Opinión

Yo hablo bonito de La Guajira

Fabrina Acosta Contreras

11/02/2021 - 05:05

 

Yo hablo bonito de La Guajira

 

La Guajira es una tierra que se escribe en femenino y es majestuosa. Cabeza de Colombia y vientre de grandes riquezas culturales, naturales y pluriétnicas. Es una metáfora universal, una tierra de fuerza femenina. Es la Dama de Colombia que, entre 32 departamentos, es el único que se escribe en femenino. Una Dama Resiliente, creativa, poderosa y fructífera.

Mi compromiso con la tierra que me vio nacer nunca terminará, quiero y anhelo mostrarle al mundo que la Guajira no se rinde, que no se estanca en narrativas caóticas y problemáticas, que tiene gente que quiere reescribir su presente y cambiar paradigmas que la han condenado a la seudoinviabilidad.

Una de las iniciativas que he encontrado para reunir esas nuevas narrativas culturales, sociales, artistas y de emprendimiento, es el foro virtual (Link: https://youtu.be/EHSSpyknlzw ) “Tejiendo Esperanzas para #LaGuajira“ y este jueves 11 de febrero a las 5pm es la gran cita. En la octava versión de este importante foro, contaremos con panelistas inspiradores que compartirán sus historias. No descansaré en la causa social por la equidad y la igualdad, quiero motivar a todos y todas con este espacio que aporta a nuestra tierra y que le muestra al mundo lo majestuosa que es la dama del norte de Colombia.

En esta versión, el lema es #YohabloBonitodeLaGuajira que corresponde a una campaña que lidera el emprendimiento Asawaa, y lo escogimos porque queremos avanzar desde sinergias con otros emprendimiento y pretendemos abrir espacio a reflexiones que permitan reconocer las problemáticas que viven todos los territorios –no sólo la Guajira–, pero también que no se desconozcan los procesos esperanzadores y que aportan al desarrollo de una tierra –resiliente- que no se resigna a morir condenada al fracaso, que no se rinde ante la crisis, ni se olvida que nuevos soles vendrán para ella; como lo demuestran sus cactus, que entre más inclemente esté el clima y más adversidades se presenten, siguen reverdecidos.

Con esto no pretendo romantizar y negar las realidades crudas que se padecen por causa de la desigualdad sistemática y estructural, pero es igualmente dañino no reconocer que pasan cosas buenas; lo bueno y esperanzador también pasa en la Guajira que vemos enferma o desahuciada en diferentes reportajes basados en visiones centralistas, racistas y desconocedoras de muchas realidades. Si bien la solución no es un optimismo (motivacional y engañoso) sin acciones transformadoras; tampoco lo es la indiferencia social o el olvido de lo bueno.

Por esta razón, hablar bonito de La Guajira es concentrarnos en sus bondades y retornar a una perspectiva de relaciones solidarias y humanizadas, que logremos tejer lazos sociales que nos identifiquen como un pueblo que piensa y actúa desde criterios de inclusión y respeto, un territorio capaz de cambiar la receta de la indiferencia y los prejuicios, por un universo de posibilidades y que no ejerza el -canibalismo sociocultural - que instala a cualquier territorio en la involución, necesitamos unirnos e incluso desde las diferencias sumar esfuerzos para que cambiemos el imaginario que muchos tienen de lo que es La guajira, pero sobre todo para vivir en ella dignamente como merecemos todos y todas.

Hay que creer en la Guajira, amarla, aportarle, transformarla; porque, más allá de ser lapidarios y señalar todo, debemos ser ejemplo de transformación; dejar de criticar y actuar, sacudir la creatividad para comenzar a producir nuevas ideas, pues el mundo no cambia si cada uno no lo hace y en la Guajira falta que se unan las voluntades de amor por la dama majestuosa de Colombia, que hagamos una nueva sociedad. “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”, decía Eduardo Galeano.

Y cierro estas letras, afirmando que la Guajira es una tierra que merece ser cuidada y respetada por todos y todas; nativos, turistas o los que, sin nacer en ella, merecen ser llamados guajiros y guajiras por adopción. Su biodiversidad y pluriculturalidad la hacen majestuosa. Es momento de vivirla sin racismo y desde visiones incluyentes desde apropiaciones culturales. Basta de discriminaciones y posturas verticales que denigran a sus comunidades, basta de instrumentalizarla y de tratarla como una región menor del país, cuando es cabeza y cuenta con una riqueza cultural, biodiversa, pluriétnica y de recursos naturales.

La Guajira merece y necesita una transformación social que la aleje de sistemas corruptos y la acerquen a sus potencialidades, la unión de sectores académicos, privados, organizaciones sociales, entidades territoriales y gobierno nacional; porque no hay duda de que es un reservorio de riquezas que activan las opciones de reinventarla sin caer en la desesperanza aprendida. En otras palabras, hay que fortalecer la autoestima por nuestra tierra. Por eso, el camino es hablar bonito de La Guajira y accionar cosas buenas para ella. Los espero en el foro, entrada libre.

Nota: Si no alcanzas a estar en el foro en línea, puedes verlo después mediante el link del canal youtube de Evas y adanes en el siguiente link: https://youtu.be/EHSSpyknlzw .

 

Fabrina Acosta Contreras

 

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Obra del Santo Eccehomo: un futuro incierto

Obra del Santo Eccehomo: un futuro incierto

Contra todo pronóstico, y luego de insistencias fallidas por hacer deporte con él, Carlos César tomó la iniciativa de hacer el pl...

La reina de la décima

La reina de la décima

El mismo pueblo, las mismas calles, con los ‘matarratones’ y mangales por doquier, vertido en versos, canciones e historias, como t...

Clamor del mundo por el cambio climático

Clamor del mundo por el cambio climático

Hay preocupación en el mundo por el cambio climático. Cada vez son más impredecibles las consecuencias que trae el verano, seguido...

La educación nuestra de cada día

La educación nuestra de cada día

Por fin dejamos de ser los primeros en lo que deberíamos ser los últimos. Ahora, en cambio, somos los menos malos entre los peores....

¿Está en crisis el vallenato?

¿Está en crisis el vallenato?

  El fin de semana pasado se realizó en Bogotá un ameno y controversial conversatorio sobre la recurrente pregunta “¿Está en ...

Lo más leído

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados