Opinión

Los laberintos del Esmad en Colombia

Nerio Luis Mejía

15/09/2022 - 04:55

 

Los laberintos del Esmad en Colombia
El Esmad fue creado en 1999 con el objetivo de restablecer el orden público alterado por manifestantes / Foto: créditos a su autor

 

Como parte de sus promesas de campaña, el hoy presidente de la república Gustavo Petro Urrego propuso el desmonte del Escuadrón Móvil Antidisturbios, por sus siglas ESMAD, dado el excesivo uso de la fuerza en contra de miles de jóvenes que salieron a marchar en las manifestaciones del año 2021. 

El escuadrón móvil antidisturbios es una fuerza de la policía nacional, compuesta por aproximadamente uno 3.500 integrantes presentes en 17 de los 32 departamentos que tiene el país. Esta fuerza fue creada en 1999 con el objetivo de restablecer el orden público alterado por manifestantes que salían a expresar su inconformidad y que muchas veces terminaban en altos niveles de violencia. 

Esta fuerza policial usa como indumentaria un traje de protección especial o protector corporal, un bastón o tonfa de policarbonato, un escudo, una escopeta o pistola con balas de goma, bombas aturdidoras y el acompañamiento de tanquetas que disparan agua a presión y el cuestionable lanzador múltiple de proyectiles electrónico llamado Venom, con un costo cercano a los $400 millones de pesos colombianos. 

De acuerdo a investigaciones realizadas durante año y medio por la ONG Temblores, desde su creación el Esmad ha sido responsable de la muerte de 34 persona, lo cual arroja un panorama sombrío sobre la fuerza de los antidisturbios. Hace una semana se celebró una reunión entre miembros de la primera línea y la policía nacional, donde se formularían propuestas con el ánimo no de acabar el ESMAD, sino más bien realizar algunas modificaciones que garanticen el legítimo derecho a la protesta, es decir humanizar el escuadrón móvil antidisturbios. 

Las fuerzas antidisturbios existen en muchos países del mundo, incluyendo las democracias más sólidas de Europa, al igual que los regímenes más cuestionados de la región como Cuba y Venezuela, que no necesariamente lo llaman Esmad, pero sí cumplen con la labor del restablecimiento del orden sin tener que utilizar armamento letal. El único país que tomó la medida de disolver el escuadrón antidisturbios conocidos como los Granaderos, fue México en el año 2018, por decisión de la alcaldesa de ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Ese cuerpo policial creado en 1939, y que se responsabiliza según Sheinbaum de la represión en contra de la población civil, se disolvió después de 79 años desde su creación.  

El gobierno Petro ha tenido que iniciar enfrentando difíciles problemas como las invasiones de predios, sobre todo en los sectores rurales, situación que llevó a altos funcionarios del gobierno a pronunciarse sobre a ellos, llamando a los invasores al respeto por lo consagrado en el ordenamiento jurídico y constitucional como lo expresó la vicepresidenta de la república Francia Márquez. Por su parte, el ministro de defensa de Colombia, Iván Velázquez, expresó lo siguiente: “Ninguna orden excepcional; solo se recuerda que el artículo 81 ley 1801/16 autoriza a la policía nacional a desalojar –dentro de las 48 horas siguientes a la ocupación- a quienes invadan inmuebles”. 

De no resultar positivo el diálogo entre las partes invasoras y la Policía Nacional, ¿quién y cómo se garantizará el restablecimiento del orden? 

Si los manifestantes se tornan violentos, ¿cuál será el manejo de la situación para no comprometer la vida de los invasores y los miembros de la fuerza pública? Tal vez la salida ante ese difícil interrogante es el escuadrón móvil antidisturbios. 

 Es muy importante destacar la voluntad de paz y la humanización para enfrentar los distintos conflictos que se presentan en el país por parte de la administración de Gustavo Petro, pero debemos ser conscientes de que la cultura de un pueblo, no marcha con la misma rapidez que lo hacen los periodos de gobiernos. Ahora el cambio de paradigma en el que muchos sueñan como consecuencia de la llegada de Petro a la presidencia, no significa un cambio de modelo político. Mientras tanto, esperemos la humanización del ESMAD y no su disolución para enfrentar los problemas estructurales que dan vida a la protesta. 

 

Nerio Luis Mejía

Sobre el autor

Nerio Luis Mejía

Nerio Luis Mejía

Pensamientos y Letras

Nerio Luis Mejía es un líder comunal, defensor de los Derechos Humanos, quien ha realizado de manera empírica un trabajo de investigación acerca de las causas que han propiciado -y siguen alimentando- el conflicto armado y social colombiano. Mediante sus escritos, contextualiza las realidades territoriales.

@NerioMejia24

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Aprendamos del gran Egan Bernal

Aprendamos del gran Egan Bernal

  Egan Bernal Gómez ha logrado una hazaña histórica: coronarse campeón de la carrera ciclística más importante del mundo, el To...

Editorial: La Educación como prioridad

Editorial: La Educación como prioridad

El discurso de posesión del presidente Juan Manuel Santos del pasado jueves 7 de agosto trató de resaltar las líneas de lo que debe ...

La policía del sexo

La policía del sexo

  Para convertirse en un laberinto de caricias, placer y delirio, el sexo necesita de ingenio y audacia. Mejor dicho, requiere de m...

El país del sagrado corazón

El país del sagrado corazón

Colombia es un país de ironías. Por mucho que la constitución de 1991 separe al estado de los cánones religiosos, los magistrados...

¡Apareció el avión en Colombia!

¡Apareció el avión en Colombia!

“La aviación en si no es peligrosa; pero como el mar castiga severamente las incapacidades y la negligencia”. Reflexión popular ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados