Opinión

Bajo el contexto de la pandemia

Luis Quintero Fragozo

26/11/2020 - 06:00

 

Bajo el contexto de la pandemia

 

Cada año se celebra en el mundo para el 31 de diciembre el empalme del año viejo con el año nuevo, para casi todos momentos de alegría inolvidables y lleno de esperanza para que el próximo sea mejor que el que se despide, pero, el 31 de diciembre del 2019 tuvo una particularidad que lo hará diferente por siempre: ese día fue notificado por primera vez en Whuan (China) la Covid-19, enfermedad infecciosa causada por el coronavirus, que cambiaría el modus vivendi de la humanidad. ¿Temporalmente?, ¿por siempre?

La Organización Mundial de la Salud que es la autoridad directiva y coordinadora de la acción sanitaria de las Naciones Unidas para algunos, desconocida hasta este entonces, inicia en forma inmediata y con carácter de suma urgencia, en colaboración estrecha con expertos mundiales, gobiernos y asociados un trabajo mancomunado con el propósito de conocer todo sobre este virus: forma de propagarse y virulencia. Para luego, poder asesorar a países y personas a enfrentar un nuevo reto ante un enemigo desconocido. La respuesta de los países en voz de sus gobernantes fue variada; algunos asumieron las recomendaciones y asesorías y aplicaron todas las medidas tendientes a impedir el ingreso y propagación del mismo, otros países dudaron de las recomendaciones de la organización mundial de la salud y tardaron o retrasaron las barreras epidemiológicas y un tercer grupo decidió no aceptarlas. Las personas tuvieron igual comportamiento.

Abundaron los memes, algunos gobiernos celebraban la calamidad de la sociedad afectada inicialmente, otros, además, creyeron tener la oportunidad de debilitar a sus competidores geopolíticos, pero lo más preocupante, las voces autorizadas eran desoídas.

Mientras se navegaba en la incertidumbre de aplicar las medidas tendientes a evitar el virus que, inicialmente, estaba localizado, crecía el número de países afectados y sucedió lo que se temía el 11 de marzo del 2020 la Covid-19, era oficialmente un Pandemia: 118.000 casos en 114 países.

El virus estaba en Asia, en Euroasia y Europa, este brote global llegó casi dos meses después a Latinoamérica, con un primer caso en Brasil.

El desarrollo posterior de la Pandemia es conocido por casi todos, por lo que no redundaremos sobre el tema, gracias al tsunami de información a lo que nos tienen sometido todos los medios de comunicación existentes, algunos muy objetivos, otros medianamente y los que no guardan ninguna objetividad.

Las consecuencias de la pandemia hasta la fecha han sido terribles para la casi totalidad de la humanidad, los números son contundentes y la podemos evaluar en consideración de las siguientes variables:

-Salud: después de once meses a corte del 22/11/2020, casos totales: 58.542.174, muertes:1.386.454

-Socioeconómico: pymes quebrados

-PIB (producto interno bruto) afectado

-Aumento del desempleo

-Crecimiento de la informalidad

-Aumento del costo de vida

-Disminución de los salarios

-Disminución de la inversión social

-Disminución de los servicios básicos

Hechos para destacar durante la Pandemia:

-El afán de todos los gobiernos o casi todos a través de los canales comunicacionales de poner por encima del derecho a la vida el bienestar financiero de las grandes corporaciones.

-La pandemia puso en evidencia a algunos dirigentes mundiales, cuyas posiciones no dejaban de sorprender negativamente y como consecuencia el incremento de infectados y de muertes.

-La fragilidad de los sistemas de salud de muchos estados que se vieron sobrepasados al inicio de la pandemia.

-La politización de los males ajenos con propósitos grupales y personales.

-La falta de voluntad de muchos ciudadanos en el mundo para hacer sacrificios en la pandemia. “el sacrificio personal en beneficio de la comunidad es increíblemente difícil” señaló un escritor norteamericano.

-Políticas poco solidarias por parte de muchos gobiernos.

-Flexibilización de las restricciones en áreas públicas, como gimnasios, bancos, clínicas, EPSs, etc. en donde es fácil observar conglomerados incumpliendo las normas de bioseguridad mínimas necesarias para su propia protección y entidades con poca voluntad para exigir su cumplimiento. Es decir, nos convencieron que lo económico es más importante que la vida y la salud.

-Un hecho que no podemos pasar por alto es la guerra comercial de las grandes potencias para ser los abanderados en la consecución de la vacuna y producción masiva, siempre en función de los grandes réditos financieros que dicha actividad genera.

-Enriquecimiento de nuestro vocabulario con términos como cuarentena ligera, cuarentena inteligente, entre otras.

-Que esta Pandemia iba a cambiar la forma de pensar y el comportamiento de la gran masa poblacional, no deja de ser solo una utopía. Hoy cuando tenemos un grado de normalidad de un 99% el trafico al menos en Valledupar esta igual o peor que antes de la pandemia. El irrespeto a las normas de convivencia humana en la misma línea, el canibalismo humano en pleno furor.

Finalizamos el año 2020 con la perspectiva de una vacuna en Latinoamérica para el primer trimestre del 2021, una gran noticia sin lugar a dudas esperanzadora, pero que no nos debe inducir al relajamiento absoluto porque se prevé una segunda ola en nuestra región en fecha próxima. Es necesario e imperativo reforzar las medidas que ya conocemos para minimizar los índices fatales.

Para concluir dos frases de dos expertos en comportamiento humano “La esperanza en tiempo futuro se complica porque el futuro es un lugar frágil, cognitivamente” Y “Sacrificar el placer inmediato, por una mayor ganancia futura (menos enfermedad y muerte) es difícil para los humanos”.

 

Dr. Luis Quintero Fragozo

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El circo de los tres colores

El circo de los tres colores

Luego de meditar mucho sobre la actualidad del país, concluí que Colombia necesita una nueva refundación. Un nuevo grito de emanci...

¿Hay mayor corrupción en las regiones que en Bogotá?

¿Hay mayor corrupción en las regiones que en Bogotá?

Recientemente leí una columna de opinión de un reconocido economista bogotano en donde comentaba las conclusiones de un seminario sob...

Cultura patriarcal: causa de feminicidios en el Cesar

Cultura patriarcal: causa de feminicidios en el Cesar

Los últimos hechos de violencia contra las mujeres en el departamento del Cesar, nos pone nuevamente a pensar que la cultura patriarca...

Marcha contra la corrupción o protagonismo del cinismo

Marcha contra la corrupción o protagonismo del cinismo

  El devenir de escándalos e impactantes hilos de corrupción que se han revelados en nuestro país, en los que se han apropiado d...

El sambenito de Gabo contra Laureano Gómez

El sambenito de Gabo contra Laureano Gómez

García Márquez, quien ha sido mi escritor predilecto y auténtico filósofo de cabecera, hace parte de la inmensa lista de colombiano...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados