Opinión

Romantizar, una palabreja de moda

Diógenes Armando Pino Ávila

23/07/2021 - 05:30

 

Romantizar, una palabreja de moda
Foto: Revista Espartaco

 

Se ha puesto en boga el término “romantizar” y lo aplican en el sentido de satanizar algo, temas sensibles en la política colombiana; cuando se habla de la llamada Revolución Cubana se dice que los mamertos han romantizado dicha revolución y que es un inminente peligro para la estabilidad económica de Colombia y sale a relucir una serie de argumentos donde con aparente experticia exponen una serie de razones por las cuales, ni por el chiras se debe asomar a Colombia tal idea, y de un solo envión ligan el tema en contra de Petro pues según palabras de ellos, él es un comunista.

Cuando se habla de la protesta social que tiene sobre ascuas a la política tradicional colombiana, sale a flote la palabreja y de inmediato aducen que no se puede romantizar la protesta puesto que ello conduce al comunismo y al caos y que eso proviene del castro chavismo impulsado por Petro que es un comunista. Aparejado a esto se toca el tema del despertar de la juventud y la volcada a las calles de los muchachos, esos que sienten que su juventud se diluye entre las promesas falsas de gobierno y políticos y la situación real de exclusión y falta de oportunidades para esta generación que ha abierto los ojos a una realidad que nosotros los mayores toleramos y propiciamos. Cuando se toca este tema de la juventud, de inmediato los mismos con las mismas utilizan como retorica la bendita palabreja, argumentan que no se puede romantizar a los vándalos y terroristas pues ahora no son muchachos, no son jóvenes, no son la nueva generación, no son el futuro de la patria, ahora son vándalos y terroristas.

Cuando se celebra el 20 de julio, se nota cómo a través de dos siglos, en verdad sí, se ha romantizado un acta de independencia que afirmaba serle fiel al Rey y nombrar al Virrey como miembro de la junta de gobierno o lo que se gestaba como administración, sin embargo el verdadero grito de independencia, el que promulgaba el desconocimiento del Rey, que fue la Independencia de Mompox, ése lo mantienen oculto en los anaqueles de la historia y escondido al conocimiento del pueblo colombiano, convirtiéndose en conocimiento exclusivo de intelectuales y aficionados a la historia, es decir, no se romantiza.

Cuando el Congreso se levanta y aplaude protocolaria y políticamente a Duque sin importar el descrédito y desaprobación tan grande que el pueblo le hace, y cuando se publica el descrédito y desaprobación del mismo congreso, inmediatamente tildan ello de propaganda castro-chavista y sale a relucir que esa es carreta del comunista de Petro. Cuando los Verdes se tuercen para hacerle la jugadita a los Progresistas en la vicepresidencia del senado, lo soportan en que Gustavo Bolívar ofende la policía y al ejercito y ha romantizado a los vándalos de La Primera Línea y que, por eso, le jugaron a la doble sin importar el estatuto de la oposición y la norma constitucional.

En fin, esta palabreja la usan a su acomodo para defender u atacar de acuerdo a la orilla ideológica en que se transite, la verdad, hay romantización ideológica de todas las vertientes, pues los de izquierda romantizan en forma inamovible algunos temas poniéndolos de obstáculos en cualquier negociación de unidad, convirtiendo la discusión entre los grupos de izquierda en reunión de tercos, sordos y ajenos a la inminencia del cambio que se puede lograr siempre y cuando superen los egos y asistan a las urnas con listas únicas.

Por el otro lado la derecha romantiza el accionar del ESMAD justificando la violencia desmedida desatada indiscriminadamente contra los muchachos que protestan. Romantizan el accionar de la Fuerza Pública en cuanto justifican la violencia y los llamados Falsos Positivos. Justifican el que el gobierno sea manejado tras bambalinas y que se direccionen las acciones gubernamentales en favor de los grupos de poder.

Ni que decir de los terratenientes sin tierra, de los propietarios de vivienda que tienen que vivir en casas arrendadas y, en general, de los que le temen a la expropiación sin tener que expropiarles y viven bajo el terror de que nuestro país se convierta en otra Venezuela, a los que no se les puede decir que no podemos convertirnos en la que ya somos, pues de inmediato lo tildan de comunista y de romantizar al castro-chavismo.

Dios meta su mano.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Bienvenidos los reconocimientos

Bienvenidos los reconocimientos

  En mi columna anterior resalté muchas de las virtudes y méritos que tiene Carlos Vives para ser homenajeado en Valledupar en la...

Vivir en “el pueblito”

Vivir en “el pueblito”

  Nací en un pueblo pequeño. El haber nacido allí es parte de mi orgullo personal y, como dice la canción cubana: «Si yo no hu...

Incertidumbre y decepción

Incertidumbre y decepción

“Incertidumbre, iremos lejos y alegres, sin volver jamás. Así como van los cangrejos; De para atrás...De para atrás...”. Quiz...

¿La culpa es de Tuto Uhía?

¿La culpa es de Tuto Uhía?

Seis meses transcurren ya desde la posesión del actual alcalde de los vallenatos y, cual crónica cíclica, se repite el patrón de ...

"Un bandido poderoso domina fácilmente a cien bandidos pequeños"

La frase que me sirve de título para esta nota es del sanguinario Carlos Castaño Gil, comandante general de las Autodefensas Unidas d...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados