Opinión

Qué ironía

Baldot

04/01/2023 - 06:10

 

Qué ironía
Fotografía: Uvaldo Torres (Baldot)

 

Día 10 del mes 7, 2022 12:50 a.m.

Después de perder a mi madre, tú eres lo más valioso que he perdido. Ah, se me olvida, mi perra Sasha que la perdimos y la lloramos juntos, ¿recuerdas? En estos años, me he tomado miles de botellas de whisky, miles de cerveza, parte de mi dinero se ido por el orinal, espero que ese dinero haya servido para terminar de criar los hijos de las putas o que hayan podido comprarse un celular o se hayan tatuado algo, qué se yo.

Día 10, Mes 7, 2022, 2:00 a.m.

Quiero que vengas, activa, serena. Empecemos de nuevo de la nada, sin las alas emplumadas, como el ave en su nido, mínimo recuerdo, un comienzo en estos días de soledad. Me di cuenta que te quiero, estoy durmiendo y te sueño, despierto, te sueño, ya no soy yo sin pensarte, no soy yo el que duerme sin que aparezcas en mis sueños.

En estos aposentos fríos vivo yo, con cientos de botellas vacías del vino más barato que encontré, mis pinturas, mis letras que reflejan mis estados de ánimos, y el hecho que huyo lejos para olvidarte. Sólo converso con locos que me acompañan con tragos, mis demonios que no quiero que salgan, ellos son los que pintan, escriben pues ¿quién soy yo? Nada. Desde que te fuiste, donde estés, me extrañas, amada mía, lo sé. Quiero ser tu remura que sigue el más grande en el mar de reflejos azules por las nubes, deja que te cante un vallenato viejo de Diomedes que son los únicos que me sé, amarte más no pude. A mi manera mis labios ansían tus besos, mi alma tus pechos, tu tierno y suave cuerpo. Acuérdate aquella tarde mientras el río corría y los pájaros trinaban bajo la lluvia trémula de la tarde, te juré cuidarte, sé que los dioses me enviaron a cuidarte, por favor, vida mía, acepta de nuevo este loco que deambula entre locos.

Día 11 del mes 7 del 2022 2:34 a.m.

Y si no vuelves, te entiendo. Estás herida, triste, te hice daño, con mis múltiples noches entre alcohol, amigos de mierda, mujeres de bares, ésas que llamas putas, aunque no lo fueran, y sí te entiendo, arrepentido tal vez estoy, aunque siento que soy el mismo, uno no cambia. Los hombres como yo somos así, pero te amo, qué ironía. Lo pueden llamar también cinismo, pero te amo, he aquí desnuda mi alma con estos versos tal vez soy la falsedad echa carne, pero hay una parte de mí que te ama, es lo único que quiero que salves.

Día 30 del mes 7 2022 3:30 a.m.

Yo mismo me he dado trompadas, no me he colgado con los cordones de zapatos blancos porque tengo deudas que pagarle a los malditos bancos, los arriendos, vivo devorando los lienzos para mantenerme vivo por eso no me cuelgo, porque soy responsable. Aún tengo que pintar a mis 3 mulatas, que no he pintado, no creas que vivir sin vos ha sido fácil, crees tú que la bohemia es divertida, estar con miles de mujeres es divertido, pero para mí no ha sido fácil. Cuántos tragos que me saludan en la noche, en verdad crees tú que es divertido. Pues si lo crees, allá tú, que se vayan a la mierda todos los que no quieren vernos juntos.

Día 30 del mes 7 2022 3:50 am

Me levanto en la madrugada y me pongo a escribir… La soledad es cruel, aburrida, no sé cómo no se ha ahorcado un maldito pintor que conozco, que aunque es ya anciano desaparece polvo con sus narices. La pintura, la literatura, me mantienen vivo, por eso recomiendo a quién camina como yo, despechado como yo, que pinte, eso sí se volverá bohemio, y más loco que una cabra.

 

BALDOT

Sobre el autor

Baldot

Baldot

Fintas literarias

Uvaldo Torres Rodríguez. “Baldot”. Artista que expresa su vida, su historia, sus sueños a través del lienzo, plasmando su raza, lo tribal, lo ancestral, y deformando la forma en la búsqueda de un nuevo concepto. Redacta su vida a través de la pintura, sus fintas literarias las escribe con guantes de boxeo. Con amor al arte y a la literatura desde niño.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

40 años de la muerte de la Vieja Sara

40 años de la muerte de la Vieja Sara

Todavía en la memoria del paisaje vallenato permanece el sombrero de Simón colgado  en una rama de peralejo y en la noche el vient...

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Nací y crecí escuchando la bendita palabra cachaco por todos lados. Asumí, de entrada, que se trataba de los nativos del interior....

Diáspora y génesis afrocaribeñas (IV): El son cubano

Diáspora y génesis afrocaribeñas (IV): El son cubano

Algunos impacientes me piden que trate, lo más pronto, sobre la música actual que les fascina y, después de todo, pertenece a la gra...

El olfato perdido del partido Liberal

El olfato perdido del partido Liberal

Tengo entendido que uno de los animales mejor dotado del sentido del olfato es el perro, pues según leo en Internet, el perro tiene al...

Que la brújula vuelva al norte

Que la brújula vuelva al norte

  El pueblo colombiano anda sin norte. Por alguna razón, la aguja de la brújula ha saltado de su eje y caprichosa se sitúa en cu...

Lo más leído

El conocimiento y la felicidad

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

El poema que inspiró a Nelson Mandela en la cárcel

José Luis Hernández | Literatura

Lo que oculta la infidelidad

Maira Ropero | Bienestar

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados