Opinión

Historias de mi pueblo

Diógenes Armando Pino Sanjur

12/07/2021 - 04:50

 

Historias de mi pueblo
El río Magdalena visto desde Tamalameque / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

Colombia se encuentra convulsionado, la pandemia ha desnudado el problema del servicio de salud, ha causado millones de muertes, hemos visto cómo nuestras vidas han cambiado, cómo nos hemos vuelto menos sociables y más aislados, lo que nos coarta la posibilidad de departir, compartir con los amigos, por ello, hoy quiero revivir historias divertidas que ocurren cuando interactúas y compartes con amistades.

Una noche de tragos con Fabio Rodríguez Vera, al cerrar todos los negocios, deambulábamos por las calles del pueblo, en busca de un sitio para seguir la parranda. Después de tanto caminar, nos encontramos con nuestro amigo Yusilosky, quien nos invitó a su casa, a tomarnos unos tragos, nos miramos con Fabio, pensando en el tema de parranda, ya que nuestro amigo se cree revolucionario y se apasiona con las armas, pero, como dice un dicho, las ganas pueden más que la razón, aceptamos la invitación.

Desde el primer trago, el amigo Yusilosky comenzó a relatar sus desafíos con las armas, sus hazañas y la veintena de escoltas que lo protegían y que se ocultaban para que nadie los viera. Fabio, incómodo, refutaba cada historia y afirmaba que éste era el trago más caro que le habían regalado. En este tire y afloje nos sorprende la mamá de Yusilosky, quien, amablemente, nos trae una picada para departir, en ese momento Yusilosky entra en una acalorada discusión con Fabio, por lo que, en forma jocosa, comenta: “Mamá, tráigame el rifle con que mi papá mató a Bolívar”, lo que nos causó hilaridad. Al instante avizoramos que la señora Bertha aparece y sobre su hombro trajo un viejo rifle de largo cañón, entregándoselo a su hijo Yusilosky.

Fabio no soportó el hecho y enfurecido manifestó: “No, yo me voy de aquí, yo puedo soportar las locuras y embustes de Yusilosky, pero que la mamá se preste y acolite sus chifladuras, no jamás, prefiero irme a acostarme”, Fabio abandonó la parranda, sin que nadie lo pudiera convencer, sin importar que la garrafa se mantenía medio llena y dejándome solo escuchando las historias imaginarias de nuestro amigo.

Cierto día, presenciando un encuentro deportivo en el polideportivo del pueblo, un aficionado replicó una jugada de un jugador protestándole “esa pelota era mejor dejarla dir”, a lo que mi primo Yudis replicó en forma de corrección “bruto no se dice dir, se dice ir” y deletreó la palabra “H-I-R”, lo que causó la risa de todo el público presente.

En otra ocasión, departía con mi tío Humberto y el amigo Tun Tun. Nuestro amigo no es muy amplio y, cuando bebe, sólo le da trago a los que aportan. Esa noche, todo amigo que nos saludaba, Tun Tun decía “pongan la escoba hacia arriba para que se vaya”, “no sirvan el trago que viene fulano”, “escondan la botella que viene zutano”. Así transcurrió toda la noche, donde además se habló de las conquistas y amoríos de mis dos contertulios, llegadas las 2 de la mañana nos fuimos a descansar, mi sorpresa es en la mañana, cuando mi tío Humberto me dice: “imagínate la de Tun Tun, me levanto a comprar la carne a las 4 a.m. y me lo encuentro en la mitad de la calle, en toalla, caminando de un lado a otro; cuando me ve me, dice Humberto papa, te estaba esperando, no he podido dormir, preocupado”. Inquieto, le pregunto el motivo y sin reparo y vergüenza me contesta: “estoy descuadrado, me faltan $5.000 pesos papá, repasemos en qué gasté anoche para ver si los encuentro”.

Dios permita y volvamos a la normalidad, podamos socializar, compartir y departir con las amistades, para volver a sonreír, vivir historias únicas y alegrarnos la vida, ya que ésta es una sola, y a pesar de las dificultades podemos brindarle felicidad con las ocurrencias de nuestros amigos.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Lo que más se escuchó en el 2014 (Parte I)

Lo que más se escuchó en el 2014 (Parte I)

Como es costumbre en esta columna, al finalizar cada año hacemos un balance de los vallenatos que más sonaron en el territorio naci...

¿Qué nos inventamos para ser un país sin violencia ni corrupción?

¿Qué nos inventamos para ser un país sin violencia ni corrupción?

Colombia es uno de los países pioneros de Latinoamérica en organizar eventos dirigidos a sensibilizar en la No violencia contra la ...

“Es la continuación de la expulsión de los palestinos de sus tierras”

“Es la continuación de la expulsión de los palestinos de sus tierras”

“El ataque de Israel a Palestina podría ser considerado un crimen de lesa humanidad”, afirma Martín Martinelli, investigador espe...

Lo que no tiene nombre, el caso de Yuliana Samboni

Lo que no tiene nombre, el caso de Yuliana Samboni

Una vez más el horror, lo que no tiene nombre, es el protagonista de una sociedad que ha enseñado a los hombres que las mujeres son...

Nuevas generaciones: ¿Transformación o continuidad?

Nuevas generaciones: ¿Transformación o continuidad?

  “El objetivo principal de la educación es crear personas capaces de hacer cosas nuevas, y no simplemente repetir lo que otras ...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

A quince mil kilómetros de distancia

Roberto Molinares Sánchez | Literatura

Depresión momposina (3)

Diógenes Armando Pino Ávila | Pueblos

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados