Opinión

Hora de jalarnos las orejas

Leonardy Pérez Aguilar

24/09/2020 - 05:15

 

Hora de jalarnos las orejas
El presidente Iván Duque vestido de policía tras las polémicas abiertas sobre la violencia policial / Foto: Semana

 

Pensé hasta último momento que la foto del señor presidente de la República, vestido de policía era una broma de mal gusto, promovida falsamente por los cibernautas expertos en “fake news”.

Conservé la esperanza, en mi condición de desinformado que esa foto no fuera cierta, pero me equivoqué: la foto es una realidad. Significa esto que es la posición oficial del ejecutivo frente a una institución que está siendo seriamente cuestionada por los últimos acontecimientos, donde han quedado claramente evidenciados los abusos de autoridad y las extralimitaciones de las funciones constitucionales del cuerpo policivo, ante la opinión nacional e internacional. Y es que no son solamente los hechos acaecidos en la ciudad de Bogotá -dolorosos, reprochables y condenables, desde todo punto de vista- donde murieron en los últimos días 13 jóvenes por lesiones de arma de fuego, más un sinnúmero de heridos, con todo tipo de elementos mortales. Jóvenes que, en su mayoría, participaban en las marchas y protestas, motivadas bajo la indignación ciudadana, producto de la muerte violenta y documentada del ciudadano Javier Ordoñez, a manos de unos uniformados. Sino que, además, se reportaron videos de todo el territorio nacional en los que predomina la violencia y la crueldad de los funcionarios contra los ciudadanos, especialmente contra los vendedores ambulantes.

Expongo mi sorpresa ante la actitud del señor presidente, no porque él no pueda uniformarse como policía –al fin y al cabo, es el comandante en jefe de la fuerza pública colombiana– sino porque sobre sus hombros recae todas las responsabilidades jurídicas y políticas, por los actos en servicio activo de sus subalternos –si es cierto que funcionan bajo una cadena de mando–. De no ser así significa que cada oficial o miembro de la institución puede actuar bajo sus propias motivaciones. ¡Gravísimo para un país que se ufana de vivir en democracia!

Considero que la gravedad de los hechos debería ser aprovechada para revisar, reflexionar y transformar una institución necesaria para la estabilidad social de la república. No se puede seguir trivializando un día más sobre este asunto. Poniendo la discusión erróneamente entre si hay policías buenos y malos, como si fuera así de simple (como en todas las profesiones, dicen algunos para soslayar los hechos). Se trata nada más y nada menos de los funcionarios que tienen el monopolio de las armas del Estado y el deber constitucional de garantizar la vida, honra y bienes de los colombianos.

Escuchar al general Hoover Penilla deja serias preocupaciones sobre su conciencia de sus deberes constitucionales, sobre el respeto a los derechos humanos y las libertades en nuestro país, especialmente bajo esta innegable crisis de credibilidad de la institución que está bajo su mando. ¿Si no es ésta la oportunidad para la reingieneria de la policía nacional y de cada uno de sus miembros, para que logre estándares de seguridad y confianza para los colombianos, que permita el apoyo popular e institucional, que garantice la legitimidad de las operaciones y nos proporcione el orden, la paz y la convivencia para todos y todas las colombianas, si no es este el momento, cuál otro sería para reaccionar y tomar las medidas pertinentes? ¿Qué más debe suceder para jalarnos las orejas?

 

Leonardy Pérez Aguilar

Sobre el autor

Leonardy Pérez Aguilar

Leonardy Pérez Aguilar

El sembrador de poesía

Leonardy Pérez Aguilar. Padre de cinco hijos y dos nietos, oriundo de la Jagua de Ibírico (César, Colombia). Activista cultural, defensor y promotor de los DDHH. Amante de la vida, la naturaleza, y de cada cosa que el creador nos ha delegado para amar y cuida. Frustrado bailarín y cantante, apasionado de las artes y la poesía, y sobre todo: un ferviente soberbio contra la injusticia e indeclinable soñador. 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La niñez del siglo pasado (en mi pueblo)

La niñez del siglo pasado (en mi pueblo)

Nostalgia siento al momento de evocar los juegos y diversiones de nuestra infancia tamalamequera, y al igual que en el resto de temas s...

El agente naranja

El agente naranja

A la hora del alba en el último segundo naranja allí, donde el sol copula con la luna, el aire se fracturó el naranja del hori...

¿Acertado homenaje?

¿Acertado homenaje?

  Con un comunicado que no es muy claro en sus implicaciones, la junta directiva de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallen...

Petro y Medusa

Petro y Medusa

Ahora que Petro ha vuelto a la Alcaldía Mayor de Bogotá, se me antoja mirar ese caso con el deleite con que leo la mitología griega,...

Juan Flavio Díaz González

Juan Flavio Díaz González

“Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío que no los puede llenar, la llegada de otro amigo”. Tuve la fortuna de ser alumno ...

Lo más leído

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El retrato inolvidable de Colacho Mendoza

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Un amigo, una luz

Yesinia Gamez Mendoza | Bienestar

La crónica en el Caribe colombiano

Lina Vega-Estarita y Marta-Milena Barrios | Periodismo

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados