Opinión

Editorial: ¿Se merece Europa el premio nobel de la paz?

Redacción

15/10/2012 - 08:00

 

 Foto: Alik KepliczEl pasado viernes 12 de octubre, el comité noruego organizador del premio nobel concedía a Europa un premio por su activa participación en la construcción de la Paz internacional durante los 55 años que resumen su existencia.

La entrega del premio fue acompañada de un discurso elogiador enfocado en sus logros y una dinámica pacifista nacida después del horror sufrido durante dos guerras mundiales y las inestabilidades consecuentes.

El premio también se dirigía a los actuales dirigentes europeos para recordarles el esfuerzo perseguido durante tantos años por sus antecesores con el fin de que todo no cayera súbitamente en el olvido ante las dificultades y rivalidades causadas por la crisis económica que atraviesa la Unión.

Desde que Grecia y otras economías mediterráneas como Portugal o España se enfrentan a serios problemas de deuda, las tensiones se han agravado en el espacio europeo, hablando incluso de dominación de países como Alemania sobre otros más débiles, o de especulación de entidades que afectan seriamente el bienestar de los ciudadanos.

El premio ha suscitado reacciones virulentas en las que se discuten su finalidad. Algunas de ellas recuerdan inevitablemente las que pudimos observar después de la entrega del Premio de paz en 2009 al actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien, sin haber emprendido claramente un camino hacia la paz, veía cómo el jurado noruego deseaba impulsarlo en esa dirección.

Estas decisiones preventivas y simbólicas han vuelto a concretarse este año. En realidad, el premio otorgado a Europa tiene más que ver con el futuro que con el pasado, y con el deseo de ver madurar un proyecto que en sus más de 50 años ha producido frutos notables.

Es cierto que Europa ha sido un actor de la paz en las últimas décadas. No solamente por las intervenciones en zonas como los Balcanes (Europa del este) o su “política blanda” que prioriza las sanciones económicas antes del uso de la fuerza, sino porque también es el territorio que más ayuda ofrece a países del tercer mundo y que más invierte en políticas educativas y de acompañamiento.

Pero el corazón de la polémica no tiene tanto que ver con el papel europeo sino más bien con el fin del premio Nobel de la Paz. Hasta la época de Barack Obama, el certamen había servido para enaltecer el sacrificio y la labor de seres totalmente entregados a la Paz. Sin embargo, los últimos criterios lo convierten en un instrumento para emitir mensajes políticos a actores que no necesariamente se encuentran implicados en un claro proyecto de paz.

Una de las declaraciones emitidas por personalidades como Lech Waleza (premio Nobel de la Paz en 1983) critican el hecho que se otorgue un premio a una institución política o una burocracia, que por definición responde a diferentes intereses (y muchas veces ocultos).

Con esto entendemos que no se debería poner al mismo nivel activistas como Rigoberta Menchu, Martin Luther King o Nelson Mandela –quienes han trabajado sin remuneración y de manera sincera por la Paz- con entidades como la Unión Europea o políticos como Barack Obama quienes son los representantes de una administración estatal y de intereses corporativos.

Europa representa, sin lugar a dudas, un espacio en el que ha prevalecido la tolerancia y la armonía en las últimas 5 décadas pero, antes de centrarnos en los espejismos que a veces se quedan en la nada, quizás deberíamos preguntarnos: ¿quiénes son las personalidades que lo han hecho posible? Y de forma global, ¿acaso no se está trabajando en pro de la Paz en otras regiones del mundo?

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Vallenato ahora en Afganistán

El Vallenato ahora en Afganistán

El miércoles pasado la cadena radial Caracol entrevistó al embajador de Estados Unidos en Colombia Michael McKinley y este señor, qu...

Una forma diferente de hacer política

Una forma diferente de hacer política

  Fue más que casual el reencuentro con Gunart Tonvik, un amigo y viejo conocido en mi actividad laboral hace algunos años en el se...

Avanzar por los senderos de la luz

Avanzar por los senderos de la luz

Debemos avanzar por los senderos que nos den más luz que sombra. ¿Qué aporte hacemos a la cultura de la  música que se interpreta ...

El acordeón recobra su liderazgo

El acordeón recobra su liderazgo

  Después de unas merecidas vacaciones, regresamos con todos los bríos y la energía necesaria para conversar sobre la riqueza más...

Editorial: ¿Qué es la responsabilidad social?

Editorial: ¿Qué es la responsabilidad social?

Cada época tiene sus expresiones. Cada momento viene acompañado de un lenguaje. En este periodo en el que se imponen la idea de un cr...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados