Opinión

Delfines, sanguijuelas y ratas en campaña electoral

Alfonso Suárez Arias

09/02/2022 - 05:00

 

Delfines, sanguijuelas y ratas en campaña electoral

 

“Difícil es entender el comportamiento de familias enteras, pugnando en esa prosaica carrera por disfrutar el poder”.

Desde la determinación independentista como República y configuración de sus mínimos cuadros políticos para salvaguardar el régimen, administrar a los ciudadanos y obtener el reconocimiento internacional como Estado, afloraron en los estamentos básicos del gobierno colombiano, familias con rimbombantes apellidos y hasta distinguidas personalidades que se apropiaron del poder y lo han atesorado por siglos para su beneficio dentro de la “contribución al desarrollo institucional”.

La democracia ha sido la fuente de enriquecimiento, no solo en autoridad, influencia y prestigio, sino manantial del poder económico, encumbramiento social y hasta de reproche delictivo en conjunto para familias como los Santos, la de Lleras, López, Pastrana, Ospina, los Valencia, Moreno Rojas, Escobar, Uribe y destacadamente en los últimos años, la de Galán, la del caudillo que después de muerto empezó a dar los dividendos monetarios que su familia anhelaba otrora y hasta sirvió de apuntalamiento para los Gaviria.

Los denominados delfines son la esperanza del continuismo e influencia sobre decisiones institucionales que favorecen a sus familias, que, como sanguijuelas, se han adherido a la sangrante herida de los presupuestos gubernamentales, porque han heredado o recaudado el caudal político, social o electoral de sus padres y familiares y aún de otros patriarcas que propenden por competir y participar de los dividendos en la repartija de la torta burocrática.

De este contexto se desprende la llamada endogamia del sistema político que es la ilustración de la reproducción de familias o clanes enteros participando como exclusivos o casi que únicos candidatos repetidamente a las elecciones concebidas en la complejidad de una maquinaria electoral. De manera que, finalmente, se aseguran los cargos, contratos, nombramientos y la apropiación de todo recurso público disponible y que les sirve para mantener cautivo tanto los votos como el poder y perpetuar su ralea en él.

La consecuencia de éste procedimiento es, lógicamente, el empoderamiento de antivalores como la corrupción, la violencia y el mismo narcotráfico, aparte que, deslealmente, hace menos competitivo el acceso a postulaciones y participación pluralista de los ciudadanos ajenos a componendas, pero en ejercicio de los plenos derechos consagrados constitucionalmente.

Ahora se entiende por qué; el hijo de Gaviria logró tomarse a planeación nacional en un ejercicio ético muy cuestionable de parte de su padre, el retoño de Samper estuvo por mucho tiempo agazapado en el vice-ministerio de justicia donde interesa y es útil a su papá, los cuñados de Petro ejercieron como dueños en cierta época de los principales contratos del Distrito capital, hasta las descaradas designaciones en el actual gobierno: Walfa Téllez, esposa del fiscal Francisco Barbosa y delegada del contralor general Felipe Córdoba. Y la esposa de Córdoba, Marcela Yepes, nombrada directora ejecutiva en la Fiscalía. Duque nombró a María Ximena Lombana, ministra de Comercio, Industria y Turismo, por ser la hermana del abogado del ex presidente Álvaro Uribe, Jaime Lombana y muchos, pero muchos, otros casos que surgen como escándalos transitorios mientras aflora uno nuevo que revalidan que para hacer parte del gobierno solo hay que ostentar del apellido rimbombante, la influencia de su clan y, de pronto, complementar con una credencial del partido regente, ya que la hoja de vida pasó a ser un simple requisito de poca monta.

En todo este ejercicio democrático, los ciudadanos miran qué situaciones deseadas no se dan, como el buen servicio que proveerían ciertos herederos genéticos de ilustres personajes pasados a la historia de Colombia y cuyo aporte facilitaría cambios a la misma sociedad y relevancia al sistema, contrario de lo que plausiblemente sí se da, como las actuaciones perversas de hijos de reconocidos generadores de violencia y terrorismo, hoy posicionados en el Congreso o en la rutina social.

Esperemos que nuestros hijos y descendientes, no tengan que vivir una próxima época en que la prole de Cepeda, Piedad, Márquez, Timochenko y otros señalados narcoterroristas, disputen abiertamente campañas electoreras por presidencia y cargos públicos o reciban los más altos nombramientos como funcionarios del Estado, con los descendientes de Serpa, Lara Bonilla, Pablo Escobar, nietos de Popeye, Don Berna y de muchos delincuentes condenados por sus execrables crímenes.

Solo los hijos de una Colombia pluralista, surgidos en el ambiente político como ejercicio propio de la participación libre y democrática darán esa ilusión de paz y prosperidad a ésta sociedad.

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

1 Comentarios


Manuel Esteban Rodríguez 10-02-2022 01:39 AM

Faltó el clan santos Calderón. Para completar el país de la herencia de bandidos, donde ser delincuente paga.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Balance general del Festival Vallenato

Balance general del Festival Vallenato

Ejecutada la versión 47 del Festival de la Leyenda Vallenata y como es costumbre nuestra, dedicaremos este espacio a efectuar el balan...

La plata vuelve inteligente a la gente

La plata vuelve inteligente a la gente

Mucho se ha escrito sobre la eterna parranda costeña, sobre la parranda de música de acordeón, esa parranda eterna que los marimbero...

¿Es necesario acabar con la JEP?

¿Es necesario acabar con la JEP?

  La pregunta retórica que surge en la dinámica de la política colombiana es: ¿resulta necesario acabar con la JEP?   La Jur...

El Cesar prestado

El Cesar prestado

Después de 51 años de vida administrativa en el departamento del Cesar, se han dicho mil cosas, otras se olvidaron. Siempre hay una ...

Viviendo en un mundo de muertos

Viviendo en un mundo de muertos

  En mi última visita a Bucaramanga, ciudad de jardines y de parques, llegué donde mi amigo de infancia Jorge que, al verme con una...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

La pedagogía del maestro Leandro Díaz

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados