Opinión

Barrabalandia

Leonardy Pérez Aguilar

15/10/2020 - 04:15

 

Barrabalandia

Barrabalandia. Acuño este término para referirme a varios asuntos de la vida política nacional e internacional, acaecidos en estos turbulentos días, donde parece que imperan más los insultos y los agravios personales, que los argumentos y la necesaria pedagogía, que permitan alcanzar puntos de discusión decentes, con argumentos y altura filosófica, para tratar de avanzar en este mundo tan convulsionado, que demanda con urgencia, la inteligencia y la sensibilidad humana.

Lo primero es manifestar sorpresa ante el discurso del presidente-candidato norteamericano Donald Trump, quien recurre a la estrategia del "castrochavismo-socialismo para enfrentar a su adversario electoral, Joe Biden, señalando el peligro que corre la potencia mundial, según él, si el gobierno llega a quedar en manos del partido demócrata, en las elecciones de noviembre próximo. Es bien sabido que, en EEUU, hay dos fuerzas electorales hegemónicas: los Republicanos (considerados de derecha) y los Demócratas (considerados de izquierda) es normal que las fuerzas en contienda se intriguen, se acusen o se descalifiquen, dentro de las dinámicas proselitistas, y no sería la primera vez que se acuda al "demonio" del socialismo-castrochavismo, en la nación del norte ¿será que es hora, por fin, de una buena explicación? ¿O es cierto que la política y la sensatez no son compatibles?

Se creería que esa estratagema solo podría dar resultados en los países donde hay muy poca formación política o muy poca conciencia sobre la importancia de identificar con claridad el sentido argumentativo, que usan los políticos para alcanzar o mantenerse en el poder. Resulta insólito, no menos inverosímil que se use el temor como fundamento proselitista en la potencia del norte, donde sus dirigentes se ufanan de tener una democracia estable y un modelo económico sólido. Veremos entonces, si la madurez y el nivel educativo de los norteamericanos son realmente coherentes con su estatus o, si por el contrario, aceptan sumisamente esa estratagema burda, como pasa frecuentemente en los países del cono sur de América Latina. Mientras tanto, en el congreso de la república colombiana se vota a favor del ministro de defensa Nacional, citado a moción de censura por la creciente violencia oficial, bajo su cartera; encargada de garantizar los derechos humanos y las libertades, entre ellas, la protesta social.

Queda para la historia el censurable discurso del representante a la cámara por el Cesar, Cuello Baute, quien usa un lenguaje vulgar y hostil para referirse a la oposición y a los grupos alternativos, señalando a éstos, que es una "pechugoneria" los que estos hacen al promover la moción de censura; olvida el congresista que es éste el mecanismo legal, con que los congresistas pueden ejercer sus funciones de control político, hacia los funcionarios del Estado, amparados en la Constitución y la ley; además de insistir el representante, en que la movilización social, es terrorismo. Como si no fuera suficiente la violencia reinante que sufre el país. Hasta el gobierno nacional debe respetar y garantizar la protesta social. ¿Por qué no hacerlo usted, señor congresista?

Así vamos, sin argumentar, sin proponer soluciones pacíficas. Sigue imperando el insulto, el miedo y el desprecio absoluto por la vida y la dignidad de la gente. ¡Lástima! Pero, ¿qué es lo que sucede en realidad? ¿Por qué la política cae tan bajo? ¿Por qué son tan flojos los discursos políticos? ¿Por qué poco a poco se asesina la ilusión de construir un mejor futuro para el mundo entero? Ah, porque solo les importa el poder

 

Leonardy Pérez Aguilar

Sobre el autor

Leonardy Pérez Aguilar

Leonardy Pérez Aguilar

El sembrador de poesía

Leonardy Pérez Aguilar. Padre de cinco hijos y dos nietos, oriundo de la Jagua de Ibírico (César, Colombia). Activista cultural, defensor y promotor de los DDHH. Amante de la vida, la naturaleza, y de cada cosa que el creador nos ha delegado para amar y cuida. Frustrado bailarín y cantante, apasionado de las artes y la poesía, y sobre todo: un ferviente soberbio contra la injusticia e indeclinable soñador. 

4 Comentarios


Jose Luis Salcedo Arenilla 15-10-2020 02:36 PM

Excelente gracias por estas reflexiones que hacen abrir la Mente.

esnaldo Villalobos Ramírez 15-10-2020 05:57 PM

hermano los trabajadores de la cultura de Valledupar.colombia y el mundo.es un orgullo tenerte en las páginas más destacadas de la región y de país.te felicitamos y animamos para que sigas adelante.un abrazo fraterno.

Alfredo Cortes 15-10-2020 06:24 PM

Se pensaría que lo del temor al castrochavismo sólo se podría dar en un país tercermundista como el nuestro, pero por información de amigos del país del norte, se dice que el común de los gringos es tan o más ignorante que el común de nuestra población, así que no es de extrañar que allá también se apele a la estrategia utilizada por el partido del matarife. Lo del congresista Baute tampoco es extraño, hace rato el CD se quedó sin argumentos para defender las actuaciones de un gobierno tan pésimo. Buena columna amigo poeta.

RICARDO RONDON 15-10-2020 08:40 PM

En la política no se puede creer; son los reyes del engaño, la charlatanería, la burla y la mentira. Casi ninguno piensa en serio en la comunidad y solo llegan al poder detrás de el y la riqueza mal habida. Por eso no hay coherencia en lo que propones ya que van tras lo propio en esos puestos donde se ufanan, burlan y maltratan al pueblo que votaron por ellos. Ni mencionar lo malo que es el ser humano y por ello todo lo que conlleva tener poder y torcerse feo por ello. Triste tanta inteligencia del ser humano, muy mal manejada.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: El necesario retorno a Gabriel García Márquez

Editorial: El necesario retorno a Gabriel García Márquez

“Releer a García Márquez es leerlo por primera vez”. La frase es del periodista español Juan Cruz quien describía en un artícu...

Kowloon, la ciudad sin ley

Kowloon, la ciudad sin ley

La “Ciudad sin Ley” y la “Ciudad de la oscuridad” así era conocida Kowloon, el pequeño enclave de la China imperial de 26.000...

Editorial: Aclaraciones importantes sobre la Chikungunya

Editorial: Aclaraciones importantes sobre la Chikungunya

Tras la confirmación de los primeros casos de infección por culpa del virus Chikungunya en Colombia, la preocupación ha aumentado en...

Editorial: Cómo acabar con el miedo a la equidad

Editorial: Cómo acabar con el miedo a la equidad

“En muchas ocasiones son las mujeres quienes desisten de su derecho”. Esta frase viene de la fiscal vallenata Lucy Vidal quien at...

Mi tercera vez

Mi tercera vez

A decir verdad, siendo niña, cuando veía tomar café a mi papá todas las tardes después de su plácida siesta, sentía mucha curi...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados