Opinión

Carta a Samuelito

Jorge Nain Ruiz

02/09/2022 - 04:35

 

Carta a Samuelito
El juglar Samuel Martínez, homenajeado en el centenario de su natalicio en El Paso (Cesar) / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

La Loma, municipio de El Paso, Cesar.

Querido Samuelito Martínez:

 

Yo sé que debes estar en un parrandón, allá en el cielo, celebrando tus primeros cien años de nacido. En ese fandango deben estar tus amigos Luis Felipe y Alejo Durán Díaz, que ya pasaron por esa edad, también debe estar el viejo Luis Enrique Martínez, “El pollo vallenato” que cumple los cien el año entrante.

Hoy es 2 de septiembre de 2022 y aquí en La Loma, tu pueblo, en el que viviste la mayor parte de tus años, estamos conmemorando tus primeros 100 años de nacido, aunque acá hay un rumor que tu no naciste en 1922 sino en 1920. Échale la culpa a “La Tito” porque se puso a “curucutea” en los papeles de la iglesia de El Paso, pero, según tu cedula, nos encontramos en el centenario de tu natalicio.

Quien te escribe esta carta “Samue” es el hijo de Francia Manotas, como la conocías, tu comadre, ese mismo al que tú dijiste en junio de 1990 que yo estaba loco por haber tomado tu nombre para que el festival que me inventé en el pueblo se llamara “Samuel Martínez”.  Yo soy Nain, el muchacho que pasaba horas en el patio de tu casa escuchándote tocar el acordeón y componiendo canciones.

“Samue”, debes estar extrañado porque te esté tuteando, recuerda que yo te llamaba tío y te trataba con mucha reverencia y respeto, lo que pasa es que ya pasé de los 60 años y acá en la tierra y, concretamente en Colombia, a nosotros nos dicen que somos de la tercera edad y por eso ahora me siento con más confianza y más cerca de ti.

Estimado Samuelito, recuerdas que en La Loma muchos no creían que el festival que lleva tu nombre fuera a ser duradero, te cuento que ya vamos en la versión 30 y como acá hubo una pandemia terrible, no se pudo hacer durante dos años consecutivos.

Imagínate, “Samue”, que ahora en La Loma te dan más importancia que cuando estabas vivo, hasta hay un restaurante de ricos que lleva tu nombre y no sé si alguien les dio permiso, precisamente hoy se instala una escultura en la Plaza de La Loma con tu imagen y todo el mundo quiere tomarse fotos contigo en bronce, un montón de foráneos andan preguntando: ¿y ese negrito quién es?

Nos ha tocado explicarles que fuiste tú quien compuso el paseo La Loma y el merengue Potrerillo y que a estos pueblos los conocen en la costa por tus canciones y no por otra cosa.

También te cuento “Samue” que el cantante gordito de Urumita que tú conociste te grabó La Loma y le quedó bien cantado, ha tenido tanto éxito que se fue a vivir a los Estados Unidos y hasta dejó de cantar vallenato, con decirte que lo trajeron al pueblo para tu festival y los muchachos se “encaramaron” en el palo de higuito y lo destruyeron totalmente, ya no está con nosotros.

Ya para despedirme y para no darle más largas al asunto, te cuento que hoy por la mañana pasaremos al cementerio y te daremos una serenata encabezada por los 4 reyes de reyes del Festival Vallenato, para que sepas que el buen vallenato aún no se acaba. Dale un abrazo a Oñate y dile que en La Loma estamos muy agradecidos por la manera en que cantó nuestro himno.

PD: Se me olvidaba contarte que La Loma es un desorden total, aun no tenemos ni agua potable, la salud en estado de coma, la pobreza y la inseguridad campea, ahora el pueblo tiene algo de esperanzas porque llegó un presidente de izquierda que dice va extirpar la corrupción y mirar más a los campesinos y pobres. Amanecerá y veremos.

  

Cordialmente,

 

Jorge Nain ruiz Ditta

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Soplar y hacer botellas

Soplar y hacer botellas

  Como en las competencias ciclísticas la política colombiana va de sorpresa en sorpresa, primero arrancaron de la raya de salida...

Estamos dejando de ser nosotros

Estamos dejando de ser nosotros

  La globalización avanza a pasos agigantados y en su vorágine insaciable va engullendo sin remedio todo lo que siempre nos ha id...

Intimidad de los cuerpos hambrientos

Intimidad de los cuerpos hambrientos

A veces, cuando la noche y la soledad irrumpen mis sentidos, introduciéndome en un estado de alucinación, me trasporto a Londres, ciu...

Discusiones virtuales bizantinas

Discusiones virtuales bizantinas

En la era de las comunicaciones y especialmente de las redes sociales, la libertad de expresión ha llegado a la cúspide y es por el...

La utopía de estudiar en Colombia

La utopía de estudiar en Colombia

  Estudiar una carrera universitaria en Colombia se ha convertido en un verdadero laberinto de penurias, las mismas que padecen los...

Lo más leído

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Eddie Palmieri: sabor e innovación en la salsa

Ernesto Lechner | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados