Opinión

Aprendiendo a contar historias

Yelenka Urbina

29/09/2022 - 04:40

 

Aprendiendo a contar historias
Yelenka Urbina Ariza nos cuenta algunas historias de aprendizaje y de crecimiento personal / Foto: archivo de la autora

 

Una tarde de domingo, mientras me adentraba en las páginas del Instagram, del cual confieso que no soy asidua, leí un peculiar relato mágico y encantador que me invitó a sumergirme en un cuento imaginario y surreal que hizo volar mi imaginación, escrito por Darío Valencia, uno de nuestros diseñadores regionales y amigo de toda una vida. Este relato me inspiró a iniciar este viaje de escritos basados en anécdotas personales o sustraídas de historias contadas y vividas por otros, extrayendo y compartiendo con ustedes algunas de las grandes enseñanzas.

Amables lectores, pretendo disfrutar y degustar aquellos momentos marcados por las sonrisas, los bochornos, lágrimas, complicidades, disgustos y todas las emociones que, naturalmente, experimentamos en este viaje llamado “Vida”, momentos que han dejado una marca en nuestro ser y cuya sustancia potencian el crecimiento interior.

Me adentro en esta nueva experiencia sin pretensión alguna, dado que no soy escritora, sólo quiero iniciar mi aprendizaje contando una anécdota que estaba en lo más recóndito de mi memoria, en la cual me sentí con la sensación de “estar en el lugar equivocado”.

Hace unos años, recién graduada de la universidad y recién llegada a Valledupar, fui invitada a un evento famoso en el país y que, si mal no estoy, era la primera vez que se hacía aquí en Valledupar. Evento singular para recaudar fondos, a los que asistían por lo general diversas personalidades regionales y nacionales y que, además, se le hacía un despliegue publicitario importante.

Con antelación, empecé a preparar mi “outfit”, ya que carecíamos del singular número de almacenes de hoy, había pocos diseñadores radicados en Valledupar y, lanzándome en la tarea de buscar las telas y diseñarme mi vestuario, inicio mi preparación para esta magnífica ocasión.

Según el seguimiento a través de páginas sociales y en las transmisiones por televisión, este evento era muy especial por la elegancia de los asistentes. Y, cuando por fin llegó el gran día, la llave de agua del cielo se abrió, y no pude irme en mi carro por lo que estaba a expensas del chance de regreso… pero me veía en el espejo y me gustaba mucho lo que él reflejaba, aretes largos de strass, un vestido hermoso, hecho a medida, negro, corto sin ser minifalda, corte imperial, tacones, medias veladas. Me sentía regia.

Llego sola al evento (las mujeres sabemos lo que eso implica y mucho más siendo muy joven e inexperta), sin embargo, con mirada en alto y con paso seguro, entro al hotel en donde se hacía la velada y, oh, sorpresa… la mayoría de personas, vestían de jean y ropa informal. No podía devolverme, me esperaban. Al instante quise que se abriera la tierra y, literalmente, ser tragada por ella, yo era la más elegante del evento con mi atuendo, para colmo mis acompañantes de mesa me miraron raro y no tenía excusa alguna de asistir a otro sitio, lo cual, de pronto, me hubiera salvado de estar como Davivienda… mejor dicho como mosca en leche. Ellos al ver mi reacción inicial se solidarizaron y fluyó una amena conversación. Suspiré, seguí adelante, sentía las miradas como fuegos centellantes que se clavaban en mi espalda. De verdad, fue uno de los momentos más bochornosos vividos.

Hoy me rio tanto, pero tanto, cada vez que lo recuerdo que quise compartirlo, porque de eso se trata la vida misma. Aprendí y sigo aprendiendo a divertirme de esas experiencias simples que, en su momento, son difíciles. A enfrentarme con entereza y reconocer que puedo equivocarme, levantarme y seguir en pie. A saber, que todo, por difícil que sea, pasa. A entender y disfrutar de mi perfecta imperfección.

Pero también aprendí a contar esta y otras historias sin vergüenza, sin temor al señalamiento o al juicio… que el tiempo cambia y con ello la percepción de las cosas. Muchas conclusiones se pueden extraer de esta anécdota y hoy hace parte de mi maravillosa historia de vida.

Vienen más…

PD: Por favor si alguna conclusión para tu vida has sacado de mi historia, déjamelo saber.

 

Yelenka Urbina

5 Comentarios


Luisa Fernanda Acuña 29-09-2022 08:03 PM

Hermosa anécdotas amiguita bella, eres siempre impecable al vestir.

Lía 30-09-2022 09:41 AM

Bueno amiga, la lección fue una vez y para siempre. Ahora es tu sello, inspirar a otras mujeres a vestirse acorde a la ocasión.

Jairo Ramos 11-10-2022 08:53 PM

Yelenka felicitaciones.

Leslie 14-10-2022 05:26 PM

Yele Ami me pasó igual. Pero en otro país .y me sentí igual . jajaja

Leonor Victoria 17-10-2022 03:37 AM

Recordar es vivir y si es para reírse aún mejor.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Ya vienen otros dos buenos festivales

Ya vienen otros dos buenos festivales

  A tan solo una hora de Bogotá, en el Cundinamarca, existe un municipio que se ha convertido en estos últimos años en la poblac...

Editorial: Claves del éxito colombiano en el exterior

Editorial: Claves del éxito colombiano en el exterior

El éxito tiene sus secretos. Es como una receta de cocina que puede ser mejorada con la experiencia a lo largo de los años. Y sobre t...

Los  homenajes en vida

Los homenajes en vida

Celebro, aplaudo y felicito a todas aquellas personas naturales o jurídicas que han tenido las iniciativas de homenajear a algunos art...

La llegada de Gustavo Petro a Aguachica

La llegada de Gustavo Petro a Aguachica

  “La historia será benévola con los jóvenes, siempre y cuando pretendamos transformarla. Si no la transformamos, sería un rela...

¿Colombia oprimía y explotaba a Panamá?

¿Colombia oprimía y explotaba a Panamá?

Para justificar los vergonzosos acontecimientos del 3 de noviembre de 1903, los defensores de la leyenda dorada y de la versión ecléc...

Lo más leído

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Eddie Palmieri: sabor e innovación en la salsa

Ernesto Lechner | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados