Opinión

¡No se muere! ¡No se muere!

Diógenes Armando Pino Ávila

20/12/2019 - 05:10

 

¡No se muere! ¡No se muere!

 

En estos últimos días se ha suscitado en Tamalameque una controversia de tipo cultural, ligada a un aditamento político, el eco que se ha despertado ha salido de la parroquia y ha resonado en diferentes medios de comunicación regional, dándole una connotación inusitada a la cultura ribereña, o “riana” como la llamamos los nativos de la Depresión Momposina. Se trata del Festival Nacional de la Tambora y la Guacherna que se realiza en Tamalameque en el mes de diciembre.

Esta controversia me ha traído reminiscencia de mis mocedades, cuando por allá, a mediados de los 70, tocado por la corriente cultural de búsqueda de las raíces, del anclaje con el terruño, inicié la búsqueda del legado de nuestros mayores, tratando de encontrar, quiénes éramos y de dónde veníamos, es decir, buscaba mis raíces y un sentido de pertenencia que me diera luz sobre el por qué me sentía tamalamequero, saber la razón de añorar con tanta intensidad mi pueblo cuando estaba fuera de él; indagar por qué cuando dos o más paisanos nos encontrábamos fuera de nuestro terruño cambiábamos notoriamente nuestro modo de hablar y a nuestra expresión le dábamos un dejo, un cantadito que normalmente no teníamos, el por qué cuando nos encontrábamos utilizábamos palabras como “querei”, “vai”, “coroto”, “guimbia”, entre otras.

En esa búsqueda incesante de joven rebelde, con inquietudes intelectuales diferentes al común de mi pueblo, me encontré con la Tambora. Existían dos grupos de ancianos que la tocaban y bailaban y quedé deslumbrado con la magia que irradiaban, con la alegría y el retorno a un pasado lejano que fundía en un abrazo a esos ancianos con sus ancestros de otras épocas. Me sentí atraído por dicho aire e inicié un proceso de observación etnográfica, con el empirismo de quien es sólo un aficionado de la sociología. Esta observación me indujo a utilizar mi hábito de aprendiz de escribidor, y comencé a tomar notas de todo lo que observaba en los convites y noches de Guachernas que realizaban estos ancianos. Busqué la manera de ser aceptado por ellos, me hice su amigo y compartía con ellos en su jolgorio como un observador autorizado por el grupo. Dos años después busqué apoyo en otros jóvenes y nos dispusimos a realizar lo que se conoce como El Primer Festival de la Tambora en Tamalameque.

Hoy cuarenta y un años después de su primera realización, se abre tamaña controversia entre un grupo de jóvenes inquietos y llenos de la tenaz rebeldía propia de los años mozo y la administración municipal. A finales de noviembre y principios de diciembre se anunciaba la realización de la versión XXVII del Festival Nacional de la Tambora y la Guacherna, pero una semana después se anuncia la cancelación de la misma por falta de presupuesto y apoyo departamental y nacional. Ahí fue Troya, se calentaron las redes sociales y en Facebook, WhatsApp, Twitter e Instagram comenzó un acalorado debate sobre la inconveniencia de no hacer dicho festival y las razones de falta de recursos por parte de quienes defendían a la administración municipal.

Los jóvenes se ponen manos a la obra e inician una campaña de promoción para recolectar recursos para hacer en forma independiente un encuentro de Tamboras, donde en una noche se presenten los mejores exponentes de éste aire musical representativo de nuestra cultura, consiguen los recursos y anuncian la realización de su evento para el día 21 de diciembre. La Administración Municipal raspando la olla presupuestal de un municipio recién sometido a Lay 550 y con un alcalde ad portas de terminar su periodo constitucional, anuncia el día lunes 16 de diciembre que, si realizará la versión XVII del Festival para los días 26, 27 y 28 de diciembre.

La controversia me ha llenado de esperanza, la rebelde defensa de nuestra cultura realizada por los jóvenes me satisface, pues me da a entender que nuestro trabajo cultural no ha sido en vano, que sembramos la semilla cultural en nuestro pueblo y que hay un gran sector de población que se ha apropiado del sentido de pertenencia y arraigo por nuestros valores y cultura, que hay un grupo de jóvenes que respetan y hacen respetar lo nuestro. De otro lado encuentro que hay un alcalde que enmienda su actitud y encuentra la manera de hacer florecer nuestra insignia cultural dándole continuidad al festival.

En conclusión, de esta disputa cultural, salió ganando nuestro pueblo, nuestra cultura y en vez de solo el Festival, tendremos un pre festival el 21 y un Festival Nacional de la Tambora y la Guacherna los días 26, 27 y 28 de diciembre, y, como dice el canto de Elgin Oviedo (El Turco): “No se muere/ no se muere/ no se muere la tambora”

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El niño consentido de la Cultura en Valledupar

El niño consentido de la Cultura en Valledupar

El análisis de una sociedad desde un punto de vista comunicativo, se facilita cuando se logra ejemplificar con un hecho eso que se tie...

Editorial: La Semana Santa y el futuro del Cesar

Editorial: La Semana Santa y el futuro del Cesar

Se ha hablado mucho en los últimos días de la importancia y versatilidad de las fiestas de Semana Santa en el departamento del Cesar,...

Se perdió la capacidad de asombro

Se perdió la capacidad de asombro

  “El problema de esta sociedad es que la gente inteligente tiene muchas dudas, mientras que la gente estúpida cree tener la cer...

Oiga, ¿Y si conciliamos?

Oiga, ¿Y si conciliamos?

“Más vale un mal arreglo que un buen pleito”. Reflexión. El acertijo expuesto es, ¿Que se necesita para encender una vela? la ...

La Ópera del mondongo

La Ópera del mondongo

En aquellos tiempos, cuando ir a Bogotá era una hazaña, don Francis, vallenato rancio, con ínfulas remotas, perorataba hasta bien ...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados