Opinión

Leandro Díaz, 93 años de leyenda

Jorge Nain Ruiz

19/02/2021 - 05:00

 

Leandro Díaz, 93 años de leyenda
Leandro Díaz y su hijo Ivo / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

“En adelanto van estos lugares: ya tienen su diosa coronada”. Esto lo escribió Gabriel García Márquez como epígrafe de su obra ‘El amor en los tiempos del cólera’, un homenaje y reconocimiento al compositor que tal vez mas quiso y admiró Gabo, Leandro José Díaz Duarte, quien nació el 20 de febrero de 1928, es decir que se conmemoran 93 años de su natalicio.  

Quienes me conocen saben que Leandro Díaz fue, es y será por siempre mi ídolo. Cada vez que tuve la oportunidad de compartir con él, me disfruté al máximo esos momentos, lo invité a parrandear a La Loma, también lo invité a Bogotá y parrandeamos con su hijo Ivo, Naferito y Adolfo Pacheco en una finca de la Calera… ¡Dios mío, qué parranda aquella! Fueron varias las entrevistas que tuve el honor de hacerle a ese hombre que es considerado una leyenda en nuestra música y en Colombia.

Para conmemorar el natalicio de Leandro, quiero compartir hoy con ustedes fragmentos de algunas de esas conversaciones.

En mayo de 2007 parrandeamos en Bogotá y le pregunté por qué el vallenato había llegado tan lejos y esto me respondió: “Desde que logramos que el vallenato llegara a Bogotá, porque esta ciudad es la principal vitrina para el vallenato, ahora los cachacos ya visitan al Valle sin esa reserva que tenían antes, ahora llegan, se meten a las cantinas, a las parrandas y se emborrachan. Antes, la gente de la capital se creía superior a los vallenatos, pero nosotros con nuestra música los fuimos amansando”.

Ese mismo día le pregunté qué opinaba de su amigo Nafer Durán, quien también nos acompañaba en esa parranda y contestó: “Naferito fue y será uno de los mejores acordeoneros, incluso mejor músico de lejos que Alejo, lo que ocurrió es que Alejo contó con mejor suerte y era más carismático, nadie toca el tono menor como ‘Naferito’, es mi gran amigo y he compartido con él en muchísimas ocasiones”.

Luego, en el 2009, en la casa de Ivo Luis en Valledupar, le pregunté: ¿Maestro Leandro, exactamente dónde fue que usted nació y se crio?  “Mire, en Lagunita de la Sierra, Barrancas, La Guajira, nací y desde muy pequeño me llevaron mis padres para una pequeña finca que llamaban ‘Los Pajales’. Ahí me crie, estuve 20 años en esa finca. Ahí empecé a componer sin maestros ni nada, pero cuando me vine a dar cuenta estaba haciendo canciones. Viví esos años allá en la sierra agradablemente con el fresco de la tierra, pero después me trasladé a Tocaimo, donde comienza mi segundo capítulo, y me relacioné con acordeoneros, guitarristas y parranderos, de ahí viví un tiempito en Codazzi cuando el algodón, y después me fui a vivir a San Diego donde permanecí 40 años”.

Si el espacio fuera más amplio sin duda les compartiría más de las tantas cosas que me contó Leandro, pero por ahora solo quiero despedirme diciendo: Pasarán años y siglos para que nazca otra Leyenda como él.

Colofón: En La Parranda de Nain conversaremos y escucharemos las canciones en vivo, este sábado a las 6:00 pm por Facebook live y YouTube, contadas y cantadas por su hijo Ivo Díaz, con la conducción de Antonio Daza Orozco y Haders Mercado, desde Canadá. Ahí nos vemos.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El hombrecito de la emulsión de Scott

El hombrecito de la emulsión de Scott

  De ninguna manera quiero referirme peyorativamente a un personaje conocido por muchas generaciones en la edad infantil. La Emulsió...

Medio año y de aquello nada

Medio año y de aquello nada

Es medio año, han pasado seis meses y 8 días desde el momento en que se posesionaron los alcaldes del país, el día de su posesió...

“Francisco el Hombre” rinde homenaje a Jorge Oñate

“Francisco el Hombre” rinde homenaje a Jorge Oñate

  El pasado 16 de Febrero se realizó en Bogotá el lanzamiento y la eliminatoria de la novena  edición  del Festival Francisco ...

El surrealismo de los sueños

El surrealismo de los sueños

  Érase una vez en una gran ciudad cercana a unas grandes montañas. De ellas salían unas gigantescas águilas de colores rojos osc...

Descaro, cinismo e insolencia

Descaro, cinismo e insolencia

“En el siglo XXI no se necesita ideología, todo es por dinero”. Con cierta informalidad comparecen vivamente en el desarrollo s...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

El hundimiento del galeón San José

Redacción | Ocio y sociedad

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados