Opinión

Entre la vida y la muerte

Alfonso Suárez Arias

17/01/2022 - 05:50

 

Entre la vida y la muerte

 

"No hay que temer nada en la vida, solo hay que entenderla. Ahora es el momento de entender más, para que podamos temer menos". Marie Curie.

Para un librepensador, la muerte puede ser definida escuetamente como el epílogo del proceso homeostático en un cuerpo vivo. Ahora que, tratándose de descubrir una definición más acorde con el lenguaje científico y especulando filosóficamente sobre el tema, se podría revelar que tal alteración tiene que ver con la ruptura del equilibrio dinámico del organismo viviente en su propio escenario, gracias a un sistema de interacción que realimenta y activa el mecanismo de supervivencia.

Hablando sobre lo mismo en términos menos serios y más aterrizados, valdría afirmar en lenguaje popular, que la muerte es simplemente la separación del cuerpo y el alma. Por eso se revela que el cuerpo se degrada hasta reducirse a la nada y el alma se percibe como si fuese un ligero soplo vital en forma abstracta, tal cual creían los primitivos, desde los babilonios, egipcios, aztecas y otras culturas ancestrales, que tras la muerte, el alma se desliga de la materia y emprende en una larga y enmarañada travesía —la última— abordando bien sea, la barca de Re o Ra, en compañía del dios Sol y, luego, atracando en el puerto de la Sala de la Doble Verdad, para afrontar el juicio final, hasta las impalpables respuestas de la filosofía y de la teología contemporánea, que sólo pretenden garantizar la inmortalidad del personaje, apuntalada en un razonamiento dogmático inflexible e intransigente que imprimen como “vida eterna”, aunque a los antropólogos les parezca obvio que tal separación no se da, como concluyó David Hume en el siglo XVIII: “cuando muere el cuerpo, muere también el alma”.

Explicar el nacimiento del ser humano es quizá más complejo de lo que parece, porque va desde la simpleza de puntualizar sobre la fusión de un espermatozoo masculino, con un gameto crecido y madurado en los ovarios dentro de un receptáculo femenino llamado útero, para que germine la semilla humana a los tantos días contados como gestación. En otros términos, en la especie humana y en las especies vivientes conocidas, la vida se trasmite mediante un mecanismo de reproducción sexual, que tiene un comienzo y un final en el tiempo, pero en la humana no sabemos en qué momento el alma se integra en esa extraordinaria formación, ni de donde proviene. Todo lo opuesto es la muerte, que en vez de unión de espíritu y materia produce la separación. En todo caso, nadie puede elegir nacer y el momento de morir sería incierto si el albedrio no proporcionara el lujo de escoger y determinar el mecanismo que lo ejecuta.

Curiosamente, no se ha encontrado una explicación motivada de la vida, ni la necesitamos, aunque se cuente con la biología, como disciplina científica para estudiarla, no existe una reseña consensuada entre los biólogos. Por ejemplo, si les pregunta a estos estudiosos, si los virus son seres vivos, la mitad dirá que sí y los otros dirán que no. El argumento enciclopédico para no considerarlos vivos, es que solo se activan si se hospedan en ciertas células que permitan su replicación, entonces; si están inertes o no, depende de considerar bien sea la teoría de la evolución darwiniana o el proceso de metabolismo bioquímico, así están vivos según lo primero pero no por lo segundo, esta dualidad complica la tarea de definir la vida, porque si nos topáramos con seres alienígenas, diferentes de los organismos terrestres, se invalidaría toda definición. De ahí, que surjan preguntas a las que no se les ha podido dar una respuesta precisa:

—¿Son los virus seres vivos?

—¿De dónde o de cuál organismo rebotó el coronavirus?

—¿Existe vida extraterrestre con otra biología diferente?  

Y más complicado que dilucidar sobre cualquier tema anterior, es entender cómo se suscitan las relaciones de convivencia en el único mundo humano que conocemos y más entre parejas de humanos recambiando el universo habitable por un campo de batalla de relaciones interpersonales. Se dice que la vida en pareja formada en la evolución social, transfiguró la tierra, y no precisamente de ahora, sino desde el mismo comienzo de los tiempos conocidos y de ahí florecieron las sociedades patentizadas en la aglomeración de personas conformando pueblos, en el único espacio terráqueo subyugado por los mismos humanos, y ahora escenario de obligado confinamiento e interrupción indeterminada de las interacciones sociales, acosados por un virus y sus mutaciones que amenaza a la única especie homínida sapiens en vía de extinción, como si no sobreviniera otro mañana.

 

Alfonso Suárez Arias

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

País sin ciencia, país sin progreso

País sin ciencia, país sin progreso

El pasado 15 de Diciembre a las 5:15 hora local de Pekín, el Yutu o “Conejo de Jade” hizo contacto con la superficie de la Luna,...

Chiriguaná, la maldición del carbón

Chiriguaná, la maldición del carbón

A comienzos de los años ochenta del siglo pasado todavía se escuchaba decir en el departamento del Cesar que había una población ...

Valledupar, antes y después de la interconexión CORELCA (primera parte)

Valledupar, antes y después de la interconexión CORELCA (primera parte)

  A raíz de dos eventos de emergencia presentados recientemente en la región, inherentes al sistema eléctrico, con gran afectació...

Eclipse político

Eclipse político

  El pasado 21 de agosto varios países del mundo, incluido Colombia, tuvieron el privilegio de presenciar y admirar el eclipse tot...

El vendedor de ilusiones

El vendedor de ilusiones

  Grandes inventos, el indetenible avance de la ciencia, logros inestimables y conquistas amatorias, partieron siempre de ideas conce...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Tres poemas de Luis Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados