Opinión

¿Vallenatólogos o vallesacrílegos?

Jorge Nain Ruiz

27/08/2021 - 04:55

 

¿Vallenatólogos o vallesacrílegos?
Los tres instrumentos simbólicos del Vallenato / obra: créditos a su autor

 

Los avances de la tecnología, el imperio de las redes sociales y, de ñapa, la pandemia de la Covid-19 han contribuido al aumento del número de estudiosos, y, consiguientemente, de expertos en música vallenata. Los hay de todas las edades, de todas las regiones, pululan en páginas webs, medios de comunicación digitales y convencionales, dictan conferencias, simposios, seminarios, conversatorios, talleres, webinars, cursos y demás.

Asesoran a Alcaldes, gobernadores, festivales. Escriben artículos, columnas, crónicas, libros; hacen videos, podcasts; narran historias, cuentos, anécdotas y hasta chistes, sobre la música vallenata.

Hace unos años quienes se atrevían a escribir sobre vallenato, era un grupo reducido que, incluso, se podían contar con los dedos de las manos, ellos hacían investigaciones que, luego, plasmaban en libros publicados por editoriales serias de nivel nacional.

Hoy, muchos presupuestos municipales y hasta departamentales se malgastan, pagándoles a quienes se autodenominan conocedores, gestores y avezados dirigentes de buena parte de la cultura musical del caribe colombiano, concretamente del vallenato. Se pusieron de moda los conversatorios presenciales y virtuales, lo que hace que en cada pueblo de la costa haya decenas de conversadores sobre la música vallenata. Luego, entonces, para qué buscar al doctor Tomas Darío Gutiérrez, Ciro Quiroz Otero, Julio Oñate Martínez, Félix Carrillo Hinojosa o Rafael Oñate Rivero, por solo mencionar algunos.

Es muy cierto que aquellos parranderos de la época dorada del vallenato, en su gran mayoría ya se encuentran pensionados y tal vez ahora tienen más tiempo para pontificar de lo divino y humano del folclor, han aparecido por esta época muchos expertos en acordeón, pero no son capaces de sacarle a ese instrumento una sola nota. Afirman a pie juntillas que fulano toca más que zutano, que perencejo se desafina o desentona, hablan de color de voz, de historia del vallenato y repiten como loros cosas que han escrito en sus libros.

No tengo el mas mínimo interés en que deje de proliferar esa profesión de vallenatólogos que se ha expandido como la verdolaga, pero sí aprovecho estas líneas para contarles que por estos tiempos hay más críticos que músicos o como dice aquel adagio popular de la región ‘Hay más caciques que indios’.

Muchos de quienes se consideran expertos en vallenato lo han estudiado ‘por correspondencia’, han leído algunos libros sobre el tema y consideran que eso les da autoridad suficiente para pontificar. Algunos escriben artículos y dictan conferencias sobre la parranda y nunca han estado en una de ellas. Debo decir que los grupos de whatsapp han contribuido enormemente a dar títulos de especializaciones y maestrías en vallenatología, que es ahora la profesión de moda.  Si eso los hace felices, dejémoslos que lo sean.

Colofón: Ayer se cumplieron los primeros diez años de la partida de uno de los más importantes y verdaderos juglares vallenatos, Lorenzo Miguel Morales Herrera, a quien tuve la oportunidad de conocer, escuchar y tratar e inclusive apreciar su nota y su voz en parrandas, disfrutar con sus anécdotas y reírme con sus ocurrencias. Por estas épocas en las que también todo el mundo quiere autodenominarse juglar, ‘Moralito’ al lado de su oponente Emilano Zuleta Baquero en la más renombrada piqueria, es de aquellos pocos que tienen un lugar especial en la historia del vallenato.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz    

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Cuota de género o de relleno?

¿Cuota de género o de relleno?

Desde tiempos memoriales, la política ha sido un ejercicio reservado a los hombres. Fueron muchas las luchas que debieron emprender ...

Cultura y Educación: un cambio para armonizar la convivencia

Cultura y Educación: un cambio para armonizar la convivencia

La región del Cesar se ha caracterizado por su inmensa riqueza en recursos naturales, como también por el valor de su gente, que en s...

Vida y obra de Samuelito (1ra parte)

Vida y obra de Samuelito (1ra parte)

Como un homenaje póstumo al juglar que dio a conocer el nombre de mi pueblo con el título de aquella canción que grabaron e hicieron...

Un caos al estilo de Kafka

Un caos al estilo de Kafka

  Sí, la UPC huele a caos. Su inestabilidad jurídica está produciendo una crisis directiva y económica. El Consejo de Estado ha...

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Yo creo en Colombia es una organización privada, líder en construcción de confianza, competitividad, productividad, y asociatividad,...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

La tendencia de la nueva ola en el Vallenato

Nicolás Méndez Galvis | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados