Opinión

Un tiro en la mula y pal río

Diógenes Armando Pino Ávila

30/09/2022 - 04:35

 

Un tiro en la mula y pal río
La manifestante antipetrista que se expresó contra los comunistas ha generado todo tipo de reacciones en redes sociales

 

En el lenguaje coloquial del campesino de algunas regiones del país, cuando expresa «se dio en la mula» se refieren a «en la cabeza», «en el cráneo» y, cuando se hace en la extensión «un tiro en la mula y pa’l río” -que lo hizo una “dama” de cuyo nombre no me quiero acordar-, dicha expresión traduce «un tiro en la cabeza (tiro de gracia) y tiren el cadáver al río» (desaparézcanlo), práctica común dentro de la perversa degradación de la guerra política colombiana. Esas palabras se convierten en una sentencia de muerte pues cualquier desadaptado las toma como directriz para dar rienda suelta a su sed de sangre y exterminio.

“La dama” de marras, con esas ínfulas supremacistas, tipo KKK gringo, en esta expresión se refería en palabras de ella, eso sí, en lenguaje inclusivo para «los “comunistos” y comunistas», indicando que deberían darle un tiro en la cabeza y tirarlos al río para desaparecer el cadáver. Se ve que la señora conoce la práctica de desaparición más utilizada en Colombia y no contenta con ello, en su mensaje de odios, afina su torpe discurso en contra de los afrodescendientes tratándoles de simios y endilgándole ser autores de robos y otros crímenes.

La señora con cara transfigurada por el odio y la amargura, emite a raudos borbotones, un torrente de sandeces que, dichas en cualquier contexto, son repudiables bajo todo punto de vista, incluso de no ser por lo peligroso de su expresión. Podría tomarse como un chiste de la estupidez humana, sin embargo, esto lleva a preguntarse con sorna: ¿Y éste es el pensamiento de quienes se creen personas de bien? La dama está tratando de imitar el talante soberbio de una senadora que a cada rato muestra su estúpida postura ofensiva, contra los afrocolombianos, los indígenas, campesinos y personas que no gozan de los privilegios que gozan los que sí pueden vivir sin trabajar y sin que les llamen vagos.

Este desafortunado episodio muestra claramente cómo ha calado en el sentimiento de quienes se sienten “más por tener más”, lo que exacerba los odios y el clima de confrontación entre los colombianos y cierne peligrosamente sobre este país de “belleza ensangrentada”, la perpetuidad de una guerra sin sentido que el nuevo gobierno quiere terminar en forma total. Creo, si estoy equivocado me perdonan, que la expresión emitida por “la doña” puede obedecer a: 1) que pertenece a una familia de nuevos ricos y ella quiere imitar a los que cree sus pares y que ve en las entrevistas de los noticieros, espetando insultos a quienes piensen diferente; 2) hace parte de la servidumbre de alguna casa de gente con fortuna y que, por los largos años de su servidumbre y su lealtad con sus amos, le regalan las prendas, abalorios y vestidos en desuso y pasados de moda de su patrona, y se la llevaron a la marcha y quiso congraciarse o lucir ante el público una condición social supuesta en un arribismo ridículo que desdice mucho de ella y sus amos.

Ahora bien, aparte de la ignorancia de “la señora”, se hace necesario poner el foco en actos de incitación a la violencia, pues si bien, “la doña” no lanzó una molotov ni un peñasco a la policía, creo que su expresión es mucho más peligrosa, pues apunta, no a romper una vitrina sino a romper la ya bastante maltrecha paz y tranquilidad de un país cansado de la guerra, la muerte, la corrupción y la ruina; también, es necesario fijarse en las expresiones discriminatorias y racistas lanzadas por esta mestiza de piel lavada, que se cree descendiente de blancos “pura sangre” hechos a imagen y semejanza de ese dios del medioevo que protegía a monarquías absolutistas y nobleza con privilegios.

Es bueno prender las alarmas oficiales y endurecer las penas y acciones contra estos actos de discriminación e incitación a la violencia, pues hay desadaptados e ignorantes que pueden tomar como propio estos pensamientos y actuar en consecuencia a dicha estupidez. Las autoridades pertinentes deben buscar, encontrar y sancionar ejemplarmente a las personas que siguen el mal ejemplo de algunas senadoras, lideres de ultraderecha, exmilitares y otros personajes que se creen en la cumbre de la humanidad, y, por tanto, se abrogan el derecho a discriminar y maltratar a quienes no tienen su color de piel o la fortuna que ellos poseen. Mucho cuidado con los «Ajúas» porque promueven la violencia.

No hay nada más peligroso que un ignorante con poder y un estúpido armado.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

1 Comentarios


Berta Lucía Estrada 01-10-2022 06:16 AM

Lo que yo me pregunto es sobre la responsabilidad que le cabe al Estado colombiano en cuanto a la educación que imparte; al igual que sus responsabilidades en la formación política -si es que eso existe en un país violento y fratricida como Colombia-; también cabe preguntarse por las iglesias de garaje y por la católica que avivan el odio desde sus púlpitos; o la exclusión de millones de colombianos que no tienen derecho a nada como no sea a una muerte violenta. Esta mujer energúmena, ignorante en grado sumo y extremadamente violenta es el símbolo de varios millones de colombianos que han crecido que la guerra y la exclusión son los únicos argumentos para tener en cuenta; eso sí, lo creen y lo gritan, como la mujer del video, porque ni ella ni sus hijos saben qué es la guerra.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Charlie Charlie a la colombiana

Charlie Charlie a la colombiana

En las últimas semanas Estados Unidos y Latinoamérica se conmocionaron con un juego conocido como el Charlie Charlie Challenge, que...

Hasta los festivales se virtualizaron

Hasta los festivales se virtualizaron

Ya hemos hablado en esta columna de conciertos virtuales, de serenatas virtuales, de parrandas virtuales, y sólo nos faltaba escribir ...

La espiritualidad de los músicos vallenatos

La espiritualidad de los músicos vallenatos

En vísperas de la Semana Mayor, época de meditación y recogimiento, como debería ser, y no de vacaciones y jolgorio como ahora se h...

Historia nacional de la infamia

Historia nacional de la infamia

El pasado domingo tres de Agosto pude, finalmente, cumplir una cita que llevaba aplazada varios años: una cita con varios de mis mue...

¿Hemos olvidado que la vida es un derecho inviolable?

¿Hemos olvidado que la vida es un derecho inviolable?

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. Artículo 3 de la declaración de derechos ...

Lo más leído

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Eddie Palmieri: sabor e innovación en la salsa

Ernesto Lechner | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados