Opinión

El día que conocí a Álvaro Uribe

Arnoldo Mestre Arzuaga

08/12/2020 - 04:35

 

El día que conocí a Álvaro Uribe

 

Fue en 1998, por invitación de mi primo Jorge Herrera. Fui a la feria de Montería, recuerdo que ya era tarde: el juzgamiento equino se había extendido y sólo habíamos quedado las personas amantes del caballo de paso fino colombiano.

Había mucha discusión entre los asistentes sobre cada competencia. Algunos hacían apuestas y cábalas sobre los posibles ganadores, los expertos descubrían errores y defectos cuando la competencia era difícil de definir: que coleó, que nos es castaño cerrado, que sus rasgos son de albinismo, que es movido de ancas… En fin, toda la jerga de los caballistas.

Yo hacía mis pinitos en esta actividad, tenía una yegua que le compré a Fernando Acevedo hija de el gran Tenampa, descendiente de Amadeus, de la misma línea de Francisco el hombre un caballo fuera de concurso de propiedad de Diomedes Daza. Estaba tan concentrado en todo lo que pasaba en el evento que todo me molestaba, para escuchar mejor los azotes de los cascos en la pista sonora me hice arriba en la última hilera.

Allí me senté al lado de un cachaquito que lucía un sombrero aguadeño y en su mano tenía un perrero, recuerdo que se estaba juzgando a un grupo de potrancas de color zaino todas que se distinguían solo por sus números en el hombro del jinete. No había terminado de sentarme bien cuando el cachaquito me puso conversación. “Mira bien esa potranca, la numero 14, es un lujo de animal: temperamental, definida en su andar y muy resortada, puede ser la ganadora…”.

Yo me incliné por otra, le dije: “Pero mire la 9, es más rápida”. Enseguida me corrigió: “Sí, pero colea mucho y no es atenta a las órdenes del montador”. Después de esa competencia vino otra y otra, y todos los aciertos me los ganaba el cachaquito que siempre me brindaba cervezas, al fin a eso de la una de la mañana se terminó el evento.

Me despedí cordialmente y en son de burla me dijo: “Tenés que aprender más, no acertaste ninguna”. Reí un poco y me retiré, cuando bajé a reunirme con Jorge, éste asombrado me dijo: “Nojodaaa, primo, tú si eres lizo, te gorreaste a Álvaro Uribe toda la noche, yo sorprendido le respondí cuál Álvaro Uribe, yo estaba era con aquel montador que está allá arriba”. “Ése es Uribe Vélez me dijo y te lo gorreaste”.

 

Arnoldo Mestre Arzuaga

Sobre el autor

Arnoldo Mestre Arzuaga

Arnoldo Mestre Arzuaga

La narrativa de Nondo

Arnoldo Mestre Arzuaga (Valledupar) es un abogado apasionado por la agricultura y la ganadería, pero también y sobre todo, un contador de historias que reflejan las costumbres, las tradiciones y los sucesos que muchos han olvidado y que otros ni siquiera conocieron. Ha publicado varias obras entre las que destacamos “Cuentos y Leyendas de mi valle”, “El hombre de las cachacas”, “El sastre innovador” y “Gracias a Cupertino”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Derrotemos la corrupción

Derrotemos la corrupción

Desde que el gobierno nacional y la guerrilla de las Farc firmaron la paz, a los colombianos nos levantaron la venda de los ojos, nos d...

Siervo sin agua

Siervo sin agua

Antes de que el sol saliera, a víspera de que este columpiara sobre las cumbres de la sierra nevada de santa marta, con distorsión ...

Vallenato para el mundo

Vallenato para el mundo

  La guardo ‘fresquita’ en mi recuerdo, es una imagen arraigada en mi mente, en el alma, en mi conciencia, con la expresión sati...

Editorial: El voto como fruto de un razonamiento

Editorial: El voto como fruto de un razonamiento

En este periodo de elecciones a la Cámara y el Senado, la política se ha impuesto en todos los rincones de la costa. No sólo con los...

Pescando en río revuelto

Pescando en río revuelto

No es extraño que los políticos pesquen en rio revuelto, al fin y al cabo a muchos de ellos no les queda nada de escrúpulos o dign...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados