Opinión

El indio toca bonito

Jorge Nain Ruiz

22/10/2021 - 05:00

 

El indio toca bonito
José Ricardo Villafañe, rey vallenato 2021 / Foto: cortesía

 

La reciente versión del Festival de la Leyenda Vallenata ha mantenido mucha atención y concentración en la intervención y actuación de los acordeoneros de la categoría profesional, y, la verdad, no observé la abismal diferencia que algunos vieron entre los cinco finalistas, por el contrario, observé un concurso muy parejo y reñido.

Conformamos un equipo de cinco conocedores, expertos y curtidos en los cánones de estos concursos, para hacer una transmisión por redes sociales en la que se hiciera un análisis serio y de fondo de cada uno de los participantes, y al finalizar todas las rondas, cada uno de nosotros dio tres nombres para el pódium. Yo fui el único que se atrevió a incluir en esa terna a José Ricardo Villafañe, el participante que con su atuendo de indígena Arhuaco llamaba la atención entre los cinco finalistas.

El jurado consideró que el ganador en la edición 54 del Festival Vallenato fue el indígena Villafañe, el segundo lugar fue para Javier Matta, quien siempre tuvo bastante favoritismo tanto en el público, como en el gremio, y el tercer puesto se lo llevó Jesús Ocampo. A mí, personalmente, no me pareció un exabrupto el resultado, porque como dije inicialmente, la competencia estuvo pareja y precisamente en esta columna yo había titulado el viernes anterior ‘Se buscan músicos vallenatos creativos’, y al que observé más creativo de los cinco fue precisamente a Villafañe. Hasta cantó una puya de su autoría en la que dice que el indio toca bonito

Como ya es costumbre en el medio folclórico, y en Valledupar, una vez se corona al Rey se inicia la cacería de brujas y los peros. Las especulaciones vienen y van:

-Que tiene la mano metida Carlos Vives porque necesita un indígena como acordeonero, lo mismo decían con Cristian Camilo Peña antes del pasado Rey de Reyes.

-Que Villafañe no es un Arhuaco original porque la mamá es ‘cachaca’ y el papá que le conocemos es apenas de crianza.

-Que no puede coronarse rey a un participante que es la primera vez que concursa en la categoría profesional y que no ha hecho la fila como Javier Matta o Nemer Tetay.

-Que los reyes que oficiaron como jurados necesitaban a alguien débil para el concurso Rey de Reyes que se dará en el año 2022.

En fin, han buscado diversas maneras de descalificarlo, e incluso, de responsabilizar a la Fundación sobre un presunto desacierto al escoger al jurado, que, entre otras cosas, me parece de las mayores calidades e idoneidad.

En un país como el nuestro, donde la discriminación racial ha campeado durante siglos, a mi juicio lo mejor que le ha podido pasar a nuestra música vallenata es la elección como Rey Profesional de José Ricardo Villafañe, no sólo por ser un Indígena Arhuaco, sino porque además “El Indio toca bonito”.

Colofón: Dos de mis mejores amigos me sugirieron títulos jocosos para esta columna. El maestro, abogado y escritor Ciro Quiroz Otero me insinuó el siguiente: ‘Tocó amenazar al Valle con una minga para que dejaran ganar a un indígena’; y el gran compositor Sergio Moya Molina me llamó de inmediato sugiriéndome un titular, más o menos así: ‘Ahora sí, a los que se creían ya reyes vallenatos, literalmente les bailaron el indio’.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

1 Comentarios


Luz Estella Garcia 12-11-2021 01:46 PM

Hace 3 años estuve con mi esposo en Valledupar en el Hotel Sonesta y se presentaba los jueves. Y nos gusto muchísimo la presentación.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Borrascas en mi memoria

Borrascas en mi memoria

La tarde se tornó oscura, un manto negro bajó de lo alto de la Sierra y fue cubriendo toda la bóveda celeste, de repente todo se ilu...

Socarrás, Springer y la Escuela de Paz

Socarrás, Springer y la Escuela de Paz

  La “Escuela Vallenata para la Paz” fue un proyecto social desarrollado en la ciudad de Valledupar en el año 2015 por la admi...

El ego de la exclusión

El ego de la exclusión

  La imagen está en varias partes de Valledupar. Aunque es tierna y afable, no deja de parecer ostentosa. Tuto Uhía sale con su e...

La humildad e importancia de la mujer campesina

La humildad e importancia de la mujer campesina

Según Magdala Velázquez Toro, “la situación, económica y política de la mujer en Colombia ha estado marcada por múltiples fac...

En defensa del punto G: Joaquin Guillen

En defensa del punto G: Joaquin Guillen

  Los griegos que inventaron nuestra manera occidental de pensar y hacer, dijeron que cuando el cielo está más oscuro, alguna est...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados