Opinión

Editorial: Hacia un Valledupar más musical

Redacción

26/11/2012 - 11:42

 

Orquesta sinfónica de ValleduparLa música es un aliciente para la vida. Donde hay música hay alegría. No son palabras nuestras, sino las del director del ballet vallenato, Carlos Calderón, quien, durante el Día Nacional de la Música organizado en Valledupar, habló de la necesidad de dar el espacio que se merece a la música y la cultura en general.

El evento impulsado por el Ministerio de Cultura y organizado a nivel local por la alcaldía tuvo una especial acogida. En la Biblioteca Departamental Rafael Carrillo, el director de la Casa de la Cultura, Alberto Muñoz Peñalosa, puso de entrada el énfasis en la historia del municipio y su fuerte vinculación con los artistas que han contribuido a darle un sitio en la cartografía.

“Música es lo que siempre hemos tenido”, expresó antes de evocar el recuerdo de las noches en las que Colacho Mendoza o Gustavo Gutiérrez Cabello se reunían en las casas del centro para interpretar sus canciones insignes.

De que Valledupar tiene una historia musical radiante, no cabe duda alguna. Los temas interpretados por los Niños del Vallenato (de la Escuela de Talento Rafael Escalona) o los de la Banda musical dejan entrever una gran tradición que, además, ha sabido integrar paulatinamente la presencia femenina.

Como bien lo comentó el acalde Fredys Socarrás (quien no quiso adentrarse en un dilatado discurso y acapararse del protagonismo), la música es el cimiento de esta ciudad. Ella le ha permitido ser reconocida a nivel nacional e internacional gracias a la importancia del Festival Vallenato y el renombre de los juglares que siempre la cantan, la adulan, con esas letras llenas de poesía.

Pero más allá de estas ideas conocidas, el evento dio para reflexionar sobre las direcciones a seguir en un futuro y el verdadero espacio que habrá que dar a la Música dentro del plan de desarrollo de la ciudad.

En su breve intervención, el alcalde dio una clave importante al resaltar la necesidad de rescatar las figuras públicas que han facilitado la construcción de ese gran patrimonio musical que dispone Valledupar y protegerlo de un modo eficaz y justo.

Sin embargo, la clave más importante la dio Diego Ribera Galvis, el joven director de la Orquesta Sinfónica de Valledupar, quien presentó por primera vez a su agrupación compuesta de 55 músicos tras poco más de 3 meses de ensayo.

En su breve intervención, el director agradeció el apoyo ofrecido por las autoridades para que su agrupación se instale durablemente en el panorama cultural de la ciudad y también se instaure un clima de excelencia y de cosmopolitismo en el que se pueda valorar el trabajo emprendido.

Los 55 músicos demostraron, con los pocos meses de ensayo, que la ciudad está emprendiendo un lento pero beneficioso camino hacia nuevas expresiones musicales y que está dispuesta a implementar procesos para asegurar la formación de músicos profesionales.

En ese Valledupar que muchos ansían –donde la música se celebra a diario, donde la excelencia va de la mano con la variedad y la sensibilidad–, será más fácil hablar de apertura, de turismo, civismo y progreso. Porque, al fin y al cabo, la música también ayuda a la creación de un paradigma.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: Clima, percepción y testimonios de una ciudad en elecciones

Editorial: Clima, percepción y testimonios de una ciudad en elecciones

En las últimas dos semanas, el #Top3 de los artículos más leídos en PanoramaCultural.com.co –clasificación con la que se disti...

Editorial: La Cultura, elemento diferenciador en las campañas del 2015

Editorial: La Cultura, elemento diferenciador en las campañas del 2015

Este año 2015 se caracteriza por ser un año de elecciones en Colombia, año en el que las personas con aspiraciones políticas cali...

El horario de atención en los bancos

El horario de atención en los bancos

El horario de atención al público en los bancos de la ciudad debe adaptarse a los criterios coherentes de eficiencia y calidad de ser...

Editorial: La revolución de los colores

Editorial: La revolución de los colores

Todo es una cuestión de colores. Mirar y transformar las percepciones a través de algo sencillo y mágico a la vez. Así es cómo se ...

Editorial: ¿Cuál debe ser el Día Nacional del Vallenato?

Editorial: ¿Cuál debe ser el Día Nacional del Vallenato?

La música vallenata experimentó estas primeras semanas de diciembre en la Cámara de representantes uno de los debates más vivos del...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El día que desapareció el Frente Nacional en Colombia

José Joaquín Rincón Cháves | Ocio y sociedad

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Conversaciones con un juglar sabanero: Adolfo Pacheco

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Dostoievski sigue vigente

Brayan Buelvas Cervantes | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados