Opinión

La reina de la décima

Alberto Muñoz Peñaloza

04/11/2020 - 04:30

 

La reina de la décima
Vista aérea del centro de la plaza Alfonso López en Valledupar / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

El mismo pueblo, las mismas calles, con los ‘matarratones’ y mangales por doquier, vertido en versos, canciones e historias, como tratándose de la mejor receta para paliar el calor y enfrentar la adversidad, sin vacilaciones, miedos ni timideces. Hoy capital del departamento del Cesar, capital mundial del vallenato y destinataria feliz del Espíritu de uno de sus hijos:

“Valledupar yo te quiero,

paraíso de lealtad,

el abrazo es hermandad

aquí nadie es forastero,

y dicen que los troveros

riegan versos en la greda,

como una estera de seda

formada de hermosas flores;

quien viene buscando amores

con amor aquí se queda”.

Hay más décimas, diría otro mariangolero, pero ésta es suficiente por el momento para honrar aquellos días del viejo Valle, cuando el rey de los bares engalanaba la calle del cesar, los refrescos Guatapurí del viejo Avelino Romero, las arepitas e’ queque, merengue, chiricana y dulces, eran parte del ‘pan de cada día’, mientras Chorrobalin ajustaba cuentas a punta de piedra, nojodazos y sus versos en reposo al cauquero, la zorra azul y el mapurito. Azotada por afugias globales, propias y otras producto de la indolencia, la patria chica de Pedro y Pepe Castro, la Cacica Consuelo Araujonoguera y María Concepción Loperena, de Crispín Villazón De Armas, Álvaro Araujo Noguera, Aníbal Martínez Zuleta, Dagoberto Fuentes, Tulio Villa y más, mantiene la firmeza de siempre y el propósito indeclinable de hacer frente a las dificultades hasta entronizar, para siempre, la música de su historia, el pentagrama narrativo de sus creadores, intérpretes y conversadores. Con pandemia es más difícil, pero cobra vigencia la décima del cubano Antonio Guerrero:

“Que ya venga la esperanza

Clama a toda voz en el mundo

En el corazón profundo

La muerte clava su lanza

Hay un médico que avanza

Arriesgando a plena vida

Cada meta conseguida

Cada sueño, cada suerte

No dejará que la muerte

Gane al final la partida”.

Todas las mañanas, durante gran parte de la década del sesenta, y más allá, la veía pasar por mi zona barrial, rumbo a su trabajo. Como diría mi padre, ‘mordia’ la calle del bar águila, sin estacionar “ni por panela”, saludaba y alegraba cada día con su contoneo al caminar, ese paso dancesco que la caracterizaba, luciéndose con su uniforme blanco, o el verdecito y el azulino, con el que más me agradaba verla. Aproximándose a la primera esquina, terminaba “arrinconada” por Hernán Martínez, amanecido, en temple y con la maestría de siempre para curvear el vehículo, estacionándolo ‘, arremingándolo’ en el pretil.

Saludaba con alegría reverencial a don Emilio Araos, que a esa hora tempranera abría la tienda, auguraba bienes y le recordaba al vencindario, por si se les olvidaba, ¡hay de todo!

Marchaba con determinación, se acercaba con sigilo a la mesa frugal de la gran Pepa Baquero, cuando el vital Gaby Villar, humillaba sin pudor dos arepas de queso, de las de entonces, con medio cantarito de café con leche y uno que otro esquiñe a los chicharrones que jamás faltaron. Salía el odontólogo Vélez, encorbatado, con rostro de torzón, decente como el que más, con la pregunta habitual, ¿nada que hace emparedados?

La flor del trabajo

Abnegada, decidida e incansable en el afán diario de cumplir, en las horas, minutos y segundos que laboraba en Eternit, el almacén de Orlando A. López, en la esquina de la séptima, entonces quinta, con dieciocho, frente a la tienda de don Pacho y diagonal a la puerta de entrada central, al mercado público, ahí mismo donde era dable degustar la avena espesa, enaltecedora y adictiva, que la figura monumental del hombre del sombrerón servía sin resistencia. En sede laboral se agigantaba, con lealtad inmodificable, cumplimiento, honesto proceder, entusiasmo creador y la gran capacidad de servicio que la caracterizó. Todas las veces en su lugar, con los pies sobre la tierra, humilde como su franqueza, certera como su palabra, servidora inmancable y defensora a ultranza de quienes menos podían.

Le hizo frente a la adversidad con voluntad férrea, fuerza interior de carreto y decisión inmodificable, poniéndose al frente de su familia con vigor, pese a tantas afugias, y felicidad. Sus hijos, hombres y mujeres cuya fortaleza los mantiene como gregarios sin desmayar y con opción triunfadora constante. Cuántas satisfacciones en cada uno, como muestra, eficiente y eficaz, de la mejor crianza recibida.

Esa casa fue la casa de muchos, que hallaron y recibieron amor genuino, atención de primera y trato familiar permanente. Benjamín Costa Gutiérrez, Edinson “Encho” Rivadeneira y más, destinatarios de ese amor incondicional, se sintieron allí en su morada verdadera y a ella la convirtieron en su ungüento emocional, subliminal, afectivo e infalible.

Sus hijos, entre quienes destaco a Sonia, Jesualdo y William, tuvieron en ella la principal animadora, albañila y gestora del destino que ahora disfrutan, porque madres como esa no es que se encuentren por montones, responsable, mamá y papá, ferviente alentadora y formidable compañia, interesada más en dar que en recibir, ensimismada en la fortuna de tenerlos y entregada a hacer el bien, sin mirar a quien.

En ese sector hubo mujeres íntegras, con muy brillantes condiciones, pero, por todo esto, para mí la reina de la décima, fue y permanece en el recuerdo, la gran Franca Morales, chiquita en estatura pero gigante en su imperio interior y en el cúmulo de sus acciones. ¡Paz y descanso!

 

Alberto Muñoz Peñaloza

@Albertomunozpen

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

6 Comentarios


Alvaro Calderón C 09-11-2020 08:32 AM

Me quiso mucho Franca, me acolitaba en mis contactos con la enamorada que le caía bien , descubría fácil a quien estaba cortejando . Ahí en la casa de la décima de Franca , Sony, Jesu, William , aprendí el repertorio glorioso de los Hnos Zulé ,contenta Franca celebraba un buen coro siguiendo el sonido de su Equipo siempre listo para alegrar a todos los que veniamos de Bogotá en vacaciones y abríamos con una panchita o con la mamá la piponcita o con la abuela la Pechohundío a celebrar nuestro encuentro con todos los amigos igualmente queridos por la inolvidable y noble Franca .

Lina Patricia Morales 13-11-2020 06:06 PM

Mis lágrimas no dejan de salir de mis ojos, gracias Beto Muñoz como te llamaba mí abuela, no tengo palabras para expresar lo que siento aparte de un orgullo arrogante porque de verdad describe tal cual era ella, incansable hasta sus últimos días, Yo su nieta, la consentida, Lina Patri como me decía, no olvido a la mujer que me dió siempre una voz de aliento " la reina de la décima".

Daisy Rivadeneira 13-11-2020 07:53 PM

Segunda madre de mi padre ( Edison Rivadeneira “Encho”) mi abuela

Rosney morales solano 14-11-2020 06:27 AM

Las mejores historias que me contaron de niña tenían la voz de mi abuela FRANCA, la mejor de todas las heroínas. Siempre estará en mi corazón, porque los abrazos más dulces vinieron de los brazos de mi abuela. Su sabiduría, fuerza y determinación, ejemplar madre, abuela y amigas, siempre marcó la diferencia, forjando el crecimiento de cada miembro de la familia. Te amamos abuela. Gracias abuela por habernos educado con amor, disciplinado con un abrazo y hablado con una sonrisa, te extrañamos. La huella del amor incondicional que dejaste en nosotros es imborrable, siempre te recordaremos abuela. Una vida no será suficiente para agradecer el amor que nos diste en vida. Te amamos

Jesús Marcelo CalderónCalderón . 07-12-2020 12:45 PM

Franca nos recibía con una sonrisa amistosa nos ordenaba su querer y nosotros la complaciamos nos regañaba con consejos cuando nos desviabamos de lo correcto hera nuestra confidente nos guiaba para obtener buen resultado elle hera muy especial y toda la familia de ella nos quería como hermanos Dios la tenga a su lado.

Jesualdo 29-07-2021 08:40 PM

Real escrito de partes vivencionales de Franca mi Mamá . Gracias Beto

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las abuelas: Rita Contreras, mi más dulce amor

Las abuelas: Rita Contreras, mi más dulce amor

  Escribo esta columna entre el dolor y el amor, entre soltar y extrañar; las abuelas son un universo de sabiduría, alcahuetería e...

Petro y Duque bajo el principio de precaución

Petro y Duque bajo el principio de precaución

  Hace un tiempo escribí una columna sobre las dudas razonables de carácter científico respecto a daños y peligros que pueden o...

El Festival Vallenato y un colofón especial

El Festival Vallenato y un colofón especial

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata ha anunciado algunos cambios en su reglamentación los cuales se pondrán en práctica e...

Del paro de las tachuelas al paro del 2019

Del paro de las tachuelas al paro del 2019

  Han transcurrido más de cuarenta años desde el 13 de septiembre de 1977 , correspondiente fecha al periodo presidencial de Alfons...

Entre estos está El Rey

Entre estos está El Rey

Como ya es costumbre en esta columna, y a escasos días de iniciar la competencia más esperada en el País Vallenato, me aventuro a da...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

A quince mil kilómetros de distancia

Roberto Molinares Sánchez | Literatura

Depresión momposina (3)

Diógenes Armando Pino Ávila | Pueblos

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados