Opinión

La Violencia que no para

Beatriz Ramírez

25/11/2019 - 00:50

 

La Violencia que no para

 

Vale la pena recordar por qué se eligió el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana.

La violencia endémica, persistente y sistemática, continúa arruinando las vidas de mujeres y niñas de todo el mundo. Colombia no es la excepción y los departamentos más violentos contra las mujeres son en primer lugar Antioquia, seguido del Valle del Cauca, Bogotá, Cauca y Atlántico (datos tomados del Instituto Nacional de Medicina Legal).  

Los domingos en la noche es el momento más crítico de la semana para las mujeres que son víctimas de violencia en el país. También en muchas ocasiones las mujeres son atacadas en el lugar donde residen y la razón se debe a patrones y conductas machistas arraigadas en la sociedad. Es por eso que el entorno privado se convierte en el terrorismo contra las mujeres.

El 4 de diciembre de 2018 se cumplieron 10 años que la Ley 1257 entró en vigencia. Esta fue expedida con el objetivo de garantizar a las mujeres una vida libre de actos violentos tanto en el ámbito público como privado. Esta normativa busca que las mujeres tengan acceso a los procedimientos administrativos y judiciales para su protección y atención, y la adopción de políticas públicas necesarias para su realización.  Cómo todos sabemos la mayoría de estas leyes han sido propuestas e impulsadas por organizaciones de mujeres, y su posterior aprobación ha sido posible al apoyo especialmente de mujeres legisladoras y funcionarias del estado.

En estos años de vigencia de la ley, podemos decir que se han realizado muchas campañas de sensibilización y visibilización para la erradicación de las violencias contra las mujeres. Estas son realizadas tanto por el gobierno nacional, ONU Mujeres y organizaciones de mujeres y de la sociedad civil, entre otras. Estas campañas se realizan por todos los medios (hablados, escritos y televisados), y, además, se efectúan plantones y marchas desde las organizaciones de mujeres que han asumido roles importantes no sólo en la discusión y aprobación de leyes especiales sino también asumiendo funciones de acompañamiento y asesoría legal a las mujeres víctimas de violencia. Pero la situación de las mujeres sigue siendo preocupante, 57 mujeres son atacadas cada día. Cada hora 2,3 mujeres son atacadas en promedio en el país. Las mujeres son atacadas en mayor parte con arma de fuego, armas punzantes o asfixia mecánica. Es indignante como diariamente mueren las mujeres y sigue latente la impunidad social y estatal, como si el derecho a una vida de violencia y al acceso a la justicia fueran derechos negados para las mujeres.

Falta compromiso de transformar los imaginarios de género y la sensibilidad de los funcionarios públicos encargados de hacer cumplir la ley. Desde la Fiscalía están empoderando a los fiscales para que hagan entender a los jueces de garantías que la violencia contra las mujeres no es un juego y que deben imponer condenas ejemplarizantes. Debo decir que la justicia se está tomando en serio estos casos y no permitir que los agresores se escuden en falsas justificaciones. Podemos decir que hay un avance porque se dictan sentencias de 40 o 45 años de prisión, y hace 10 o 15 años atrás no superaban los 12 o 15 años de condena.

 “Se hace necesario un nuevo enfoque global de todo el sistema para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas, para prevenir y combatir la violencia contra la mujer e imponer tolerancia cero a cualquier violencia de este tipo, ya que es un flagelo que ha sido aceptado como parte de la vida cotidiana”  esto lo expuso Dubravka Šimonović, Relatora Especial sobre la violencia contra las mujeres de Naciones Unidas, en un informe presentado el pasado mes de julio al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

La plataforma de mecanismos independientes de las Naciones Unidas y de expertos regionales sobre la violencia contra la mujer y los derechos de la mujer, que supervisa la aplicación de los instrumentos internacionales, señala que la violación es uno de los crímenes más poco denunciados, e incluso cuando se denuncia rara vez es enjuiciada. Con ocasión del Día Internacional sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer hacen un llamamiento conjunto a actuar contra la violación y a garantizar que la ausencia de consentimiento sea fundamental para la definición de violación. En los últimos años, a través de campañas como #MeToo, #TimesUp, #Niunamenos, #NotOneMore y otros, las voces de las sobrevivientes de violaciones, tanto en tiempos de guerra como en paz, han puesto el foco en este tema y han alcanzado un repunte que ya no puede ser silenciado o ignorado.

Los Estados deben tomar medidas urgentes, así como las organizaciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil y movimientos por los derechos de las mujeres. Quienes se deben esforzar por prevenir y combatir las diferentes formas de violencia contra las mujeres, creando estrategias para afrontar los estereotipos de género y las actitudes y comportamientos negativos que subyacen y perpetúan las violencias, igual que apoyar a las mujeres que están dispuestas a alzar la voz.

 

Beatriz Ramírez David

Sobre el autor

Beatriz Ramírez

Beatriz Ramírez

Mundo en femenino

Administradora de Empresas, egresada de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia “UNAD”, estudiante de la Maestría en Género, Sociedad y Políticas en Prigepp-flacso. Cuento con habilidades y competencias que me han permitido desarrollarme en las áreas de gestión humana, en los sectores públicos y privados. Con capacidad de liderazgo y trabajo en equipo; con amplia experiencia como facilitadora en temas de Género, empoderamiento de las mujeres, igualdad de derechos e Inclusión Social, manejo de personal y trabajo social con comunidad en alto riesgo de vulnerabilidad.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Diarios de viaje (2): No sé…

Diarios de viaje (2): No sé…

El tan famoso “no sé Ernesto, no sé”, se quedó en pañales al lado del "no sé" colectivo de los panameños, que parecía más...

El fallo de las alucinaciones

El fallo de las alucinaciones

Dejemos la hipocresía a un lado, vamos a debatir con honestidad. Yo, al igual que muchos colombianos, consumo droga. No marihuana, ni ...

Sindicalismo alternativo: nuevos caminos del magisterio en Valledupar

Sindicalismo alternativo: nuevos caminos del magisterio en Valledupar

EL 30 de Mayo del 2012 nació una nueva organización sindical de maestros en Valledupar, su trabajo durante 4 años se resume en un ...

50 años del departamento del Cesar (I)

50 años del departamento del Cesar (I)

  Abordar el cincuentenario del departamento del Cesar desde lo cultural es un reto casi que insalvable, ya que hay que mirar el de...

Con hambre en la tierra y buscando piedras en Plutón

Con hambre en la tierra y buscando piedras en Plutón

No se puede dejar de reconocer que el hombre siempre tiene puesta su mirada en el más allá, y no es de ahora. Gracias a la tecnolog...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

“Menos mal que los rifles no pueden matar las palabras”

John Harold Giraldo Herrera | Ocio y sociedad

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Temas Vallenatos de diciembre

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube