Opinión

Los Iván en la historia de Colombia y de la Humanidad

Nerio Luis Mejía

27/07/2022 - 05:05

 

Los Iván en la historia de Colombia y de la Humanidad

 

El 25 de agosto de 1530 nació en Rusia uno de los hombres más sonados en la historia de ese gran país, Iván IV Vasilievich, también conocido como Iván el Terrible. De acuerdo con algunos historiadores, ese calificativo obedece a una mala traducción del ruso, cuyo significado “Grozny” quiere decir temible o severo, mas no terrible.

Iván (el terrible) fue el primer monarca en adoptar el título de Zar de ese país y es considerado como uno de los creadores del estado ruso. Bajo su imperio se extendieron los límites de la gran nación rusa, además de lograrse la conquista de Siberia, la centralización del poder en la capital y grandes transformaciones en el interior del país como fueron la reforma al ejército y la revisión del código legal. A pesar de sus grandes hazañas, cometió algunos crímenes terribles, como el asesinato de su hijo, al golpearlo en la cabeza con un bastón que tenía en la punta una afilada lanza. La fama de gobernante cruel y terrible con sus enemigos, obedeció a que casi nunca mostraba piedad con ellos.

Por coincidencia de la historia, 446 años después, un primero de agosto de 1976, nace en Colombia el actual presidente de la república, Iván Duque Márquez, uno de los presidentes más jóvenes en la historia de nuestro país, que en sus 4 años de gobierno tuvo que enfrentar la pandemia del covid-19, el huracán de categoría 5 que afectó a la isla de providencia y el desafío de dar cumplimiento al acuerdo de paz con la extinta guerrilla de las FARC , en lo que se conoce como el posconflicto.

Paralelamente en el gobierno que antecedió a Iván Duque, hubieron cabecillas de la guerrilla que no estuvieron de acuerdo con lo que sus camaradas negociaban en el país caribeño y se declarararon disidentes. El primero en hacerlo fue Néstor Gregorio Vera Hernández, conocido con el alias de Iván Mordisco, quien, junto a sus hombres, hace presencia en los departamentos de Vichada, Guaviare y Vaupés.Pero a raíz de la muerte de Gentil Duarte, máximo cabecilla de las disidencias de las Farc, Iván Mordisco asume el mando sobre los hombres de Duarte en el departamento de Caquetá.

Junto a este relato histórico y noticioso, dentro de los Iván, no podría faltar Luciano Marín Arango, más conocido como Iván Márquez, jefe negociador de las antiguas FARC en las pasadas negociaciones de paz y quien fuera senador colombiano tras las 10 curules que contempló dicho acuerdo por el partido de las FARC.

Desde el 2018, su nombre estuvo implicado en temas de narcotráfico tras la captura de su sobrino Marlon Marín, por parte de agentes de la DEA, lo que utilizó como pretextos para volver a empuñar las armas apareciendo por medio de un video publicado el 29 de agosto del 2019, donde anunciaba una nueva etapa en la lucha armada, bautizando este resurgimiento guerrillero como la segunda Marquetalia.

Con el conflicto bélico de Ucrania y la llamada “operación especial” de Vladimir Putin, en la región del Donbass, revivimos el expansionismo de la Rusia zarista en los tiempos de nuestro personaje Iván el Terrible. En Colombia, vivimos nuestra propia historia con los Iván. Con el primero de ellos, apenas iniciando el mes de julio, el país se enteró que el jefe guerrillero o comandante de la llamada segunda Marquetalia, Iván Márquez, había muerto en territorio venezolano, tras confirmar las investigaciones periodísticas y de inteligencia hombres pertenecientes a la agrupación insurgente confirmaron que Márquez habría resultado herido y que se encontraba a salvo.

En el mismo mes de julio se dio a conocer la noticia, que, en un bombardeo por parte de las fuerzas militares colombianas, en zona rural de san Vicente del Caguan Caquetá, habrían muerto 10 insurgentes, entre ellos su máximo cabecilla Iván Mordisco, junto a Mordisco, perecieron de acuerdo a información de los medios, 2 menores de edad.

El gobierno de Iván Duque no escapó de las notas informativas del mes de julio, debido al escándalo protagonizados en su último año de gobierno por el desvió de los fondos de la OCAD PAZ, los cuales ascienden a cifras que superan los 500 mil millones de pesos, las investigaciones por actos de corrupción tienen tras las rejas al senador Mario Castaño e involucran a Juliana Márquez, madre de Iván Duque, en tráfico de influencias. Y para cerrar con broche de oro, a unas cuantas semanas de que el presidente abandone el palacio de Nariño, se conoció que el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República está adelantando contratos que equivalen a 51 mil millones de pesos con vigencias futuras.

Los Iván de Colombia tienen su espacio en la historia de la guerra, la negligencia y la corrupción, males característicos de una sociedad sin memoria.

 

Nerio Luis Mejía

@NerioMejia24

Sobre el autor

Nerio Luis Mejía

Nerio Luis Mejía

Pensamientos y Letras

Nerio Luis Mejía es un líder comunal, defensor de los Derechos Humanos, quien ha realizado de manera empírica un trabajo de investigación acerca de las causas que han propiciado -y siguen alimentando- el conflicto armado y social colombiano. Mediante sus escritos, contextualiza las realidades territoriales.

@NerioMejia24

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Adiós a Lolita y pronta recuperación a Jaime

Adiós a Lolita y pronta recuperación a Jaime

Hay veces que sentimos que se agotan los temas para abordar en esta columna y otras -como hoy- que tenemos varios y, por su importancia...

Allá no va Lito

Allá no va Lito

Lito González era un vallenato raizal, hijo de Pedro Antonio, personaje que tenía una yegua tan temperamental y briosa que, según su...

Conversando con mi hija

Conversando con mi hija

Como muchos de ustedes, me siento bendecido por Dios, cada vez que observo lo que me ha permitido hacer en la vida, lo que he podido ...

Atehortúa: más vallenato, imposible

Atehortúa: más vallenato, imposible

Como en mi época de niño en mi casa no había televisión, el mayor entretenimiento era escuchar la radio, y recuerdo que solo dos ...

Descaro, cinismo e insolencia

Descaro, cinismo e insolencia

“En el siglo XXI no se necesita ideología, todo es por dinero”. Con cierta informalidad comparecen vivamente en el desarrollo s...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados