Opinión

Fanáticos invidentes

Carlos Miguel de Armas López

20/08/2020 - 04:25

 

Fanáticos invidentes
Manifestación de seguidores de Álvaro Uribe tras su orden de detención / Foto: El Tiempo

 “Por fin se hizo justicia”, “La izquierda domina el país”, “La credibilidad jurídica del país se perdió”, “Nos jodieron los mamertos”. Éstas son algunas de las frases más famosas en estos días.

Cayó el telón en el teatro

Álvaro Uribe Vélez, “El Gran Colombiano”, denominado así por sus fieles seguidores, quienes no dan espera para defenderlo ante quien sea y apoyar sus decisiones políticas en el país, aun así, sin tener mayor conocimiento sobre ellas. Uribe Vélez, la cara más visible y más representativa de la extrema derecha en el país, hoy se encuentra en jaque esperando el mate.

Inconformismo y profundo desagrado han demostrado los simpatizantes de una fuerza política, la cual está representada por una de las personas más influyentes en el ámbito sociopolítico que ha tenido Colombia en las últimas dos décadas, luego de que se conociera la medida privativa de la libertad que le impuso la Honorable Corte Suprema de Justicia en un proceso que se le adelantaba en su contra. Dichos simpatizantes se han sentido ofendidos y han manifestado su apoyo moral a su líder, mientras los opositores celebran y alardean que es apenas el inicio de un precoz final.

Una decisión fuertemente respaldada con elementos materiales probatorios y tomada unánimemente, es la que hoy le causa acidez a más de un compatriota. Estamos hablando de un hito para la historia de este país. Nunca antes la administración de justicia había privado de su libertad a un líder de tan magna envergadura. Y como era de esperarse, dicha decisión desencadeno un sin número de discrepancias en la sociedad colombiana.

La polarización política a la que hoy estamos sometidos como colombianos (Izquierda vs Derecha) da como resultado comportamientos que denigran nuestra sociedad, una cosa son las preferencias que cada uno puede tener y debatir sanamente con alguien que tenga una preferencia contraria. Pero otra cosa muy distinta es seguir con tan grande anhelo y fuerza pasional, a una persona a costa de lo que fuere necesario y tratar de imponer su preferencia sobre la de los demás.

Un trago amargo al Uribismo

No tardaron en sacar las uñas y reprochar la medida que le fue impuesta al expresidente, es tanto su desconcierto que terminaron igualándose a sus más grandes opositores, haciendo marchas, protestas, recolectas de dinero y me imagino que el sartén lo guardaban en el baúl de sus carros “Esperando jugada”.

Las decisiones de la administración de justicia que se emitan a favor o en contra de una persona, no son para alegrarse ni mucho menos para festejar, son para respetarse y debidamente acatarse.  No es permisible que se levanten en protestas en contra de la CSJ por una decisión debidamente tomada, entendiendo que ella representa la máxima autoridad judicial. Las herramientas idóneas y necesarias para manifestar las inquietudes o desacuerdos con las providencias, fallos o decisiones judiciales están dadas, estableciendo el camino correcto para así evitar comportamientos erróneos.

Sin duda alguna, esta situación se volvió polémica, muchos en contra y muchos a favor, los medios de comunicación incendian la ciega pasión de los fanáticos políticos, la democracia sufre y el pagano resulta siendo el pueblo colombiano.

Considero que el Uribismo no ha tomado las mejores decisiones y no ha afrontado de la mejor manera esta situación, actuaron de manera desmedida hasta llegar al punto de contrariarse, comportándose de la misma manera que sus contrincantes. Para nadie es un secreto que Álvaro Uribe es quien lleva la bandera de la derecha en el país y consecuente a esto el opositor a muerte de la izquierda “Castro-Chavista”, la cual hoy se siente en victoria tras lograr desarmar a su más fuerte rival.

Hay que aclarar que la medida de privación de la libertad que le fue impuesta al expresidente Álvaro Uribe Vélez no es una decisión que define su situación jurídica como lo piensan muchos, el proceso sigue su curso, y es necesario velar para que se le brinden todas las garantías procesales a las cuales tenemos derecho todos como ciudadanos. Sólo me queda decir dos cosas: a los fanáticos que despierten y se quiten el antifaz que ya amaneció, y al expresidente Álvaro Uribe le deseo lo mejor y que ojalá se libre del peso de la ley.

 

Carlos de Armas López

Sobre el autor

Carlos Miguel de Armas López

Carlos Miguel de Armas López

Actualidad y opinión

Carlos Miguel de Armas Lopez. Estudiante de Derecho en la Fundación Universitaria del Area Andina, amante de la buena música, el café y un buen libro. “Soy Vallenato de verdad, tengo las patas bien pintá“.

@CarlosMDeArmas

3 Comentarios


Nidia 20-08-2020 08:13 AM

Todos los colombianos somos víctimas de la violencia , el abuso de autoridad, la corrupción, y el desdén de los gobernantes que solo piensan en sus bolsillos; entonces no entiendo cómo los uribistas rasgan sus vestidos y apasionadamente defienden a un hombre que como todos los que hasta ahora han estado en posición de poder y autoridad, ha abusado de ello y se ha ensañado contra el pueblo, que ha hecho cosas buenas por el pueblo, es verdad! Pero eso no quita la culpa por sus malas decisiones y sus malos actos,; comparto la opinión del escritor y lo felicito por atreverse a hablar de un tema tan escabroso.

Sara López 20-08-2020 09:07 AM

Excelente artículo

Carlos duran 20-08-2020 12:27 PM

Ni se podría decir de mejor forma el panorama político y ético que hoy enfrenta Álvaro Uribe y su grupo de seguidores

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Festivales Vallenatos que no pagan premios

Festivales Vallenatos que no pagan premios

  En el trabajo de investigación adelantado por el Ministerio de Cultura que dio como resultado el Plan Especial de Salvaguardia p...

El homenaje que le faltaba a Jorge Oñate

El homenaje que le faltaba a Jorge Oñate

  En el mes de junio de 2017 escribí una columna que titulé ‘El año de Jorge Oñate’, y allí me atreví a realizar la siguien...

Editorial: un homenaje a 463 años de historia

Editorial: un homenaje a 463 años de historia

Cada año, el 6 de enero, Valledupar celebra su fiesta. Una fiesta que va ligada a su fundación y al desarrollo de una identidad únic...

Editorial: La formación de un movimiento sinfónico

Editorial: La formación de un movimiento sinfónico

  Pese a las dificultades y la aridez del terreno, el sueño de un movimiento sinfónico en el departamento del Cesar puede convert...

Licencia para pedir

Licencia para pedir

  Nuca se supo cómo lo hacía, pero Eusebio pedía, ataviado con su jean pantera negra y el ‘amansaloco’ rosadino, durante las h...

Lo más leído

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Así nacieron las corralejas

Aura Angélica Hernández | Patrimonio

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados