Opinión

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza

04/11/2019 - 01:40

 

Valledupar, tu cielo tiene…
Plaza Alfonso López en Valledupar / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

De pronto, hizo una señal con las manos, dio gracias a la concurrencia e invitó a subir un poco el volumen, mientras el jilguero Jorge Oñate cantaba los versos, hermosos y hermanados, del flaco de oro, Gustavo Gutiérrez Cabello, dedicados a la hermosa tierra: “Valledupar tu cielo tiene, un tinte azul pálido y sereno, no hay cantador que no se inspire, y sienta dicha bajo tu seno; Valledupar te canto y te añoro, Valledupar tú eres un tesoro, tierra de paz y esplendor, te brindo esta humilde canción;  inspirada por el amor, viva mi Valle y su folclor, tierra de paz y esplendor, te brindo esta humilde canción, inspirada por el amor, viva mi Valle y su folclor”.

El cielo Vallenato tiene tonalidades diversas, de acuerdo con las realidades de las horas, aumentan, disminuyen, se acentúan y, cuando menos se la espera, una nube rosada cabalga sobre el blancor de las más pesadas. El gusto es cuando los aviones circulan y, ya en pocos casos, se dibuja el tubular grisáceo que blanquea la línea zigzagueante estilizada por la velocidad y el adiós de “lo que pasó”.

Esta semana el firmamento vallenato da cuenta del estado emocional que sus habitantes exteriorizan mediante reacciones, comentarios en “voz baja”, alteraciones breves por discusiones, reclamaciones e impugnaciones. La vecina insiste en que el tocayo de Lacera repuntará, el taxista alterado vaticina que “si al Mello le tumban esto, armamos el berenjenal”; Leocadio reafirma su compromiso con la ingesta de ron caña si lo encuentra, la cotidianidad haciéndose la de la vista gorda.

Recibimos el anuncio de la Unesco respecto de la designación de Valledupar como Ciudad Creativa de la Música, dentro del racimo de las 66 ciudades incluidas, divulgado el 31 de octubre, con motivo de la celebración del Día Mundial de las Ciudades. Ciudades creativas de la música fueron designadas: Ambon (Indonesia), Esauira (Marruecos), Kazan (Federación Rusa), Kirsehir (Turquía), La Habana (Cuba), Leiria (Portugal), Lliria (España), Metz (Francia), Ramala (Palestina), Sanandadj (República Islámica del Irán), Santo Domingo (República Dominicana), Valparaíso (Chile), Vranje (Serbia) y Valledupar.

De Colombia, Santiago de Cali en Artes Digitales, también fue ungida como tal, mientras que en Suramérica, Areguá (Paraguay) en Artesanía y Artes Populares, Arequipa (Perú) Gastronomía, Ayacucho (Perú) Artesanía y Artes Populares, Belo Horizonte (Brasil) Gastronomía, Fortaleza (Brasil) Diseño, Mérida (México) Gastronomía, Portoviejo (Ecuador) Gastronomía. Gratitud y reconocimiento al presidente Iván Duque Márquez, al Ministerio de Cultura, al Alcalde, Augusto Ramírez Uhía, al jefe de la Oficina de Cultura Municipal, al gobernador del Cesar, a todas las personas que apoyaron, colaboraron y se esmeraron por tan enaltecedora causa. Los juglares vallenatos, compositores, músicos, intérpretes, la Fundación Festival Vallenato, el grandísimo Festival de la Leyenda Vallenata, los festivales de música vallenata, las escuelas de formación, son los gregarios humildes sobre cuyos hombros atina esa designación de tan honda significación que, más que un logro, constituye un compromiso que, si lo asumimos de manera “creativa”, sinérgica y desprovista de personalismos, potenciará lo que tenemos y lo que corresponde hacer.

Asumir con responsabilidad la nueva realidad de Valledupar: designada como parte de la Red de Ciudades Creativas, sede de los Juegos Bolivarianos de 2021, entre otros merecimientos, es acometer desafíos con éxito para crecer y multiplicar los mejores resultados. Entre otras acciones se requiere:

-La modernización del municipio de Valledupar en lo que tiene que ver con la estructura administrativa, su ejercicio misional, funcional, operacional y de servicios eficientes, eficaces y efectivos a la destinataria natural de su razón de ser, ¡primero la gente! Las fallas estructurales que afectan la gestión institucional, la atrasan e impiden que se atienda dignamente a las personas y la multiplicidad de necesidades, carencias y oprobios que maltratan a gran parte de la población para no decir que a todos.

-Eliminar, de una vez por todas, el ostracismo de la Oficina de Cultura Municipal, ‘arrinconada’ por conveniencia estructural en la Secretaría de Educación pese a la inexistencia de relación sinérgica entre ellas. Sólo el jefe de la Oficina figura en planta, lo demás es contratación temporal, a pesar de las múltiples tareas a cargo, y el papel estelar llamado a cumplir, que por lo mismo no materializa. Transformar la Oficina en Instituto o en Secretaria para lo correspondiente.

-Considerar la administración del Parque de la Leyenda Vallenata “Consuelo Araujonoguera” al nuevo ente cultural, en procura de garantizar su funcionamiento óptimo, y darle continuidad a las fases siguientes hasta terminarlo.

-Reconciliar y unir, cultura y turismo, en equipo creativo y creador, por parte del nuevo Ente y ‘decenicientar’ Turismo, arrimado sin posibilidades de éxito a la Oficina de Planeación Municipal, que también demanda más y mejores “dientes” para el cabal cumplimiento de su razón de ser. 

-Volver, en cuanto se refiere a la institucionalidad, al hermoso y tradicional escudo de Valledupar, y dejar de lado los monicongos que cada nueva administración hace valer como la representación oficial pese a representar deseos, y caprichos personales, con costos y sobrecostospagados con los impuestos recaudados. Además, de un gasto innecesario, molestias causadas y desorientación generalizada, cada cuatro años, ello no contribuye a nada positivo. Que el alcalde Mello Castro y su equipo lo entiendan y lo practiquen, agradará a todos.

-Que mueran los pesares, decía Diomedes Diaz. No más divisiones, menos fronteras camorristas, mayor consenso por el bien de Valledupar. Trabaje con la totalidad de concejales, las coaliciones mayoritarias entraban la gestión, estimulan prácticas indebidas y dan paso al desorden “ordenado”.

El alcalde electo, también es vallenato de los verdaderos, como en el canto memorable del vallenatísimo, abogado y compositor, Alonso Fernández Oñate. Seamos todos así, propios y visitantes, para que Valledupar, sorpresa mundial, afiance su destino.

 

Alberto Muñoz Peñaloza

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

1 Comentarios


Juan Carlos Morales Rosado 04-11-2019 05:17 PM

Buenos días Beto, soy un asiduo lector de tu columna. Desde la distancia(Málaga-España) me hace retroceder el tiempo con mucha nostalgia lo que era el Valle por medio de tus escritos. Un abrazo de tu amigo de siempre.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Evadiendo la justicia

Evadiendo la justicia

En nuestro país últimamente se está volviendo costumbre que grandes figuras públicas que han ostentado una dignidad en el Estado ev...

Y el sapo quiere deslucir al cocuyo

Y el sapo quiere deslucir al cocuyo

La sociedad colombiana puede aguzar los sentidos fácilmente si repara los comportamientos conductuales de sus representantes y dirigen...

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

El poeta cartagenero Juan Carlos Céspedes Acosta llegó a Valledupar en compañía de unos libros, unos versos y algunos contactos c...

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Nací y crecí escuchando la bendita palabra cachaco por todos lados. Asumí, de entrada, que se trataba de los nativos del interior....

Las mujeres se hacen sentir en el vallenato

Las mujeres se hacen sentir en el vallenato

En un país extremadamente machista en el que prolifera la violencia sexual y la violencia de género, en el que la discriminación a...

Lo más leído

La historia del sandwich (o sánduche)

José Mendez | Gastronomía

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

Luis Aguilera, in memoriam

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube