Opinión

Al amigo que se fue

Arnoldo Mestre Arzuaga

12/07/2022 - 05:00

 

Al amigo que se fue

 

No voy a decir su nombre, tampoco hablaré mal de él, que sea el lector quien lo juzgue después de leer esta crónica.

Nació antes de lo previsto, fue el primogénito de una reconocida familia, por su condición corporal diferente, siempre fue sobrepasado en mimos y complacencias por sus padres. Se crió, como decimos en la región, como “ternero a toda leche”, por su casa vio pasar a personalidades políticas, como a altos clérigos y grandes parranderos.

Fue tal vez, el mejor amigo de sus amigos, por eso hacia cosas diferentes, para complacerlos y conservar su fama. Sus parrandas babilónicas fueron famosas; en una ocasión, se ganó una gran suma de dinero, se fue a visitar unos paisanos que estudiaban en la capital del Tolima, después de complacerlos con una gran parranda, vació todo el contenido de varias tulas repletas de dinero sobre la cama donde dormía, se acostó y durmió plácidamente un sueño de hombre rico.

Sus acciones no las consideraba delictivas, eran una gracia más para divertir a sus amigos, como cuando en una hazaña sin precedente, logró quitarle una suma considerable en dólares, a un obispo amigo de su madre que se dedicaba a la compra y venta de la moneda extranjera para ganarse un caudal que no iba para las arcas de la iglesia.

Nuestro personaje era poseedor de un verbo fluido y de una inteligencia arrojada para conseguir sus propósitos, esto le sirvió para convencer a un presidente del país que era su padrino, quien, sin dudas, le facilitó en calidad de préstamo una gruesa suma de dinero autorizada por su padre para comprar unos repuestos para unas maquinarias agrícolas, como le manifestó a su padrino.

Nuestro hombre no era un delincuente que buscaba enriquecerse con sus acciones, era un quijote que buscaba un sitial de fama entre sus amigos, era feliz cuando la ciudad amanecía perturbada por sus actos.

Pero eso sí, nunca participó ni actuó contra la integridad física de nadie, tampoco utilizó la fuerza ni la violencia para conseguir lo que quería, su actuar era la astucia y la picardía para lograr lo querido.

En una ocasión se presentó en Pivijay en la casa de un gran amigo de su padre, su sola presencia entusiasmó al anfitrión para hacer un parrandón, lastimosamente el whisky se terminó, y él, sin mesura alguna, ofreció comprar dos cajas más, solo necesitaba un vehículo para traerlo, por carro no. “Ahí está mi patrol nuevecito, puede cogerlo”, confirmó el anfitrión, pasaron horas días y meses y el whisky nunca llegó, nuestro hombre en comento se paseó todo el país en el Patrol nuevo del amigo de su padre.

Murió en la soledad, abandonado por todos y sumido en la droga, era mi amigo y hoy quise recordarlo como realmente fue.

 

Arnoldo Orlando Mestre Arzuaga

Sobre el autor

Arnoldo Mestre Arzuaga

Arnoldo Mestre Arzuaga

La narrativa de Nondo

Arnoldo Mestre Arzuaga (Valledupar) es un abogado apasionado por la agricultura y la ganadería, pero también y sobre todo, un contador de historias que reflejan las costumbres, las tradiciones y los sucesos que muchos han olvidado y que otros ni siquiera conocieron. Ha publicado varias obras entre las que destacamos “Cuentos y Leyendas de mi valle”, “El hombre de las cachacas”, “El sastre innovador” y “Gracias a Cupertino”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La pasión de la paz

La pasión de la paz

Los cristianos acabamos de celebrar la Semana Santa, época donde recordamos los eventos principales que forman los pilares de nuestr...

Equilibrio de poderes en la cuerda floja

Equilibrio de poderes en la cuerda floja

El gobierno del presidente Santos en su segundo mandato tiene dos macro propósitos que son: la firma del proceso de paz con las Farc...

La estruendosa caída de Alfonso López Pumarejo (2)

La estruendosa caída de Alfonso López Pumarejo (2)

  De manera que “el Muelón”, como lo llamaban sus opositores, por razón de sus dientes largos, disfrutaba nuevamente en el Pala...

En busca de la dignidad

En busca de la dignidad

  A propósito de las elecciones electorales que se avecinan y de los candidatos que pululan en los diferentes partidos políticos y ...

Jesús Sixto Rodríguez

Jesús Sixto Rodríguez

Con justicia se preguntarán quién es él. Sólo podría decirle que es un desconocido por decisión propia. Hijo de inmigrantes mexi...

Lo más leído

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Josephine Baker: una afroamericana en París

Liliana Kancepolski | Ocio y sociedad

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Tres Marías

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados