Opinión

El acordeón recobra su liderazgo

Jorge Nain Ruiz

24/01/2020 - 05:05

 

El acordeón recobra su liderazgo

 

Después de unas merecidas vacaciones, regresamos con todos los bríos y la energía necesaria para conversar sobre la riqueza más grande que tenemos los vallenatos: nuestra música folclórica.

El folclor vallenato ha pasado por diversas facetas, temporadas y olas, es así como recordamos el surgir de los juglares o músicos completos, época en la cual el acordeonero fungía como líder y protagonista único, en ocasiones sólo con su acordeón al pecho, y en otras, se hacía acompañar de un cajero y un guacharaquero. Sin duda alguna, entre los más mencionados y reconocidos de esa era tenemos a: José León Carrillo, Juan Muñoz, Francisco Moscote, Eusebio Ayala, Francisco ‘Pacho’ Rada, Sebastián Guerra y ‘Chico’ Bolaños, por solo mencionar algunos.

Estos primeros juglares interpretaban el vallenato incipiente, ese al que aún ni se le había bautizado, y lo hacían sin mayores pretensiones, ni mucho menos, ambiciones de que se convirtiera en un género musical. Hablamos de las postrimerías del siglo XIX y los albores del siglo XX; después vendrían otros músicos, también empíricos, pero ya con mayores destrezas, como Abel Antonio Villa, Luis Enrique Martínez, Alejandro Durán, Emiliano Zuleta Baquero, Lorenzo Morales, ‘Juancho’ Polo Valencia, y posteriormente, la época dorada de esta música con acordeoneros como Calixto Ochoa Campo, Nicolás ‘Colacho’ Mendoza, Alfredo Gutiérrez y Miguel López, también sólo a título enunciativo, ya en la segunda mitad del siglo pasado.

La principal característica de estos juglares en sus inicios era que ellos lideraban la agrupación o conjunto de músicos, y también llevaban la vocería, mientras que los demás integrantes eran acompañantes y nada más.

Hubo una época corta en la que se trató de implementar el conjunto vallenato de forma parecida a las orquestas, en las que el liderazgo se diluía y los músicos se veían en un plano de igualdad, luego llegó la era del liderazgo compartido entre cantante y acordeonero, y posteriormente, el vocalista le tomó ventaja al músico completo y asumió la batuta.

Desde la década anterior se viene levantando un movimiento, de buenas proporciones, que hace pensar en un resurgir del liderazgo de los acordeoneros, y es así como algunos siguen el camino de Israel Romero, Omar Geles y Juan Mario De la Espriella, quienes son líderes naturales y jalonan esta nueva ola que ya integran ‘El Morre’ Romero y Gregorio ‘Goyo’ Oviedo, entre otros.

Hay que reconocer que el proyecto de Silvestre Dangond, denominado ‘Entre Grandes’, le hace un aporte importante a esta nueva etapa en la que los acordeoneros quieren retomar el liderazgo. Es muy plausible que este gran artista les muestre a los amantes de este género cuáles son los mejores ejecutantes del acordeón en Colombia; así es como ahora podemos deleitarnos en vivo con la nota de Emilianito Zuleta, Julián Rojas, Iván Zuleta, Beto Villa, Franco Arguelles, Álvaro López, Gonzalo ‘El Cocha’ Molina, Omar Geles y Víctor Reyes.

Colofón: En esta nueva ola de juglares modernos se viene mostrando la figura de un joven vallenato que tiene impresionados a propios y extraños con su acordeón, su voz y su estilo. Se trata de Santiago Rafael Fontalvo Vásquez, más conocido como Santos Rafael, quien está dando de qué hablar al seguir el camino musical de Alfredo, Calixto y Aníbal.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Carta abierta a un gobierno despiadado

Carta abierta a un gobierno despiadado

Señor Presidente, Bañada en lágrimas y con el alma destrozada he leído la carta cruel, con sabor burocrático e indolente que, con...

Editorial: Ya vuelvo, decía el cuadro

Editorial: Ya vuelvo, decía el cuadro

La muerte de Germán Piedrahita nos ha dejado a todos tristes y aturdidos. Huérfanos de un artista y gestor entregado. Lo que no quer...

La estrategia del culebrero

La estrategia del culebrero

Álvaro Uribe Vélez repite con ahínco que los acuerdos de La Habana tienen impunidad. Quizás con el propósito de fascinar más r...

Una mala salud

Una mala salud

En el colofón de mi columna anterior, me referí a las desafortunadas, groseras e infames expresiones de la columnista Salud Hernánde...

El banquete del 75 aniversario del Instpecam

El banquete del 75 aniversario del Instpecam

La palabra banquete proviene del italiano bancheto (banco pequeño) donde la gente se sentaba alrededor de la mesa para consumir los al...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube