Opinión

El balance del festival vallenato 2020

Jorge Nain Ruiz

09/10/2020 - 05:40

 

El balance del festival vallenato 2020
Por primera vez en su historia, los concursos del Festival Vallenato fueron semi-presenciales / Foto: FFLV

Ya es costumbre en este espacio compartir con ustedes un balance al terminarse cada edición del Festival de la Leyenda Vallenata, y este año anormal no puede ser la excepción, especialmente porque se efectuó un experimento único, obligado por las medidas gubernamentales de distanciamiento social, al que se le llamó festival virtual.

Debo decir de entrada, y para que no quede la más mínima duda, que el Festival de la Leyenda Vallenata versión 2020 fue un éxito total y rebasó todas las expectativas que teníamos quienes amamos este folclor.

He venido diciendo en esta columna y lo sostengo hoy, que éste fue un festival semipresencial y no virtual, ya que una parte de la competencia se hizo mediante videos remitidos por los participantes y la otra de manera presencial, incluida la asistencia del jurado.

Me di a la tarea de reclutar a algunos conocedores y estudiosos de nuestra música y los invité a una retransmisión con comentarios en tiempo real de los acontecimientos y competencias que se realizaban en Valledupar el fin de semana pasado.

Los personajes que comentaron conmigo buena parte del pasado festival 2020, todos han sido jurados de diferentes festivales vallenatos del país, entre otros se encontraban: Antonio Daza Orozco, Alfonso Cortés Marroquín, Marlon Rafael Escalona, Heiner Ayala Prados, German Villa Acosta, Arminio Mestra Osorio y coincidimos en que en general este experimento fue exitoso por donde se le mire.

Me atrevo a decir que, para nosotros los analistas, es mucho más eficaz y práctico estudiar cada interpretación detrás de una pantalla, que con el bullicio que generan los tumultos en un evento masivo, también debo reconocer que la producción del evento en cuanto a imágenes y sonido fue excelente.

Uno de los grandes logros y avances obtenido en esta versión del festival es darles la posibilidad a los amantes de esta música y a los que aún no la conocen, de ver por primera vez todos los concursos desde sus eliminatorias hasta la gran final.

Si bien algunos concursos se hicieron simultáneamente, usted, lector, tenía la posibilidad de escoger cual competencia quería ver y desde la comodidad de su hogar analizar cada detalle de las presentaciones, así la audiencia era prácticamente un jurado más, y lo mejor de todo esto es que el resultado que dio el jurado casi en todas las modalidades coincidió con lo que vimos en cada participación.

En nuestro programa en redes sociales ‘La Parranda con Nain’ nos dimos un banquete de buen vallenato con esta versión del festival, a mi juicio otro de los éxitos, no solo del festival, sino en general de nuestra música es la participación y calidad de los concursantes de otras regiones del país, especialmente de Boyacá, Cundinamarca y Santander, lo que indica que el vallenato se tomó a Colombia, ahora con sus intérpretes.

Colofón: En la vida no hay mal que por bien no venga, la pandemia le ha dejado al vallenato varias enseñanzas y entre ellas está que nuestro festival se tiene que seguir transmitiendo gratis vía streaming para que nos puedan ver en todas partes del mundo y así traeremos más turismo a nuestra tierra. Claro que anhelamos poder abrazar y conversar con nuestros músicos y eso Dios mediante lo haremos en abril del 2021 en la versión 54 Homenaje a Jorge Oñate y Rosendo Romero. 

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Fidel, ¿tirano y fascista?

Fidel, ¿tirano y fascista?

Fidel Alejandro Castro Ruz desde su fallido intento de asalto al Cuartel Moncada, su llegada e ingreso a Sierra Maestra, el inicio de...

Pipe, la ropa sucia se lava en casa

Pipe, la ropa sucia se lava en casa

Ha trascendido a los medios de comunicación una polémica innecesaria y salida de tono entre dos muy buenos artistas vallenatos: el ca...

En Colombia, el voto de los muertos es válido

En Colombia, el voto de los muertos es válido

No es extraño que esta práctica macabra, en todo el sentido de la palabra, tenga en nuestro país un puesto reservado cada vez que ...

Atehortúa: más vallenato, imposible

Atehortúa: más vallenato, imposible

Como en mi época de niño en mi casa no había televisión, el mayor entretenimiento era escuchar la radio, y recuerdo que solo dos ...

La Guajira: más allá de la persecución política

La Guajira: más allá de la persecución política

  No se hace necesario estar radicado de manera permanente en algún municipio de la engreída y altanera guajira -como diría Rafa...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados