Opinión

La realidad política de Colombia

Luis Alcides Aguilar Pérez

07/09/2022 - 04:50

 

La realidad política de Colombia
Mapa de Colombia / Foto: cortesía

 

Lo que es hoy Colombia se fundamenta como Estado en 1810. En 1886, recibe definitivamente el nombre de República de Colombia. Y, como en muchos países de Latinoamérica, las élites del poder toman la dirección de las nacientes repúblicas, supuestamente, con el ánimo de hacer más próspera las naciones en procura de liderar cambios reflejados en desarrollo político, económico, social y cultural.

En la naciente Colombia, se comienza a reflejar la pugna por los conflictos de intereses, llevando a la nación a un fracaso por parte de los patriotas, ya que los desacuerdos en cómo  debería organizarse la nación comienzan a aflorar y es un conflicto entre centralistas y federalistas; lo que Antonio Nariño denominó “La patria boba”.

Estos desaciertos ocasionados por los desacuerdos en como dirigir y organizar la naciente nación marcaría un camino de inestabilidad política y guerra regionales que no son recomendables para el inicio de un país, pero irónicamente se afianzaron caminos que condujeron a la estabilidad política de la actual República de Colombia.

Hoy, 212 años después se consolida lo que, quizás, muchos patriotas de aquel entonces soñaron, como lo es ver que esa nación por la que ellos lucharon para hacerla realidad, tuviese a la cabeza un presidente de las entrañas del pueblo, uno que, en esa lucha intestina por la independencia de España, quería una figura distinta al rey para guiar la nación.

Al ver coronado el sueño del nuevo presidente de Colombia, como lo es Gustavo Petro Urrego, el imaginario del común ve en el nuevo gobernante una original manera de gobernar, una forma diferente de orientar a nuestro país, ese mismo que siempre ha sido gobernado por ideologías diferentes a la socialista. Se cree que ha llegado el momento de que Colombia sea gobernada por la izquierda moderada, la progresista, la misma que se dio cuenta que no puede apartar el capitalismo de la realidad económica como base de progreso en los países posmodernos, que debe conducirnos a continuar posicionándonos como un país en vía de desarrollo, y de seguro todo se realizará bajo un capitalismo más humano, acorde con nuestra situación de país en vía de desarrollo. Con razón el expresidente de Paraguay José Mujica dijo: “Los gobiernos de izquierda deben usar al capitalismo, pues las finanzas propias no alcanzan para resolver las necesidades básicas de sus sociedades”.

En medio de todo, preguntemos: ¿Llegó la realidad política a Colombia? Se debería complementar esa pregunta con la expresión: “bajo un gobierno progresista”. Petro mostró que a través de acciones políticas se puede permitir superar la desigualdad, acercándose desde el Estado a un ideal de inclusión social, lo cual deja ver su inclinación de progresista. Ese ideal por lógica existe en un Estado como Colombia, sólo que algunos aducen que es más irreal que real, es decir, está en el papel, pero no se desarrolla plenamente.

En el transcurrir de los gobiernos que ha tenido Colombia han surgido debates en donde se argumenta que siempre ha gobernado la derecha y, por lo tanto, todos los males son productos de ella. Otros subrayan que la izquierda no ha gobernado.

Teniendo en cuanta lo anterior, entonces, podemos preguntarnos: ¿será todo diferente? Pues la primera reacción que nos hace ver la realidad política de Colombia, está en la estrategia del elegido presidente para reunir a la clase innata de la política colombiana para logra mayorías en el Congreso de la República, y en un santiamén, lo logró, y ello permitirá alcanzar mayorías en sus aspiraciones en lograr coronar sus objetivos legislativos para hacer realidad un gobierno ideal.

Hasta ahí no hay nada nuevo en los inicios de este nuevo gobierno, debe sumársele al actual presidente su talante para convencer a los partidos o movimientos que no lo apoyaron, en la necesidad de unirse a él para gobernar; y esa unión debe estar ligada a cambio de algo bueno para todos, es decir, lo mismo de lo mismo. Y nuevamente aflora la verdad política de otros tiempos en Colombia, de lo contrario, no sería posible las mayorías. Pero, el presidente electo nos sorprende en la designación de personajes no muy comunes en la esfera gubernamental y eso lo notamos en ministerios.

También nos sorprende con la realización de una reforma tributaria que va a estar del lado de los que deberían tributar más, esos que mediante triquiñuelas del parlamento eran protegidos. Lo que nos deja observar que sí existirá un cambio. Tendremos sorpresas que algunos admirarán y otras que fomentarán la oposición, oposición que aparenta ser muy débil. No olvidemos que: “Un gobierno sin oposición, sería un mal gobierno”.

Otro aspecto visible que retoma el actual gobierno parece ser ciertos objetivos de la cumbre del milenio, celebrada del 6 al 8 de septiembre del 2000 en Nueva York, en la cual más de 180 jefes de Estado se comprometieron a cumplir los objetivos establecidos.

Algunos de esos objetivos propuestos por la ONU en la cumbre del Milenio son; -erradicar la pobreza extrema y el hambre, -lograr la enseñanza primaria universal, -promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, -mejorar la salud materna, y otros relacionados con la sostenibilidad del medio ambiente, -el fomento de asociación para el desarrollo. Son aspectos puntuales que contribuyen al fortalecimiento y desarrollo de nuestro país.

Aunque el plazo para lograr los objetivos venció en 2015; y, según los informes Colombia logró en 2014 demostrar avances con un año de anticipación. En 2014, la tasa de pobreza era de 28,5% y la de pobreza extrema 8,1%, es decir, la mitad de los niveles al inicio del siglo. Los niveles de asistencia escolar superan el 100% desde comienzos del milenio. Según informe de la Cepal, “la pobreza en Colombia fue de 36,3% en 2021 y proyecta que subirá a 39,2% en 2022 en un ambiente de más inflación, lo que representa un incremento de 2,9 puntos porcentuales frente al año pasado.”

Según informe del Dane, se conoce que “Hoy en Colombia, 1,2 millones menos de hogares tienen la posibilidad de consumir tres o más comidas diarias en las 23 ciudades principales, en comparación con lo que ocurría antes de la pandemia. El número bajó de 7,6 millones a cerca de 6,4 millones, según la más reciente encuesta Pulso Social del Dane”.

Esperemos que este gobierno de Colombia Humana, resulte bien en favor de todos. Que se desvanezcan los odios y las sátiras que nos acercan a la debacle y de verdad se haga realidad un cambio político para Colombia, uno que no nos haga volver a la tan conocida “patria boba” Esta nación corre el riesgo de volver a ese período, si acaso no había vuelto. Este el momento delicado en el que aquellas fuerzas e ideologías que nunca han dirigido a una nación se encuentran con la difícil tarea de gobernar una nación con excesivos vicios políticos y corrupción.

El reto que tiene el nuevo gobierno de Colombia es grande y el camino bastante espinoso. El gobierno actual, debido a su propuesta de favorecer al campesinado y a la necesidad de producción agrícola, se topa con el gran desafío de enormes invasiones de terrenos privados, algunos en plena producción, lo que deja notar la gran dificultad respecto al manejo de la tierra.

Dios y la buena voluntad de los hombres permitan el ideal político en una Colombia necesitada  de cambios que generen prosperidad laboral, desarrollo industrial y ambiental, salud, educación, crecimiento económico, fortalecimiento del agro, desarrollo social y seguridad alimentaria.

 

Luis Alcides Aguilar Pérez

Sobre el autor

Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez

Buscando

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

@LuisAguilarPe

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: El dinamismo cultural de las ciudades del Caribe colombiano

Editorial: El dinamismo cultural de las ciudades del Caribe colombiano

  El desarrollo de una ciudad no se valora únicamente por su dinamismo económico, sino también por su actividad cultural. El Sec...

Urge un Cesar productivamente diverso

Urge un Cesar productivamente diverso

  Sea lo primero decir que no soy ni economista ni especialista en temas de productividad, sólo veo viable abordar este tipo de te...

Los laberintos del Esmad en Colombia

Los laberintos del Esmad en Colombia

  Como parte de sus promesas de campaña, el hoy presidente de la república Gustavo Petro Urrego propuso el desmonte del Escuadrón ...

El cielo de los arrodillados

El cielo de los arrodillados

El 11 de marzo de 2018 se efectuarán en Colombia las próximas elecciones al Congreso, un certamen democrático o más bien roñoso qu...

El juego de las obstinaciones

El juego de las obstinaciones

  Sobre la perversidad electoral El 27 de mayo se realizarán las elecciones presidenciales. Según las distintas encuestas, habr...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados