Opinión

La bacana

Arnoldo Mestre Arzuaga

10/11/2022 - 04:55

 

La bacana

 

En El Paso Del Adelantado, vivió una mujer de curvilíneo cuerpo, de tetas grandes, redondas y picos pronunciados, de nalgas moldeadas, como hechas por el mejor escultor, sostenidas por unas piernas largas semejantes a patas de muebles labradas por un sobresaliente ebanista.

No sé de dónde llegó, lo cierto fue que, desde su llegada, las mujeres andaban preocupadas por la fidelidad de sus maridos y los hombres, al verla pasar, su adrenalina cambiaba al instante.

En poco tiempo, hizo fama, tanto por su belleza como por su forma de amar. Fueron aquellos los tiempos de la goma del bálsamo, que mucho dinero generó en la población, casi igual o semejante al de la fiebre del banano. Las ventas eran semanales, pagaban bien y el esfuerzo era poco, sólo había que herir al árbol en su tronco en forma de V, colocarle unas cocas de totumo y después recoger el llanto del árbol por la herida causada.

Míster Billy Neumann era el comprador mayorista, su camión Power entraba al pueblo con un pito estrepitoso semejante al bramido de un toro. Ese día, la plata corría a pilas, y los vendedores, al recibir su dinero, se iban de juerga, tomaban a raudal y terminaban su monserga entre las piernas de una descendiente de los mandingos traídos por Don Juan bautista de Mier y la Torre a su hacienda Santa bárbara De las cabezas.

Fue para esa época del bálsamo cuando esta mujer hermosa se presentó en el lugar. Era apetecida por todos los balsameros y todos después contaron su forma característica de amar. Inmediatamente después de satisfacer a su cliente, se sentaba desnuda en el borde de la cama, se miraba su parte íntima y le devolvía la mirada a su acompañante diciéndole: bacana verdad.

 

Arnoldo Orlando Mestre Arzuaga

Sobre el autor

Arnoldo Mestre Arzuaga

Arnoldo Mestre Arzuaga

La narrativa de Nondo

Arnoldo Mestre Arzuaga (Valledupar) es un abogado apasionado por la agricultura y la ganadería, pero también y sobre todo, un contador de historias que reflejan las costumbres, las tradiciones y los sucesos que muchos han olvidado y que otros ni siquiera conocieron. Ha publicado varias obras entre las que destacamos “Cuentos y Leyendas de mi valle”, “El hombre de las cachacas”, “El sastre innovador” y “Gracias a Cupertino”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las madrinas

Las madrinas

Dedicada a mi madrina Yenis Sierra de Fuenmayor (QEPD) Desde pequeña mi madre me enseñó que las madrinas son la extensión del amo...

Músicos vallenatos de escuela

Músicos vallenatos de escuela

  Para nadie es un secreto que nuestros músicos vallenatos se formaron de forma autodidactas o autónoma. También se dice que, en e...

El reino de la piña

El reino de la piña

Son amores de vieja data. Cada martes de carnaval, mi Mamá conseguía un par de piñas verdosas y a las seis en punto de la tarde, l...

A propósito de Claudia López

A propósito de Claudia López

Al analizar lo que le acontece a la reconocida congresista Claudia López pensaba en el significado de la indignación, la impotenci...

Editorial: De la declaración al plan de acción

Editorial: De la declaración al plan de acción

La declaración del Vallenato como Patrimonio de Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco ha sido una de las grandes noticia...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados