Opinión

Una Francia para Colombia

Fabrina Acosta Contreras

24/03/2022 - 04:45

 

Una Francia para Colombia
Francia hoy somos todas, expresa la columnista Fabrina Acosta / Foto: créditos a su autor

 

“Será el siglo de las mujeres”

De ahí que se necesitan más mujeres en espacios de poder que garanticen una representación igualitaria;

mujeres que utilicen su poder para escuchar, hacer alianzas y que construyan democracia.

Y ante estos retos indicó que, aunque no será fácil, están llamadas a trabajar para derrotar la desconfianza…

Fuerza y coraje para seguir en la política porque sus países las necesitan

Michelle Bachelet

 

Me entero a mis 10:10pm en Dubai –y a punto de ser vencida por los efectos del Jetlag (son las 1:10pm para Colombia)–, por medio de la cuenta Instagram de mi amiga Martha Peralta, que Francia Márquez es oficialmente la fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro. Me emociona verla imponente levantando las manos porque veo también a mi abuela que pudo votar por primera vez a los más de 40 años, a Jineth Bedoya sobreviviente de violencia sexual, a Rosa Elvira Celis empalada y torturada como nunca un ser humano lo merece. Veo a las tejedoras de mi amada Guajira, a las niñas esperanzadas, a las ecofeministas sintiendo que el ambiente se torna de mejor ambiente, veo a las poderosas afros de todo el mundo y a cada resiliente mujer que, naturalmente, nace con el ADN de valentía y fuerza.

Una Francia para Colombia, somos todas no es ella como ella, sino como NOSOTRAS, un nosotras que le hace falta al mundo; dado que la política siempre estará incompleta sin las mujeres, no queremos nada regalado, lo hemos luchado y construido. Por ello me estremece comenzar a ver el resultado de los movimientos feministas, las causas que muchos creyeron perdidas y que esas cuantas perseverantes y tercas féminas nunca se resignaron ni se resignarán a la opción de rendirse.

Hoy escribo esta columna sin intención de sumar a una contienda política o porque sea amiga de Francia y la subjetividad me lleva a hacerlo, la escribo desde la sororidad política genuina, de eso que es fundamental en el camino de la transformación social. Si violentan a una, nos violentan a todas, si una avanza, también avanzamos todas, si una celebra, pues celebramos todas. Es que es momento de vivirnos así, diferentemente iguales, sororamente inquebrantables y mágicamente poderosas.

Francia hoy somos todas y, en ese sentido, hoy todas hacemos ganador a un pacto histórico, a los Gustavos Petros que siguen en la deconstrucción del machismo, y aunque hay muchos rajados, estamos en la tarea por trascender al machismo, pues sabemos que éste se camufla fácilmente en retoricas romantizadas de inclusión y se queda corto en la acción; sin embargo, no es ocasión para lamentarse sino para celebrar que una mujer representante del pueblo, de las culturas, etnias y la defensa de la madre tierra como acto poderoso de un ejercicio feminista sensato y no oportunista, una mujer que hace respirar berraquera y temple esté ahí iluminando el camino para todas.

Tú eres Francia, Yo soy Francia y Colombia necesita miles de Francias que sientan el dolor, pero no se instalen en la revictimización, que se agarren de la resiliencia y la creatividad y ni la más áspera desolación las haga claudicar, quien avance con la verdad sin miedo a ser atacada, quien enaltezca la esencia pluricultural y biodiversa de nuestra patria, que merece dejar de ser la patria boba para despertar a nuevas realidades.

No es esta una columna para invitar a votar por nadie, respeto las libertades y decisiones, es una columna de profunda sororidad y feminismo. Es la invitación a que, de una vez por todas, seamos visibles y autónomas en los cargos de poder y en el poder; sueño que las mujeres lleguen a grandes cargos, no para ser una servil del patriarcado sino una generadora de cambios.

Colombia, hay que elegir bien y, sea cual sea el resultado en las elecciones, lo importante es que este proceso ha demostrado que las mujeres estamos listas y que esto no lo detiene nadie. Tendremos más congresistas, de pronto, un equipo ministerial paritario y, sin duda, un auge de mujeres en las Consejerías Presidenciales y en direcciones, es el momento de aprovechar estos sucesos y plantar nuestra huella colectiva feminista.

P.D: Confieso que mi alegría sería completa si fueran solo candidatas presidenciales y que los hombres estuvieran de fórmulas vicepresidenciales, eso significaría un contundente cambio en las tradiciones políticas.

 

Fabrina Acosta Contreras

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La procesión del Cristo del Ubérrimo

La procesión del Cristo del Ubérrimo

  Desde su concepción más original, la democracia es un sistema político que incentiva al pueblo a participar en la toma de deci...

A la espera del ataque

A la espera del ataque

Las ciudades del mundo en estos primeros meses del año parecen países en espera de un ataque biológico. Basta con asomarnos por la v...

Ya nadie baila pandiao

Ya nadie baila pandiao

  Siempre he tenido un especial cariño por las palabras. Incluso la palabra cariño me parece genial. Como el idioma es cambiante ...

La muerte natural es un privilegio

La muerte natural es un privilegio

En los pasos de la vida, la muerte esconde su velo. Los seres humanos que aman y respetan su vida y de los demás, esperan con sereni...

Don Catalino salió triste de El Contento

Don Catalino salió triste de El Contento

Se puede comenzar este escrito diciendo que don Catalino Estrada salió muy triste de El Contento. Él vivía en ese corregimiento de G...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Los grandes triunfos de Freddy Molina

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Un paseo por el cementerio San Miguel de Santa Marta

Joaquín A. Zúñiga Ceballos | Turismo

Del vallenato lírico, el vallenato romántico y el vallenato llorón

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

María Ruth Mosquera | Turismo

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados