Opinión

Las feministas siendo feministas / las mujeres siendo mujeres

Fabrina Acosta Contreras

11/04/2022 - 05:00

 

Las feministas siendo feministas / las mujeres siendo mujeres

 

Es inevitable para mi exaltar las buenas acciones de los movimientos feministas en el mundo y en especial en Colombia, a ellas me quiero dirigir por todo lo poderoso e inspirador que hacen, no se resignan, no se detienen, no se distraen o se martirizan si las llaman “feminazis o radicales”. Ellas siguen agitando las banderas de los derechos y las libertades, co-crean grandes procesos y agitan los mandatos culturales basados en prácticas machistas.

Podría nombrar a muchas organizaciones sociales feministas desde diferentes enfoques, unas trabajando por los derechos sexuales y reproductivos, otras desde el afrofeminismo, la participación política, el periodismo no sexista, el deporte, el arte o un infinito de nichos u horizontes temáticos, pero que, al final, suman al mismo propósito: la transformación social con visión femenina tejedora de equidad e igualdad de derechos.

Es inspirador ver la entrega de las organizaciones o movimientos liderados por mujeres, logran hacer cosas maravillosas como las desarrolladas hace unos días por Dos Latinas en Bogotá, confieso que lloré de alegría al verlas, porque, desde Dubái donde actualmente vivo, se ve una Colombia resiliente y creativa que se comienza a escribir en femenino, felicitaciones por ese gran trabajo. También están “Las Artemisas/ Paridad Ya” lideradas por Juliana Hernández a quien tengo la fortuna de llamar amiga, mi admiración y respeto por ella, por otro lado, menciono a “Las Siete Polas” que nos llevan a muchas reflexiones desde sus contenidos feministas en español que llevan a la comunidad hispanohablante una constante pedagogía necesaria y fundamental para escribir nuevas historias. Otro ejemplo de despertar femenino desde el ser y la sexualidad es “Kunda la Vagina”, movimiento liderado por mi amiga y gran aliada de sueños Indira Rodríguez, y así podría seguir mencionando a todas las mujeres y organizaciones que lideran causas reivindicadoras de los derechos humanos femeninos y tejedoras de nuevas realidades con perspectiva incluyente, femenina y de género.

Falta mucho por lograr, es innegable, pero están pasando cosas buenas y los resultados se están comenzando a ver, como dice la maestra y amiga Florence Thomas: “hay logros que hace 50 años eran una utopía y no se puede negar que en algo hemos avanzado”.

De este modo, quiero celebrar que el número de congresistas electas haya aumentado (el camino es no bajar la guardia) y seguir en la pedagogía hacia nosotras mismas para que las mujeres lideremos, gobernemos o legislemos desde el respeto por las mujeres, es decir, una real sororidad porque ya basta de ser caudillas del patriarcado, celebro también la llegada de la primera mujer wayúu al Senado de la República Martha Peralta Epiayú, que haya una mujer afro de fórmula vicepresidencial y que no sea una sombra de la campaña sino que su fuerza esté generando tanto revuelo que despierta reacciones diversas desde develar el racismo estructural y sistemático en el país, por lo cual,  es de exaltar que no se ha detenido en la revictimización, sino que como innata guerrera de región, con sangre de negra valiente y la buena presentación de ser una lideresa sin escándalos de corrupción pero si un prospecto de acciones reivindicadoras del ambiente, las comunidades y los territorios.

Definitivamente, las mujeres están logrando grandes cosas, desde las juntanzas poderosas, la determinación de no rendirse, el despertar político, la consciencia de ser mujeres, el derecho a vivir libres, felices y sin miedos, viviendo su cuerpo, su ser y su existencia más allá de la romantizada e histórica abnegación por los otros, ha llegado el tiempo de las mujeres para ellas mismas. Cierro esta columna reafirmándome una vez más como feminista desde el universo de libertades que me permito, aplausos y gracias a todas las mujeres (incluso aquellas que no se consideran feministas) pero que trabajan sin descanso por y para que ser mujer no represente el riesgo más grande del mundo.

Gracias a todas, por tanto, a las que abrieron camino y a las que siguen alzando con honores las banderas feministas. Adelante a todas, las feministas siendo feministas quiere decir siendo poderosas, inspiradoras, contundentes, sororas, por eso el nombre de esta columna en reconocimiento a la gran causa que lideran.

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Ladrido cultural

Ladrido cultural

  Cuando el cantor cañaguatero, Santander Durán Escalona, pujaba con su canto, la rebeldía y el fulgor de sus versos, Valledupar e...

El emporio de la mediocridad

El emporio de la mediocridad

  No, no olvido cuando Tuto, siendo candidato a la alcaldía, dijo que convertiría a Valledupar en un Distrito Turístico, Cultura...

Nano La Cruz

Nano La Cruz

Como se acerca mi cumpleaños, estoy un poco nostálgico, recordando todo lo que he vivido, tiempos de abundancia, tiempos de carestía...

Valledupar, ¿distrito especial para matar?

Valledupar, ¿distrito especial para matar?

Valledupar, ciudad famosa por el Vallenato y hoy con el auge de novelas inspiradas en sus personajes es el destino que muchos quieren t...

La renuncia del personero

La renuncia del personero

En el Caribe colombiano existe un pueblo de más de cuatro siglos y medio de vida, estancado en el tiempo, sitio que escogió Dios para...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Los grandes triunfos de Freddy Molina

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Un paseo por el cementerio San Miguel de Santa Marta

Joaquín A. Zúñiga Ceballos | Turismo

Del vallenato lírico, el vallenato romántico y el vallenato llorón

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

María Ruth Mosquera | Turismo

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados