Opinión

De Cuba y de pandemia

Diógenes Armando Pino Ávila

31/07/2020 - 05:05

 

De Cuba y de pandemia
Médicos cubanos recibidos en Italia / Foto: Reuters

Desde que Daniel Quintero, alcalde de Medellín, hizo pública su intención de pedirle a Cuba el envío de una brigada médica, para ponerle contención al creciente avance del COVID-19, se incendiaron las redes, primero fue “El Innombrable” quien puso el grito en el cielo por la osada intención del mandatario antioqueño, de ahí en adelante se prendió Troya, le siguieron en sus trinos (léase gruñidos), todos sus correligionarios. Me puse a buscar cómo andaba Cuba y por qué era solicitada su ayuda en todo el mundo, incluyendo países tecnológica y económicamente avanzados, me encontré que su fama no era regalada, sino que, es producto de su empeño y dedicación por cuidar a su pueblo, porque Cuba, a diferencia de Colombia, tiene el siguiente palmarés.

“La isla, de poco más de 11 millones de habitantes, cuenta con más de 95.000 médicos, 9 por cada 1.000 habitantes, y más de 85.000 enfermeros, precisó el más reciente Anuario Estadístico a inicios de 2019. A más de 492.000 profesionales asciende la cifra que incluye a todo el personal sanitario (con estomatólogos y técnicos de la salud)”. Es decir, es un sistema fuerte y robusto, mientras, el nuestro es deschavetado y desnutrido: “hay cerca de 1,5 médicos por cada 1.000 habitantes, el dato baja al revisar el número de especialistas, pues hasta 2018, el Ministerio de Educación reveló que había 19.382 especialistas, es decir, 26,5% del total de médicos en el país.”

“Hasta marzo de este año, la Unidad Central de Cooperación Médica (UCCM) cubana contaba 28.729 colaboradores en 59 países. Entre ellos, las agencias estatales ACN, PL y la plataforma Dominio Cuba identifican a: Angola, Arabia Saudita, Argelia, Bahréin, Burkina Faso, Cabo Verde, Catar, Chad, Congo, China, Dominica, Eritrea, Esuatini (Suazilandia), Etiopía, Gambia, Ghana, Granada, Guatemala, Guinea Conakry, Guinea Ecuatorial, Guyana, Jamaica, Kenia, Kuwait, Mauritania, Mongolia, Mozambique, Nicaragua, Níger, República Dominicana, Sudáfrica, Tanzania, Timor Leste, Trinidad y Tobago, Turquía, Uruguay, Venezuela, Vietnam y Zimbabue”. Ahora, con la pandemia del Covid-19, Cuba ha enviado 15 brigadas médicas para colaborar con países como: Italia, el Principado de Andorra, Jamaica, Barbados, Venezuela, Nicaragua, Antigua Barbuda, Belice, Granada, Dominica, Haití, San Vicente de las Granadinas, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, Surinam. Conste que estoy tomando datos de marzo, ya a final de julio el número de brigadas será mayor.

Toda esta información me lleva a preguntar: ¿Por qué, estos tipos, satanizan la propuesta del burgomaestre paisa? ¿Qué ocultas intenciones hay detrás del alboroto? ¿Es sólo tirria a todo lo que huela a socialismo? ¿Es la urticaria que le levanta el llamado por ellos como «castro chavismo»? ¿Es la cortina de humo para ocultar el fracaso de la Ley 100? ¿Es la defensa de sus intereses económicos en las EPS, negocios montados y manejados por ellos desde su creación? ¿No le interesa la vida de las clases populares y los condenan irremediablemente al contagio y a la muerte?

Si Duque satura la TV con una programación diaria donde dice tanta perorata vacua y nada de sustento que muestre que se ha sido efectivo en contra de la pandemia, si en todos los medios, las asociaciones médicas, científicas y personas del común aconsejan el uso del tapabocas, no entiendo por qué el gobierno no ha planteado la obligatoriedad de su uso en los lugares públicos. ¿Será que saben que de hacerlo tiene el Estado colombiano que subsidiarlo o regalarlo? ¿Por qué no lo subsidian o regalan?

Seguro saldrán los sacamicas del Ubérrimo a decir que cada uno lo compre, pues sí, algunos podrán compararlos, pero los que ganan salario mínimo tendrán la disposición económica de cargarle al presupuesto familiar sesenta mil pesos por cada miembro de su familia, ya que un tapabocas quirúrgico vale dos mil. Si sacamos el valor del mes para una familia de cuatro miembros, serían doscientos cuarenta mil pesos, ¿tendrá el que gana el mínimo esa posibilidad de comprar tapabocas, pagar arriendo, dar de comer a su familia y pagar transporte con lo que queda? NI qué pensar de los trabajadores informales.

Volviendo al pedido del alcalde de Medellín, creo que hizo bien, que piensa bien y que eso lo distingue como un alcalde preocupado por su pueblo, un mandatario con los pies en la tierra en un país da astronautas. Pienso que los que se rasgan las vestiduras y sus seguidores, no les interesa la salud del pueblo o desconocen el desastre de nuestro sistema de salud, con médicos que le deben tres y cuatro meses de sueldo. Por pereza o por ignorancia, no leen, no investigan las fortalezas del sistema de salud cubano y a lo mejor, como dice mi señora: “Orgullo con hambre y dignidad en chancleta”.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

1 Comentarios


Carlos Armando Ospina Ramirez 31-07-2020 08:51 PM

Este alcalde en el dia sin iva ordeno a los paisas a ir de compras y los contamino . Les dijo "HAGAN PATRIA" salgan a comprar y ahora el alcade hace patria escondiendose..

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Quién descubrió a quién?

¿Quién descubrió a quién?

  En los anales de la historia encontramos la información sobre lo que algunos historiadores han llamado el “descubrimiento de A...

Cuando el fanatismo religioso toca a nuestras puertas

Cuando el fanatismo religioso toca a nuestras puertas

Otra vez la locura, disfrazada de fanatismo religioso, toca a nuestras puertas. Tratan por todos los medios de ahogarnos en el terror...

El congreso: entre disputas partidistas y su deber de legislar

El congreso: entre disputas partidistas y su deber de legislar

Mientras el país se maravilla y concentra su atención en el éxito, la gesta y los logros de un colombiano ejemplar que con su fútbo...

El Festival como política pública

El Festival como política pública

La eterna discusión sobre si es mejor un festival organizado por la empresa privada o particulares, léase organización sin ánimo de...

La picaresca política colombiana

La picaresca política colombiana

En la semana que pasó, la política colombiana estuvo movida por cuatro hechos relevantes, que a mi juicio, marcan el final de esta pr...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Oye lo que dice Alejo con su nota apesarada

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados