Opinión

Martha y Karmen

Fabrina Acosta Contreras

09/04/2022 - 05:30

 

Martha y Karmen
Martha Peralta Epiayú y Karmen Ramírez Boscán / Foto: cortesía

 

“La equidad de género no es un asunto de mujeres sino de desarrollo”

La participación política con enfoque de género debe garantizar tres elementos:

inclusión, representación y paridad.

Rebeca Grynspan

Posterior a las últimas elecciones del Congreso, podemos ver cambios significativos que nos permiten ilusionarnos con posibles transformaciones, entre ellos el incremento de mujeres en las curules y de manera especial, la llegada de dos lideresas Wayúu que representan con altura lo que somos las mujeres: resiliencia, inteligencia y perseverancia.

Por ello, escribo desde la alegría, la guajiridad y la sororidad política, porque el poder legislativo de mi país recibe a dos mujeres con el carácter propio de la gente que nace en un territorio que no se rinde y que no por casualidad es el único que, entre 32 departamentos, se escribe en femenino y es vientre fructífero que se reinventa a pesar de los desafíos que enfrenta.

El Congreso sentirá los pasos firmes y el aleteo perenne de las mantas de Martha Peralta Epiayú y Karmen Ramírez Boscán. Ellas defenderán la garantía de los derechos de las comunidades y las regiones, porque sin duda tienen a Colombia como un país pluricultural, diverso y descentralizado (aunque esto último parezca paradoja). Colombia es un telar de regiones infinitamente diversas y no debería ser gobernado, ni legislado desde visiones geopolíticas concentradas en sectores privilegiados que excluyen a la mayoría (históricamente mal llamadas minorías).

Ellas tienen claro que nacimos en un país que se escribe desde la majestuosidad del Caribe, la fuerza del pacífico, la biodiversidad de la Amazonía, la resiliencia de la Orinoquía y la infinita belleza de la región insular, sin duda, dichas regiones confluyen para nutrir a la región Andina.

Martha y Karmen han forjado un camino de esfuerzos, compromiso y liderazgo, no están por casualidad electas, recogieron una siembra que labraron y que se resume en la dicha de decir, que La Guajira vuelve al Senado con la primera mujer wayúu en ser electa para tal cargo y tendrá en la circunscripción internacional representando a los y las colombianas en el exterior a otra digna representante de las mujeres indígenas.

Las dos han mencionado en sus diversas intervenciones que no nos defraudarán y yo les creo, porque las oportunidades dadas a activistas como ellas se traducen en grandes acciones; las mujeres hemos luchado por años para lograr espacios de poder y autonomía, sin duda se están recogiendo los frutos de nuestras ancestras y de la incansable revolución feminista, académica y cultural, es el tiempo de las mujeres y no porque estén de moda sino porque hemos decidido reescribir historias patriarcales por relatos y acciones equitativas e igualitarias, es claro que los años de corrupción no se sanean en un abrir y cerrar de ojos, como tampoco tener curules en el Congreso es la única solución, soy consciente de que a los problemas policausales no se les soluciona linealmente, pero también es sensato y merecemos celebrar los logros de las mujeres de nuestra tierra, que han puesto sus vidas al borde de peligros, con la firme convicción de aportar al gran tejido social.

Que se prepare el Congreso porque llegarán dos hijas ilustres de La Guajira, una de Monguí y otra de Maicao, dispuestas a dejar huellas y luces encendidas para las nuevas generaciones que han decidido apropiarse de la construcción de nuevas realidades sin miedos.

Martha y Karmen, en sus manos está la bonita responsabilidad de seguir abriendo camino para otras mujeres, para las poblaciones Indígenas y Afros, las diversidades, las regiones, las comunidades vulnerables, la juventud y lo más importante el feminismo étnico que tiene la herencia que las hace dueñas de las herramientas para una gran transformación.

Ñapa: Que la discriminación se erradique y se vuelva costumbre respetar las diferencias, no se puede normalizar la violencia contra Francia, ni Jada, ni ninguna persona.

Recuerden:

Todos los seres humanos nacen

libres e iguales en dignidad y derechos y

dotados de razón y conciencia,

deben comportarse fraternalmente los unos con los otros

Art 1. Declaración universal de los derechos humanos.

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Por el camino correcto

Por el camino correcto

En los inicios del vallenato, los músicos o juglares iban recolectando canciones de pueblo en pueblo, aprendiéndoselas y cantándolas...

La discriminación a las escritoras por parte del estado colombiano

La discriminación a las escritoras por parte del estado colombiano

  Hace más o menos un año recibí una invitación a una Feria del Libro Internacional, para poder asistir el comité organizador ...

SAYCO, en su mejor momento

SAYCO, en su mejor momento

  Recientemente recibí una invitación a una reunión, proveniente de un grupo de delegados de la Sociedad de Autores y Compositores...

La tarea del profesor Caamaño

La tarea del profesor Caamaño

"Por ahí estuvo el profesor Caamaño, buscándote". Esas eran las palabras que periódicamente me decía la seño Gloria, mi madre, la...

Un telar guajiro en Bogotá: sexta versión del foro Tejiendo esperanzas

Un telar guajiro en Bogotá: sexta versión del foro Tejiendo esperanzas

"Nunca dudes de que un pequeño grupo de personas pueden cambiar el mundo. De hecho, siempre se ha conseguido así", Margaret Mead. E...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados