Opinión

Riohacha y sus 476 años, un amor para toda la vida

Fabrina Acosta Contreras

14/09/2021 - 05:00

 

Riohacha y sus 476 años, un amor para toda la vida
La avenida primera de Riohacha / Foto: archivo El Heraldo

 

El cumpleaños de la tierra que me vio nacer me lleva a pensar en su historia y su actualidad, en cómo vamos y qué nos espera. Me pregunto: ¿hay esperanzas para ella? Eso depende del concurso de voluntades políticas, sociales y ciudadanas; además de reflexionar respecto a qué tanto amamos nuestra tierra, la cuidamos, la mantenemos limpia y unimos esfuerzos para trascender a las crisis. No se trata de condenarnos a la imposibilidad de cambiar las historias caóticas, sino de visionarnos como sujetos y sujetas capaces de aportar al avance.

Riohacha cumple 476 años de historias culturales, turísticas, familiares que se tejen desde la esencia macondiana del caribe inmenso que encabeza La Guajira. Una capital de mar, tertulias, carnaval, gastronomía y desafíos por enfrentar, sin desconocer las cosas buenas que le hacen majestuosa, hay que hablar de la transformación política y social que requiere, es pertinente que le permitamos reencontrarse con la categoría de Distrito, eso implica una renovación de la cultura ciudadana, prácticas políticas transparentes y lejanas a la normalizada corrupción y una intervención holística que no excluya sectores tan importantes como el arte, la cultura o el deporte, es pertinente y se hace urgente trascender a modelos ortodoxos –que reducen todo a obras de cemento– para intervenir a Riohacha desde visiones integradoras y basadas en el bien común.

La forma de celebrar el cumpleaños de mi tierra natal es que podamos superar la falta de autoestima ciudadana, que tejamos visión colectiva y que, como ciudadanía, asumamos una actitud proactiva que vaya desde elegir bien a los y las mandatarias, mantener limpio el entorno, reconocer que el espacio público es de todos y todas en ese sentido necesita nuestro cuidado y atención hasta no despersonalizar nuestro amor por Riohacha.

No pretendo sonar a romántica descontextualizada de la realidad, esto que digo es posible y Riohacha lo necesita, duele mucho ver sus calles con puntos críticos de residuos como si fuera un pueblo abandonado y hay que recordar que la gran casa de quienes nacimos y tenemos nuestra familia ahí, es toda la ciudad, no nuestra casa privada sino nuestro territorio, su mar, su río, sus calles, sus historias, todo nos pertenece y nosotras a él, por eso el amor por el suelo que nos ve nacer debe ser debe ser infinito, ese para siempre  traducido en gratitud y lealtad.

Riohacha necesita avanzar en varios aspectos, tiene muchas falencias y situaciones críticas que le alejan de ser percibida como distrito capital, pero aún con esa realidad es nuestro deber ético y ciudadano hacer consciencia de lo que podemos aportar para que sea cada día mejor, en este sentido, el concurso de la institucionalidad (pública y privada), la academia, las organizaciones sociales y ciudadanía en general deben fusionar propósitos y acciones para darle el mejor regalo a Riohacha, una estructura de distrito majestuoso de la tierra donde comienza Colombia, un territorio poderoso que merece recuperar su majestuosidad y la categoría que tiene en la historia de Colombia. Hay una nueva generación que se levanta y es fundamental que haya un tejido intergeneracional que conlleve a co-creaciones de nuevas realidades políticas, sociales, culturales y económicas para Riohacha, la tierra de mar y rio.

 

Fabrina Acosta Contreras

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Festival como política pública

El Festival como política pública

La eterna discusión sobre si es mejor un festival organizado por la empresa privada o particulares, léase organización sin ánimo de...

Una campaña reñida y sucia

Una campaña reñida y sucia

  A punto de cerrase el ciclo de la segunda vuelta electoral para la presidencia de Colombia es necesario darle una mirada a los ev...

Traigan oro,  que de incienso estoy hasta la mirra…

Traigan oro, que de incienso estoy hasta la mirra…

Extraña fascinación produjo el mes de diciembre, desde los primeros días hasta su final el cúmulo de sensaciones que despertó, f...

El machismo mata: ¿Nos resignaremos a morir?

El machismo mata: ¿Nos resignaremos a morir?

"Yo diría que el machismo, tanto en los hombres como en las mujeres, no es más que la usurpación del derecho ajeno. Así de simpl...

Julio Erazo, el cantor de diciembre

Julio Erazo, el cantor de diciembre

  Ya todos sabemos que se nos avecina un diciembre atípico y muy distinto a todos los anteriores, que no podremos hacer lo que los c...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El día que desapareció el Frente Nacional en Colombia

José Joaquín Rincón Cháves | Ocio y sociedad

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Conversaciones con un juglar sabanero: Adolfo Pacheco

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Dostoievski sigue vigente

Brayan Buelvas Cervantes | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados