Opinión

Policía para festivales que no pagan premios

Jorge Nain Ruiz

02/12/2022 - 05:05

 

Policía para festivales que no pagan premios

 

Un buen amigo mío, al que no si darle el crédito en este escrito, viene hace rato promoviendo la idea de crear una especie de policía de la música vallenata para que vigile, investigue y sancione a todo aquel que la profane, que la ofenda o que la maltrate, así sea en grado de tentativa, como se dice en lo penal.

Somos muchos los que estamos de acuerdo con esta clase de iniciativa e incluso estaríamos dispuestos a integrar algunas de esas instancias de juzgamiento, que bien podríamos llamar El Tribunal del Vallenato, como una máxima instancia donde se sancione drásticamente tanto a personas naturales como jurídicas.

Me he llenado de requisitos para escribir esta columna en la cual quiero denunciar lo que está ocurriendo en algunos festivales de música vallenata a lo largo y ancho del país. Me habían hablado maravillas del Festival de Acordeoneros y Compositores de Chinú, Córdoba, incluso en el Cuna de Acordeones de Villanueva observé una delegación que se dedicó a promocionar ese evento vallenato de la sabana y hablaban de una jugosa premiación.

Muchos saben que me fui para Chinú e inclusive hice varios programas en vivo y en directo por redes sociales y televisión por cable, hablé maravillas del evento, en especial del encuentro de compositores, en el que desfilaron buena parte de los mejores de la época dorada de nuestra música. Sin embargo, hoy con tristeza debo manifestar que ese y otros festivales que no paguen los premios a los participantes o los paguen tardíamente, se deben acabar de manera fulminante.

He conversado con algunos participantes y manifiestan su absoluta inconformidad, porque en la fundación que organiza el Festival de Chinú no hay quien dé la cara y lo que se rumora es que cuando paguen, si es que pagan, los premios serán de montos mucho menores a los que ofrecieron.

Pero bueno, si por allá llueve, por acá no escampa. En Urumita tampoco han pagado, en La Paz al parecer está ocurriendo lo mismo y en La Jagua del Pilar pagaron extemporáneamente.

Como todos ya sabemos que la mayoría de estos eventos son financiados por las Alcaldías Municipales, los organizadores priorizan los gastos relacionados con artistas invitados, con infraestructura y logística y lo último que pagan son los premios. Dicen en Urumita y La Paz que, si la alcaldía les aprueba el informe final, podrían pagar antes de que se acabe este año y los pobres concursantes ganadores esperando ese pago para ver si recuperan algo de la inversión y estrenar en navidad o año nuevo, como es costumbre.

En el Código Criminal Vallenato debe existir un capítulo dedicado a las sanciones de las personas jurídicas organizadoras de festivales y una de las más graves faltas debe ser el no pago o pago tardío de los premios, con lo que se haría acreedor a la perdida de la personería jurídica de la organización y no permitírseles volver a organizar este tipo de eventos, y al presidente de la organización, como diría el maestro Enrique Diaz (QEPD): “Cójanlo, póngalo preso, que está haciendo cosas malas”

Colofón:  No podemos seguir permitiendo que continúen disfrazando conciertos y fiestas de toda índole con el nombre de festival vallenato y que haya plata para pagar requetoneros y músicos de pacotilla, pero no haya plata para pagar los premios de los ganadores de los concursos. Así que profesor Efrain “El Mono” Quintero ejecutemos su idea de crear la policía, los juzgados y los tribunales del vallenato.

 

Jorge Nain Ruiz Ditta

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

1 Comentarios


JAIDER COGOLLO 04-12-2022 07:42 PM

los festivales deben llamarles festivales de música de acordeon y no festivales vallenatos

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La Ópera del mondongo

La Ópera del mondongo

En aquellos tiempos, cuando ir a Bogotá era una hazaña, don Francis, vallenato rancio, con ínfulas remotas, perorataba hasta bien ...

Sapiencia popular en el vallenato

Sapiencia popular en el vallenato

  Tengo en mis manos, como pan recién salido del horno, una obra literaria de muchos quilates, escrita por un paisano y Maestro en...

Las mujeres guajiras están listas para el poder

Las mujeres guajiras están listas para el poder

  “La equidad de género no es un asunto de mujeres sino de desarrollo” Rebeca Grynspan Sin duda, es el tiempo de las mujeres. ...

SAYCO, en su mejor momento

SAYCO, en su mejor momento

  Recientemente recibí una invitación a una reunión, proveniente de un grupo de delegados de la Sociedad de Autores y Compositores...

Las letras del nuevo vallenato (Parte II)

Las letras del nuevo vallenato (Parte II)

  Continúo con el tema de mi columna anterior, en la que prometí que esta semana contrastaría con un breve análisis de letras que...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Puro sabor sabanero: el recorrido de Aníbal, Lisandro y Alfredo Gutiérrez

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Los dichos de Poncho Zuleta, por supuesto

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Los ciclos de la violencia en el departamento del Cesar

Jhon J. Flórez Jiménez | Historia

La labor del gestor cultural

Samny Sarabia | Otras expresiones

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados