Opinión

25 de noviembre, un no rotundo a las violencias contra las mujeres

Fabrina Acosta Contreras

25/11/2020 - 04:00

 

25 de noviembre, un no rotundo a las violencias contra las mujeres

El día que una mujer pueda no amar desde su debilidad sino desde su fortaleza,

no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella,

como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”,

Simone de Beauvoir. 

Esta reflexión es mi forma de conmemorar el Día internacional de la no violencia contra las mujeres, abrir amplias rutas de deconstrucción de imaginarios sociales que normalizan las violencias basadas en género, seguir cambiando recetas para lograr transformaciones que permitan a las niñas y las mujeres vivir de manera feliz, libre y segura.

Estas acciones son las que generan esperanzas de que un día no tengamos que conmemorar el día de la no violencia sino  celebrar la equidad e igualdad de derechos, que no haya más feminicidios como el de las hermanas Mirabal que se opusieron fervientemente a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo y las tres fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960; razón por la cual, se establece esta fecha como el día mundial contra las violencias hacia las mujeres y a  lo largo y ancho del mundo durante el mes de noviembre, las organizaciones lideran acciones que buscan erradicar toda forma de violencias y además generar consciencia social lejana a mandatos patriarcales.

Más allá del amor romántico

El amor romántico es instalado como mandato en la humanidad desde la religión, la publicidad, las novelas, las canciones y muchos otros estímulos, que condicionan a creer en el amor perfecto, el que todo lo tiene que soportar incluso si termina en muerte, el que todo lo sobrelleva  aunque haya infelicidad o violencias; este tipo de amor no deja otra ruta sino la de romantizar todo –incluso lo adverso– idealizando un formato de amar que de manera histórica se ha feminizado y ha dejado sumergidas en el sufrimiento a muchas mujeres.

Estas fechas deben llevar a la sociedad a percibir a las mujeres más allá del amor romántico y ubicarla en un escenario directo al amor propio, ese que le otorga boletos de salvación o resistencia inquebrantable de formas de relacionamiento establecidas desde el machismo que la ubica como objeto erotizado y merecedor de un dominio masculino.

El amor –en general– no puede ser sinónimo de sometimiento u olvido del propio ser; a las mujeres se les enseña a que deben ser cuidadoras de todo, del hogar, de los padres, hermanos, aunque eso represente el costo del olvido de ellas mismas, esto debe cambiar por formas de autocuidado y de calidad de tiempo dedicada a sus vidas sin que sean llamadas madres desnaturalizadas, esposas mediocres o indignas representantes del amor que todo lo soporta. Es momento de que las sociedades comprendan nuevas formas para que las mujeres vivan desde el amor propio y la valoración de sus cuerpos, derechos y libertades.

Esto implica dejar de normalizar las violencias y las microviolencias, porque se genera asombro y repudio social ante violencias físicas o feminicidios, pero las microviolencias que van desde aprobar acciones como la infidelidad que atenta contra la estabilidad emocional de las mujeres. “No le reclame al esposo que usted es la catedral y las demás son las capillas – lo importante es que el provee todo lo material”, estos imaginarios deben cambiar y cambiarán desde cada sujeto, familia, escuela o sistema social que se disponga a dejar de normalizar las violencias y a llamar amor incluso lo que no es amor.

La urgencia de una vida libre de violencias

Se hace urgente lograr que no haya una niña más que pierda su inocencia por causa de una violación, que los cuerpos femeninos no sean tomados como trincheras para saciar al patriarcado; es hora de parar la violencia, porque duele saber que mientras escribo estas letras y cada hora según el instituto de Medicina Legal hay mujeres víctimas de violencia que tal vez no hagan parte de las estadísticas porque el miedo les conduce a soportar todo.

Vivan las mujeres que se aman, que no permiten las violencias en sus vidas y que se enamoran renunciando al amor romántico que se vuelve una trampa de violencia sistemática, se vale enamorarse sin idealizaciones como muchas nos atrevemos a hacerlo.  No más violencias contra las mujeres.

 

Fabrina Acosta Contreras 

@Facostac

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Carta abierta a un gobierno despiadado

Carta abierta a un gobierno despiadado

Señor Presidente, Bañada en lágrimas y con el alma destrozada he leído la carta cruel, con sabor burocrático e indolente que, con...

¡Cuidado, el lobo acecha!

¡Cuidado, el lobo acecha!

En estas semanas hemos asistido al espectáculo más grotesco que se pueda presentar en campaña política alguna, trapos sucios al sol...

Editorial: Afrodescendencia, racismo y otros asuntos de interés

Editorial: Afrodescendencia, racismo y otros asuntos de interés

El mes de mayo es el mes en el que se celebra oficialmente la Herencia Africana pero también el momento de reflexionar sobre cuestio...

Construyendo un sueño

Construyendo un sueño

  En esos 21 días hábiles de paro del Magisterio colombiano que acaba de terminar y del que los líderes sindicales, maestros en ...

La Olla está que se prende

La Olla está que se prende

Cuando llega abril, o mejor cuando se despide, las cosas en el Cesar, son diferentes. Una especie de alegría casi mágica, nos llena...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados