Opinión

Los hombres sí lloran

Fabrina Acosta Contreras

30/06/2021 - 05:10

 

Los hombres sí lloran
"Los hombres sí lloran y lloran bonito, son inspiradores cuando se permiten llorar", explica Fabrina Acosta / Foto: Getty

 

Cada día conozco aliados que buscan reinventarse, cambiar paradigmas y liberarse de cargas que son difíciles de llevar, como lo es el machismo, que ordena al sujeto que lo ejerce varias cosas como limitar sus emociones, mostrarse dominante e inquebrantable y le reduce a un camino ortodoxo y caótico de violencias, porque para mandar, someter y posicionar verticalmente su criterio borrando el de los demás, el camino ni es el amor, ni la comunicación asertiva sino las violencias depredadoras de los derechos y libertades.

Afirmo que los hombres si lloran y no sólo cuando las lágrimas brotan de sus ojos, sino cuando se permiten ser sensibles, modificar recetas de macho cabrío por las de humano sentipensante, con posibilidades de expresar ternura, cuando bailan sin miedos, abrazan a sus hijos e hijas, enamoran con la dulzura propia de su energía femenina/masculina sin reprimir nada por causa de los mandatos patriarcales que tanto le lastiman.

A los hombres que sí lloran, que se atreven a deconstruir ese perverso imaginario social de que “lloran las nenas, los machos no” “De que la sensibilidad es exclusiva de lo femenino y no se vale para los hombres” puedo nombrarlos y me quedarían faltando nombres en la lista porque sencillamente cada día, surgen más movimientos salvadores, colectivos de masculinidades que buscan sanar las venas abiertas del patriarcado, que no le temen reescribir la historia despojados de libretos opresores de libertades y conducentes al fracaso. Reescriben la historia de manera dinámica entendiendo el mundo y la existencia como un ecosistema circular y en constante movimiento.

Los hombres sí lloran y lloran bonito, son inspiradores cuando se permiten llorar, colorear su vida de rosadito o de un mix de colores ácidos, florecitas, pasteles, cualquiera que sea el tono, ellos viven desde su sentir que por convicción debe ser beligerante con los arquetipos culturales basados en género. Lloran los hombres, ríen, cantan, despiertan y se encuentran cuando entran a escenarios que equivocadamente les vendieron como exclusivo de lo femenino, la cocina, el baño, lo domestico, la paternidad corresponsable y afectivamente involucrada, la moda, la estética, la vanidad y las crisis hormonales, ahí siguen siendo hombres, pero ahora, libres, antimachistas, sin competencias con las mujeres, sin miedo a perder el seudopoder patriarcal; viven desde su interés por ser felices y plenos, pareciera que estoy hablando de una utopía y que esos hombres que si lloran están en otra galaxia, siguen siendo la excepción y no lo cotidiano pero estoy segura que aquellos que aún no lloran ni se atreven a liberarse, se asfixiaran tanto en su propio veneno de “machos cabríos” que buscaran la libertad de vivir como seres humanos y no como maquinas al servicio de un imaginario de fuerza brutal inquebrantable, porque bien macho es quien no deja pasar este trozo de existencia sin permitirse abrazar las emociones con plena consciencia y libertad.

Los hombres sí lloran y los he visto incluso gemir entre sollozos de auxilio para emprender un camino distinto al que les han impuesto, un camino elegido y no el que les “tocó”. Qué inspirador cada persona y acto transformador, que no se resigna a la supuesta normalidad y a la premisa de que Así se ha hecho siempre y se seguirá haciendo y va por la trascendencia misma de conquistar todas las modificaciones de recetas amargas y difíciles de digerir como el patriarcado. Parece un sueño imposible, pero es una realidad salvadora, por más hombres que sí lloren física y simbólicamente desde poesías orgásmicas, música artesanal, paternidades vivas y todas las formas imaginadas de liberación. Los estamos esperando.

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Se mueve la cosa política

Se mueve la cosa política

  Algo común y corriente es que cuando se acercan las elecciones locales y regionales, un año antes, o quizás mucho antes, los d...

Editorial: Paseando por las ruinas de Valledupar

Editorial: Paseando por las ruinas de Valledupar

La capital del Cesar se encamina hacia un turismo novedoso: el de las ruinas, pero no son ni precolombinas ni griegas, son las ruinas d...

Sueño macondiano

Sueño macondiano

Yo, Yarime Lobo Baute, tengo un sueño: ¡Que repique la libertad desde la cúspide de las montañas prodigiosas que le hacen reverenc...

Buenos amigos parranderos

Buenos amigos parranderos

Los amigos son una llovizna de sombra en los solitarios caminos de sequía, y por es cuando uno los nombra, enseguida sentimos su cer...

Porque me da la gana

Porque me da la gana

  Ayer por la tarde, divisé parado en la esquina del monumento Los poporos al arquitecto Beto González. Lo reconocí por su altura...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados