Opinión

Derecho a la siesta

Eduardo Posada Carbó

13/11/2012 - 12:20

 

Crecí en un ambiente donde hacer la siesta era de rigor. Con sus rituales, incluida la piyama. Y al mediodía, la hora histórica de la siesta. Conservé la sana costumbre hasta bien entrados mis años de estudiante en Inglaterra. La perdí por algún tiempo, influenciado tal vez por el ritmo febril de la vida moderna en un país tan alejado del trópico, frente a reproches puritanos que buscan motivar vergüenza. No más.

El arte de la siesta es un pequeño libro del filósofo francés Thierry Paquot, quien nos invita a reivindicar la costumbre para liberarnos, la siesta como "el antídoto contra los asaltos destructivos de la modernidad".

Paquot nos dice que la palabra se introdujo al francés del español en 1681. Pero en su narrativa, deja de estar exclusivamente asociada con un comportamiento hispánico para adquirir dimensiones universales.

León Tolstói y André Gide gozaban sus siestas. Otros novelistas, poetas y artistas han hecho en sus obras el elogio de la siesta, ese "momento preciso para la meditación, la reflexión, los sueños". Paquot encuentra en las pinturas de Seurat argumentos para defender el "derecho a la siesta". Me parecen aún más expresivos los magníficos cuadros que el estadounidense John Singer Sargent dedicó a ella, hombres y mujeres retratados en reposo encantador.

En China, dicho derecho está garantizado por la Constitución de 1949. Paquot lamenta que los franceses estén a la zaga de tal conquista social, aunque diseñaron el méridienne, un mueble especial para la siesta.

Paquot va más allá de su reivindicación. Se queja de los arquitectos, quienes siguen diseñando viviendas sin imaginar espacios para la siesta. ¿Por qué no conciben fábricas y oficinas con "siesterías", al lado de sus cafeterías? Regularizarla así, sin embargo, sería negar su misma naturaleza.

En contraste con las atenciones literarias y artísticas a la siesta, las ciencias sociales parecen despreciarla. La queja de Paquot aquí se amplifica: ni los antropólogos ni los sociólogos se interesan en el tema, a pesar de que forma parte del modo de vivir de las comunidades que estudian. Tampoco hay "una geografía de la siesta". Ni hablar de los economistas.

A primera vista, el asunto parece bastante trivial. Paquot considera que debería ser tratada con mayor respeto por el mundo académico. Una pregunta para sociólogos: "¿Qué lugar ocupa la siesta en la vida humana, no solo para el individuo, sino en el profundo tejido de las relaciones sociales y arreglos colectivos?". Y para los economistas: "¿Es el tiempo de siesta costoso, o no serviría más bien para elevar los niveles de productividad trabajadora?".

Los interrogantes de Paquot son recibidos con risas burlonas o el silencio de sus interlocutores académicos. A diferencia de la siesta, el insomnio atrae cada vez más atención científica. Pero mientras que el insomnio agrava la vida, la siesta la prolonga.
Plantear el interrogante de la siesta, dice Paquot, es "cuestionar, a su turno, el tiempo que pasamos trabajando".

La urbanización creciente, sobre todo, le ha dado golpes mortales a la siesta. Prisionera de la metrópoli y del reloj, anda en búsqueda de nuevos espacios.

La hora tradicional de tal costumbre ha sido históricamente temida, vinculada a los "demonios del mediodía", tiempo de sacrificios para los aztecas, hora prohibida para rezarle al profeta. Habría que liberar a la siesta de su hora. En la propuesta subversiva de Paquot, tendría que adaptarse a las distintas temporalidades del mundo contemporáneo, en horas electivas.

Basta reclinar la silla y buscar el acomodo caprichoso del momento: "no dejes para mañana la siesta que puedes hacer hoy".

 

Eduardo Posada Carbó


Acerca de esta publicación: Esta artículo de opinión del escritor y profesor Eduardo Posada Carbó fue publicado con anterioridad en el periódico nacional El Tiempo.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Para que todo siga igual…

Para que todo siga igual…

Vivimos en un país que se resiste al apaciguamiento de los ánimos, habitamos un país lleno de odios e inequidades, compartimos baj...

La mujer en la política. La política sin la mujer

La mujer en la política. La política sin la mujer

Hace unos días, me sorprendió una periodista con una pregunta muy particular: ¿Por qué decidí renunciar a mi precandidatura a la...

País sin ciencia, país sin progreso

País sin ciencia, país sin progreso

El pasado 15 de Diciembre a las 5:15 hora local de Pekín, el Yutu o “Conejo de Jade” hizo contacto con la superficie de la Luna,...

Obituario: Juan Raúl Murgas Fernández

Obituario: Juan Raúl Murgas Fernández

En el momento en que el féretro salía de la casa sucedió un hecho inusual, por la circunstancia y por la forma: la multitud que ac...

El carnaval electorero en mi pueblo

El carnaval electorero en mi pueblo

Ha culminado una vez más otro "proceso democrático" en donde los residentes en el terruño hacaritama, pudimos observar la más cru...

Lo más leído

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Así nacieron las corralejas

Aura Angélica Hernández | Patrimonio

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados