Opinión

Nominación y dominación sobre los territorios

Diógenes Armando Pino Ávila

15/10/2021 - 04:45

 

Nominación y dominación sobre los territorios
El departamento del Cesar en Colombia / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

Los amigos del statu quo dirán que soy demasiado critico y que a lo mejor sea un iconoclasta, pero no, solo trato de desmitificar algunos conceptos histórico-culturales con implicaciones de dominación en las relaciones capital-territorios del departamento del Cesar, tratando de mostrar, de visibilizar lo que a través de 54 años han convertido en un relato deculturador, de la cultura vallenata sobre lo vernácula y terrígena de nuestros pueblos, además de la  imposición política y dominación social de los detentores del poder en la capital sobre los territorios que conforman el departamento.

Se creó el departamento del Cesar y su clase dirigente embriagada por el triunfo y la sed de poder con miras a repartirse ese recién horneado ponqué electoral, con apetitosos y llamativos adornos y confitería de burocracia y velitas en dinero que iluminaban el deseo de esa nueva casta política que ponía a salivar sus papilas gustativas en el deseo irrefrenable de participar en la mesa servida inicialmente por Alfonso López Michelsen, a quien respetaban y admiraban, y el que sabiamente supo manejar a su antojo la genuflexa nueva capital que se le rendía como vasallos a sus pies.

López y sus nuevos amigos buscaron un nexo que comunicara y consolidara su poder y se valió de una lejana parentela, que apareció por arte de magia en el momento preciso, y que se arraigó en el imaginario vallenato posicionando a ese primer gobernador como vallenato de sangre, ungido como gobernador por la gracia de Lleras y para honra y prez de la nueva capital.  López, fogueado en mil batallas políticas y conocedor de los efectos del halago, aprovechó sus dotes de prestidigitador y utilizó las parrandas para hipnotizar la clase emergente, hombres de frontera de origen o emparentados con la Guajira, cuyas fortunas de ganaderos y agricultores tradicionales habían acrecentado con la ilícita actividad del contrabando de toda especie y la venta de armas.

Alfonso López, desde un comienzo se engolosinó con la capital y sus nuevos amigos que moldeaba y promovía a su antojo, capricho e intereses y se olvidó de los territorios, los municipios que conformaron a ese Cesar recién fundado, solo eran tenidos en cuenta como caudal electoral, no había inversión de ninguna naturaleza, todo el esfuerzo y la inversión de los dineros del departamento eran concentrados e invertidos en Valledupar, la prioridad de López y sus amigos era hacer de Valledupar una ciudad igual o superior a Santa Marta.  Tal idea competitiva con la antigua capital les impulsó a crear, incluso, un certamen festivo y como Santa Marta dese 1.959 había instituido la Fiesta del Mar para conmemorar anualmente su aniversario, acá retomaron una idea que venía de Fundación y que fue retomada por Gabo y sus amigos en Aracataca y, bajo el cliché de éstas, instituyeron el Festival de música de acordeón al que llamaron de música vallenata.

Fue tal el olvido hacia los territorios que decidieron llamarnos genéricamente «El Norte del Cesar, El Centro y El Sur» omitían el nombre de nuestros pueblos y nos señalaron como cosas o por el sitio, como si fuera el «Cuarto de San Alejo», una nominación vaga, que no dice nada, que no significa ninguna cosa, un desplante a lo que somos, a nuestra cultura, nuestras raíces, nuestro existir. Todavía perdura y nosotros los habitantes de los territorios comenzamos a llamarnos así, «Los del centro», «Los del sur», sin siquiera imaginar las connotaciones de abandono y dominación que implica la negación de nuestra existencia como pueblos.

Para el hombre del Sur o del Centro del Cesar ¿qué significa ser del sur o Centro?, nada, pues esta nominación no es vinculante con la historia y la tradición de dichos territorios, pero si pasamos a llamarnos con un término vinculante con la historia, cultura y tradición, de seguro emergerán las raíces que le darían cohesión como territorios afines con formas identitarias comunes. Si en vez de eso, nos nominarnos como «Pueblos del río y de la ciénaga» afloraría el motivo vinculante de la cultura, de la tradición y las costumbres que nos dan ese anclaje especial con el territorio y sabríamos que Gamarra, La Gloria, Tamalameque, Chiriguaná, Chimichagua, astrea, La Jagua, El Paso y Becerril, también Pailitas y Curumaní (por haber sido segregados de Chiriguana o Tamalameque), y posiblemente Bosconia y el Copey por la vía de Plato, tienen origen en el Río Grande de la Magdalena y que los demás son asentamientos de santandereanos, otros son pueblos indígenas, y que vallenatos solo quedarían San Diego, La Paz y el mismo Valledupar con descendencia originaria común en los pueblos de la Guajira.

 

Diógenes Armando Pino Ávila  

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

2 Comentarios


Àlvaro Maestre Garcia 15-10-2021 09:17 AM

Bueno, ser del Centro es cosa muy importante hermano.

zEMMANUEL PAEZ LLERENA 15-10-2021 01:57 PM

OIGA HERMANO, PERMITAME UNA VEZ MAS FELUCITARLO POR SU MUY ACUCIOSD ANALISIS DE ESA REALIDAD POR USTED PLANTEADA,, LLAMANDO AL PAN ,PAN Y AL VINO, VINO. DIGA DEFENDIENDO SU TERRITORIO QUE LA HIDTORIA LO ABDOLVERA. UN ABRAZO.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“La tumba techo”, nuevo éxito del General Naranjo

“La tumba techo”, nuevo éxito del General Naranjo

  Este final de junio ha sido fantástico, no encuentro otra palabra para definirlo. El problema de la inseguridad es nacional de m...

¿Qué está pasando en los festivales? (Parte II)

¿Qué está pasando en los festivales? (Parte II)

Son muchos los festivales vallenatos que nacen, pero pocos los que se crían y crecen. He tenido conocimiento de varios festivales que ...

Otra defensa silenciosa

Otra defensa silenciosa

  “Con todo respeto a la mujer agredida, a su derecho al silencio o denunciar, porque nada justifica el abuso ni la violación”...

A Dios le gusta el ron, el jazz y el boxeo

A Dios le gusta el ron, el jazz y el boxeo

  Miles Davis, que con su trompeta hace reverencia a Dios, es un ángel caído del cielo y su sonido armoniza la gloria del éxtasis....

Nochebuena emborrachao´

Nochebuena emborrachao´

Es mi costumbre pasar la navidad en mi casa del pueblo con mis padres, mis hijos, mis sobrinos y mis hermanos, pero este año no viaj...

Lo más leído

Los virreinatos del imperio español en América

Héctor González Aguilar | Historia

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Vallenato clásico

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

La ciencia ficción nos advirtió

Jerónimo Rivera | Cine

La muerte de Pablo Escobar

Jorge Fuentes | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados