Opinión

Año nuevo

Daniel G. Ballesteros

06/01/2020 - 05:05

 

Año nuevo

 

Ya llegó el primero de enero, te preparas para nuevos cambios en tu vida. Propondrás, ¡no!, afirmarás, porque este año va ser de decisiones. Decisiones firmes.

1. Dejarás de hablarle a Susi. No la buscarás más. Ya llevas años esperando a que deje definitivamente a su marido. Que cambie de pareja. Con él tienen hijos, crecieron juntos, los padres son de la misma estirpe. No te creas que ya no tiran, y tú: ¿Quién eres? ¿El acompañante del club, el profesor de tenis? No has madurado mucho. Pese a ser mayor que ella, no eres lo suficientemente fuerte para darle estabilidad y seguridad. Esto no es sólo en la cama. Recuerda, le gusta que seas un macho proveedor. No le hables más.

2. Siguiendo con tu costumbre de aspirar a imposibles, te dejarás seducir por Rome, Romelia, para que me entiendas. Tu joven amiga periodista. Ella palpita cuando te ve, siempre se refiere a ti cuando te habla como Señor, entretanto te mira sumisa. Tú me lo has dicho, no hay nada que más te suba la vanidad de hombre, a la de ser llamado Señor. Recuerda, ella, de vez en cuando, te lo deja saber: tú le gustas. Y también sufre como tú, por estar tras de ti: alguien comprometido. Le dirás, sí. Rome dejará a los otros chicos, sus amantes de despecho. Sí, le asegurarás, ¡Sí! Entonces, formarás una familia con hijos, mascotas, propiedades y amantes.

3. No volverás a auto-recetarte. Usarás sólo prescripciones provenientes del médico. En otras palabras, dejarás cualquier sustancia no vendida en la farmacia. Abandonarás el alcohol, si bien es de la única manera en que te conviertes en un ser social. El cigarrillo por tu incontrolable tos. Y es falso, no te ves tan atractivo como lo crees. Dejarás también las demás sustancias, las iluminadoras de tus estados etílicos. Pregúntale al doctor por una fórmula para dejar esa dieta. Qué todo lo que ingieras provenga de un laboratorio confiable, que tus medicamentos estén auspiciados por el seguro. ¿Acaso no eres parte de un sistema con grandes impuestos? Recuerda, eres un consumidor al que se le debe proteger la vida. Porque sin consumo no hay sociedad.

4. Trabajarás arduamente desde el primer día del año hasta el último. No descansarás, serás llamado trabajo- adicto. Te alejarás de los amigos y de los familiares.

No perderás tu tiempo ni dinero. No atenderás querellas por inconvenientes de propiedades, rencillas por acciones de la bolsa o cuentas del banco, y muy de seguro por una herencia. No escucharás a ningún miembro de familia lamentarse por un lío de amor. Ni por infidelidad ni por problemas de convivencia o por algún sobrino que no le esté yendo bien en el colegio o en la universidad.

5. Te dedicarás a contemplar tus ahorros y a gozar de tu buena salud. Tu fortuna lentamente irá engrosando y te garantizará una vejez sin problemas. Serás un triunfador, el fracaso quedará atrás. Tendrás familia, irás a la iglesia y te llamarán Don. La sociedad te alabará y la banca luchará por darte crédito.

6. El gimnasio te esperará con los brazos abiertos. Cuidarás de tu salud. Renunciarás a las carnes rojas, el cerdo ni el jamón lo tocarás. Tomarás bastante agua, comerás ensaladas con aceite de olivas y vinagre. El pescado será tu principal alimento. Los jugos sin azúcar para evitar la diabetes y el vino tinto con moderación para controlar los altos niveles de colesterol.

7. Acuérdate, saldrás con Rome, le prometiste hacerlo. Renunciarás a ser un solitario. Ella entenderá tus ratos de aislamiento. No lo olvides, estarás casado, fútil y tributante, lo contrario del poeta portugués de Lisboa revistada. Aunque no desees oír a tus amigos y familiares, ten presente que por el hecho de estar con Rome, dejarás de ser anodino.

8. Comprarás el apartamento deseado en los cerros para poder apreciar a Bogotá a tus anchas. Eso sí, no se lo digas a Susi, no te dejará en paz. Tendrá en tu casa un segundo nido. A Rome, dile: “es de un familiar, vive fuera del país y lo estoy cuidando”. Si le comentas que es tuyo seguramente se mudará contigo. Es verdad, eso es parte de los planes, quieres vivir con ella para que Susi te deje en paz. Entonces, acéptala. Además, es la única forma de que puedas conseguir vivir en las montañas.

9. Ten fe, se avecinan tiempos de prosperidad. Tu jefe te escuchará, tendrás el valor de enfrentarlo. Le lisonjearás un ascenso, le expondrás que vas a hacer una especialización, te dará con felicidad permiso para hacerla. Ya no harás más los aburridos informes del comité Olímpico de deportes. Viajarás como delegado a los eventos nacionales e internacionales. Discutirán, pero después te dará la razón y será flexible. Te convertirás en su mano derecha y lo ayudarás en las reuniones. Te aumentarán el sueldo.

10. Si te pregunto en junio, con seguridad responderás haber cumplido tus metas a cabalidad o la mayoría, por lo menos. Pero, en verdad, estarás anhelando a que Susi deje a su esposo, como Florentino Ariza aguardó la vida entera por Fermina Daza, su gran amor, a que enviudara. Son personajes de ficción y son otros tiempos, Esteban, ya nadie espera por amor. Cumplirás cuarenta, tu joroba se pronunciará más y los pelos blancos se verán. Jamás aceptarás a Rome, nunca adquirirás un apartamento en los cerros, le dirás mentiras, te le perderás. Le señalarás, siendo falso, tu convivencia con Susi. Continuarás bebiendo en exceso y nunca irás al médico. Tu tos se convertirá en crónica. Seguirás con tus amigos amaneciendo. Por eso quieres estar solo hoy, porque estos días no celebras. Lo haces de continuo durante el año. No saldrás nunca a correr ni te matricularás en el gimnasio. Y comerás sin medirte en la resaca. No harás una especialización ni pedirás aumento. Trabajarás con desgano con la única intención de pagar las cuentas. Por el contrario, tu jefe tratará de despedirte. Sólo esperarás por Susi, quien ya vive en otro país.

¡Bienvenido el año nuevo!

 

Daniel G. Ballesteros

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tuto Uhía, entre el diezmo y la antigua parranda

Tuto Uhía, entre el diezmo y la antigua parranda

Continuando con las entrevistas a candidatos a corporaciones vallenatas, hoy nos encontramos con el joven abogado y cuasi-pastor ecle...

El libro que genera polémica sobre el Vallenato

El libro que genera polémica sobre el Vallenato

“En cofre de plata. Música corralera. De la plaza de Majagual a la Modernidad”, no es mi mejor libro, y para mí representa aquell...

El negocio criminal de las EPS

El negocio criminal de las EPS

Por estos días la prensa colombiana ha dedicado varios titulares, informando sobre el caso de Camila Abuabara, una joven de 25 años...

Entretenimientos radiales de antaño

Entretenimientos radiales de antaño

Si hay algo que identifica plenamente al mundo contemporáneo es el gran desarrollo tecnológico que ha llevado inexorablemente al homb...

Editorial: El recuerdo de Leandro Díaz

Editorial: El recuerdo de Leandro Díaz

Juglar de una creatividad incomparable, Leandro Díaz nos dejó el pasado sábado 22 de junio con un sentimiento de congoja y miles de ...

Lo más leído

La fiesta de Halloween y su significado

Redacción | Ocio y sociedad

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Coco Chanel: modista y espía

Juan Carlos Boveri | Moda

Tras los pasos del maestro Manuel Zapata Olivella

Andrés Elías Flórez Brum | Literatura

Ahí vas Paloma o el clásico vallenato por antonomasia

Orlando Molina Estrada | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados