Opinión

La música es de épocas

Jorge Nain Ruiz

05/11/2021 - 05:00

 

La música es de épocas
El cantante Diego Daza y el acordeonero Carlos Rueda / Foto: cortesía

 

Mis hijos tratan de averiguar qué pienso del nuevo vallenato y por estos días me preguntan: Papá, ¿ya se escuchó el nuevo disco de Diego Daza? ¿Cierto que está bueno? ¿Escuchó la canción que le grabó a Roberto Calderón? Siento que con esta última pregunta buscan darme contentillo, en el sentido de “mire, que todavía los muchachos les graban a los compositores de clásicos”, claro es que Roberto fue quien compuso nada menos que Luna Sanjuanera.

Bueno, también es cierto que Diego Daza podría ser hijo de Calderón y el solo hecho que tanto él cómo Silvestre y varios de la llamada nueva ola le sigan grabando a ‘Robe’ es un importante indicador que he analizado y concluyo que esto ocurre porque Roberto Calderón no se ha dejado envejecer fácilmente, desde ningún punto de vista, incluida las temáticas, melodías y métricas de sus canciones, él es tal vez el único de aquella camada de compositores liricos, que se atrevió a correr los linderos del vallenato tradicional y meterse en ese rancho del vallenato que le gusta a los jóvenes de esta época.

Cuando yo me inicié en el canto, a escasos doce o trece años de edad, me preguntaba porque a mi maestro en el vallenato, el acordeonero Domiciano López Romero le gustaba más la música de Calixto Ochoa, Aníbal Velásquez y Alfredo Gutiérrez y en cambio a mí me gustaba la de Oñate, Zuleta y Diomedes. A Samuelito Martínez le gustaba más la de Alejo, Luis Enrique y Abel Antonio.  La explicación hoy la veo muy sencilla, uno se matricula en la escuela que predomina en los tiempos de su juventud.

Sí, me escuché todo el trabajo musical de Diego Daza y Carlos Rueda titulado “De Película”, me parece que está muy bueno para esta época, que eso es lo que le gusta a quienes mayor consumen y se disfrutan la música hoy en día, y aplaudo a estos nuevos intérpretes, que, aunque la rítmica y las melodías de sus canciones no sean lo que me gusta a mí, han sabido interpretar lo que quieren estas nuevas generaciones y ello no indica que este vallenato sea malo o inferior al de las décadas de los 70 y 80, que es el que a mí me deslumbra.

El otro compositor mayor de cincuenta años que también corrió la cerca fue, sin duda, Omar Geles, ése, a mi juicio, va a ritmo con los tiempos y se adapta fácilmente a lo que quieren escuchar y disfrutar los muchachos.

Es natural y obvio que a la mayoría de ‘maestros’ expertos y pontífices del vallenato que casi todos superan, como yo, los 60 años, se rasguen las vestiduras, se estrellen contra las paredes y afirmen categóricamente: eso se parece más reguetón que vallenato. El vallenato es cultura, la cultura es vida, la vida cambia, luego, el vallenato también debe cambiar. Eso nadie lo detendrá.

Colofón: De los cantantes vallenatos que más me gustan a mí, solo sobreviven musicalmente ‘Poncho’ Zuleta y ‘Beto’ Zabaleta, y algo que me reconforta es que, en pocos días, tendremos el trabajo musical de Zuleta y ‘Cocha’ Molina, lo cual hace que uno aún tenga música nueva para deleitarse, mientras observa con alegría el brincoleo de los muchachos disfrutando el vallenato que a ellos les gusta. Decía Diomedes, hay que está a la moda.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Marcos Díaz, otra gloria del Vallenato

Marcos Díaz, otra gloria del Vallenato

Son muchas las glorias del vallenato, y, por eso, la serie “¿Que hacen hoy nuestras glorias?” la mantendremos reviviendo permanent...

La gramática de la arquitectura

La gramática de la arquitectura

He aquí la impresión del que fue mi evento preferido durante los días del Hay Festival Cartagena de Indias. Algún lector se pregunt...

El imperio de la mezquindad

El imperio de la mezquindad

Valledupar está creciendo. Poco a poco desaparecen sus características de ciudad bucólica, rural. Algunas transformaciones física...

Isabel López García: un año sin su presencia física

Isabel López García: un año sin su presencia física

“Solo le pido a Dios que la reseca muerte no me encuentre vacía  y sola sin haber lo suficiente” Hoy escribo a la memoria de ...

La época del totumo

La época del totumo

  Hay amigos que gozan de la intermitencia de las luces de los arbolitos de Navidad, aparecen y desaparecen, pero contrario a las luc...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Tres poemas de Luiz Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

Rosa jardinera

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados